La política de combustible en los coches de alquiler

  • La cláusula de combustible es una de las más importantes en un contrato de alquiler de coches.
  • Las compañías pueden exigir que el vehículo se devuelva con el depósito vacío, lleno o con los mismos niveles de combustible que tenía al entregarse.

Alquilar un coche es algo a lo que se recurre habitualmente cuando se va de viaje sin el vehículo particular y no se quiere renunciar a la libertad que aporta éste. También es una opción cuando se carece de un vehículo y se necesita en un determinado momento, como por ejemplo, para hacer una mudanza.

El trámite para poder alquilar un vehículo es sencillo y la mayoría de las personas (que tengan permiso de conducir) pueden realizarlo con éxito. Eso sí, previo cumplimiento de ciertos requisitos relacionados con la edad del conductor y la antigüedad en el carné.

Ahora bien, a la hora de alquilar un coche hay que tener en cuenta determinados factores que pueden encarecer la factura final como el lugar de su recepción o devolución, el número de conductores, los kilómetros que se pueden recorrer o la política de  combustible aplicada por la empresa de rent a car.

El combustible en el coche de alquiler: formas de devolución

La cláusula de carburante es uno de los puntos a los que se debe prestar atención a la hora de firmar un contrato de alquiler de coche. La política de combustible que aplican las compañías no siempre es la misma, por lo que cada una establecerá en qué estado tendrá que devolver el cliente el depósito del coche.

Aunque muchas de ellas recogen en su condicionado que el cliente tiene que devolver el vehículo con el depósito lleno (bajo sanción económica si no se hace), hay algunas que piden devolverlo vacío e incluso las hay que permiten al cliente elegir la modalidad de entrega que más les convenga.

Entrega con el depósito el lleno

En lo que respecta al repostaje, la forma de entrega más habitual exigida por las compañías de alquiler de coches es con el depósito lleno o, en su defecto, con el mismo nivel de carburante que tenía cuando se recogió.

Si la modalidad de entrega establecida por la compañía es ésta, en el momento de la recogida del vehículo el cliente tiene que pagar un depósito en concepto de fianza, que le será devuelto íntegro cuando entregue el coche según lo pactado.

Ahora bien, en el caso de que el cliente no efectúe la entrega del vehículo conforme a las condiciones acordadas, entonces la compañía le cobrará el importe correspondiente al consumo realizado más una cantidad que conocida como gastos de gestión.

Entrega con el depósito vacío

Otra opción posible, que suele ser la menos beneficiosa para los clientes, es la que consiste en entregar el vehículo con el depósito vacío (política conocida como Lleno-Vacío). Esto no quiere decir que la compañía de alquiler regale a sus clientes el combustible consumido sino que se les cobra cuando van a recoger el coche.

Junto con el precio del alquiler del coche y de la modalidad de seguro elegida, la compañía suma a la factura el coste que supondría llenar el depósito si estuviera al límite. Ahora bien, esta condición no significa que el cliente esté obligado a devolver el coche completamente vacío. Una vez entregado, la empresa podrá reembolsar al cliente el precio del carburante no consumido aunque no suele ser lo habitual. Es decir, si llenar el tanque de un coche determinado cuesta 50 euros y el usuario lo entrega medio vacío, entonces la compañía reintegrará al conductor unos 25. Eso sí, no todas las compañías devuelven el importe del combustible no consumido.

El principal inconveniente de esta política es que la cantidad que cobra la compañía en concepto de combustible suele ser superior al precio real de un depósito lleno ya que incluye tasas de gestión. Además, el precio al que cobra el litro de combustible suele ser superior al que tiene realmente en el mercado.

Esto quiere decir que si el cliente devuelve el coche tal y como lo recogió no le reembolsarán todo el importe. Por ejemplo, si el cliente tuvo que pagar 70 euros en concepto de combustible, en el caso de que devuelva el depósito lleno la compañía no le devolverá todo el importe desembolsado. Esto se debe a que esa cantidad está compuesta por lo que la compañía calcula que cuesta un tanque lleno (por ejemplo, 50 euros) más una cantidad que corresponden a los gastos de gestión (ejemplo: 20 euros). Esta última cantidad (20 euros) no serán reembolsados. Si la cantidad que dejó fue de 70 euros y el coste de repostar de 50, esos 20 euros restantes son los que  la compañía se quedaría en concepto de otros gastos que no guardan relación con el precio de la gasolina.

El seguro de Coche y el combustible

Los coches de alquiler cuentan con el seguro obligatorio de Responsabilidad Civil pero los clientes pueden ampliar su protección y contratar otros como el de exención de responsabilidad por daños de colisión (CDW o LDW), el de asistencia (PAI), contra robo (TP o TW) o el de reembolso de la franquicia (DER).

Ahora bien, también es posible contratar un seguro a Todo Riesgo sin Franquicia, que incluya los distintos tipos de coberturas existentes, y que ofrezca una protección completa en caso de siniestro. Así, en caso de accidente, robo del vehículo o rotura de lunas, por ejemplo, será el seguro el que se haga cargo de los costes de reparación o indemnización. Eso sí, siempre y cuando el conductor sea una de las personas declaradas previamente en la póliza (como principal o segundo).

Los productos para cubrir los coches de alquiler también pueden presentar restricciones. Por ejemplo, una de ellas guarda relación con el combustible. Muchas compañías especifican que si el vehículo precisa de la cobertura de asistencia de carretera como consecuencia de falta de gasolina o por haber sido repostado con el carburante erróneo la aseguradora quedará exenta del gasto de prestar esa ayuda. Ahora bien, algunas empresas permiten a los clientes contratar una garantía adicional que cubra el coste de la grúa en estos casos aunque no la negligencia en sí.

Alquilar un coche, rápido y fácil

Alquilar un coche no es un trámite complicado pero requiere atención por parte del cliente ya que hay determinadas clausulas que, de no conocerse, pueden acabar encareciendo la factura. Una de ellas tiene que ver con la política de combustible aplicada por la empresa de alquiler.

Una de las formas de encontrar el coche más apropiado al uso que se le quiera dar es a través de comparadores como Rastreator.com. Y es que en tan solo unos minutos el usuario podrá elegir entre un conjunto de ofertas el mejor vehículo para él.
COMPARAR COCHES DE ALQUILER

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Alquiler de coches