7 destinos ideales para alquilar un coche

En 2016 los españoles realizaron 182 millones de viajes, casi 4 por persona al año. Y es que viajar es una de las aficiones más habituales en España, y el coche es el medio de transporte favorito para hacerlo (en 3 de cada 4 ocasiones), según datos del Instituto Nacional de Estadística.

No es solo que el coche sea el medio de transporte más barato y accesible en la mayor parte de los casos sino que es favorito también, porque muchos conductores disfrutan tanto del camino al volante como del destino. Conducir es un gusto, más que un trabajo o una obligación, para el 57% de los españoles, según una encuesta de Goodyear y la London School of Economics.

Pero a nadie se le escapa que no es lo mismo conducir por una paradisiaca carretera de la Provenza francesa, o aventurarse por la ruta 66 a lo largo de los Estados Unidos, que intentar avanzar más de un kilómetro por hora en un atasco.

Hay destinos que piden pasear, sentarse en los cafés o vivir el mundo de la noche, pero otros parecen pensados para alquilar un coche y ver pasar por las ventanillas kilómetros de paisajes. Estos son algunos de los que mejor encajan en el segundo grupo.

1. Islandia

Esta remota isla, a medio camino entre Europa y América, es uno de los destinos turísticos más importantes del mundo. Espectaculares paisajes de glaciares, cascadas, volcanes y playas de arena negra y roca son algunas de las maravillas naturales que atraen a los viajeros, fascinados también por la aurora boreal en los meses de invierno.

Pero la geografía de la isla es poco uniforme y algunos de los parajes más espectaculares están separados por decenas de kilómetros. Alquilar un coche es una de las opciones más atractivas para los que quieren visitar estos parajes y disfrutar de carreteras infinitas por un desierto de hielo.

No obstante, en un clima tan extremo hay que apurar las precauciones. Los neumáticos de invierno son de obligado montaje y, si se decide viajar en invierno, lo mejor es optar por un vehículo con tracción a las cuatro ruedas para evitar sustos en las carreteras heladas.

2. Cerdeña

Los Spaghetti con arrizzonis son una especialidad sarda tan deliciosa como desconocida. Este plato de pasta con erizos de mar, alcachofas, espárragos silvestres y otras hortalizas de temporada es, por sí solo, un argumento suficientemente poderoso para comprar un vuelo lo antes posible a Cerdeña, la mayor de las islas del Mediterráneo.

Una vez allí, y después de haber visitado unos cuantos restaurantes de Cagliari, su capital, es hora de ponerse al volante y dejarse llevar por las carreteras de la isla. Cerdeña es en un 80% montañas, las carreteras que más gustan a los aficionados al motor: reviradas, bien asfaltadas y con paisajes envidiables.

Al norte de la isla, la llamada Costa Esmeralda recorre 55 kilómetros en los que se encuentran algunas de las playas más espectaculares del Mediterráneo. El nombre no es una metáfora, sino que indica el color de las aguas en estas calas lo que ha convertido a la isla en uno de los destinos favoritos de Europa.

3. Normandía

El norte de Francia es unos de los parajes menos conocidos del país galo. Más allá de París, la bucólica Bretaña y los lujosos hoteles de la costa azul, Normandía ofrece una alternativa mucho menos conocida por el turista.

Pequeños pueblos pesqueros como Honfleur, Deuville, los acantilados de Étretat o el puerto de Le Havre, Patrimonio de la Humanidad, son algunos de los principales atractivos para visitar esta región francesa. Además, en la frontera entre Normandía y Bretaña se encuentra el famoso Mont Saint Michel, uno de los lugares más conocidos del país vecino.

Normandía es famosa también por el desembarco de las tropas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial, un acontecimiento que marca la personalidad de la región. Y es que a lo largo de sus costas hay numerosas referencias a los acontecimientos de ese junio de 1944, así como museos, cementerios e hitos conmemorativos.

Por todo esto, merece la pena alquilar un coche en alguno de los aeropuertos cercanos (París, Nantes) y lanzarse a recorrer la costa de pueblo en pueblo, descubriendo los rincones más significativos y disfrutando de los espectaculares paisajes.

4. Baleares

El archipiélago es uno de los destinos favoritos de todos los europeos y también uno en los que más coches se alquilan. Y no es de extrañar. Sus espectaculares calas hacen que millones de turistas de toda Europa peregrinen todos los años hasta las Baleares.

Pero como en otros destinos, sus encantos no se concentran en un solo lugar, por lo que es interesante conducir de playa en playa, disfrutando no sólo de sus paisajes sino también de sus pueblos y otros atractivos como la excelente gastronomía.

Por eso merece la pena alquilar un coche y disfrutar de los paseos por la isla. Para los más atrevidos al volante ofrece además, una carretera más que peculiar. Es tan revirada y estrecha que los autobuses solo pueden subir o bajar en determinadas horas del día, para evitar que se encuentren frente a frente. Cuenta con un peculiar giro de 270 grados, conocido como Nus sa corbata (nudo de la corbata).

 

5. Canarias

El otro gran archipiélago español es también uno de los destinos estrella para alquilar un coche. Cada una de las 7 islas principales ofrecen también una diversidad de paisajes y playas que merece la pena recorrer en coche, con la libertad de poder ir a dónde se desee sin ataduras.

Las islas, de origen volcánico, son mucho más que una acumulación de playas. El clima varía enormemente dependiendo de la altitud y la orientación, lo que contribuye a que exista una gran variedad de paisajes y vegetación distintos. No en vano, las islas cuentan con 4 parques naturales y varios puntos están declarados reservas de la biosfera por la Unesco.

El parque nacional del Teide, en Tenerife, y el Parque nacional de Garajonay, que ocupa el 10% de la isla de La Gomera, están declarados además, Patrimonio de la Humanidad. Aunque están bien comunicados, alquilar un coche es la manera más cómoda de visitarlos.

6. Costa azul

El glamour y la elegancia son el rasgo más representativo de la costa azul, en el sur de Francia, que se extiende entre Marsella y los Alpes. La burguesía y la aristocracia de toda Europa se ha dejado ver por sus playas, hoteles y casinos desde el siglo pasado haciéndola sinónimo de exclusividad y lujo.

Niza es la ciudad más grande de la región, y sus balnearios y playas ya son suficiente atractivo para acercarse a visitarla. Sin embargo, también puede ser el principio de una ruta que abarque Cannes, conocida por su prestigioso festival de cine o Saint Tropez, donde es fácil cruzarse con políticos, actores de Hollywood o futbolistas.

La Costa Azul invita a ponerse al volante y disfrutar de la belleza tal y como la entienden los pudientes. Para no desentonar, es mejor alquilar un descapotable, mejor si es alta gama, para mimetizarse con el ambiente de exclusividad y el brillante sol que luce casi 300 días al año. Y es que las empresas de alquiler no solo ofrecen modelos básicos, sino que hace tiempo que varias compañías (incluso de bajo coste) permiten hacerse con algunos de los coches más deseados del mercado, aunque sea solo por unos días.

7. Setúbal

El Algarve es la región más visitada de Portugal, más de 9 millones de turistas acuden todos los años  a la costa sur del país vecino. Y no es de extrañar, porque además de contar con maravillosas playas y un clima envidiable, la oferta de ocio se ha hecho muy amplia en los últimos años.

No obstante, los avezados viajeros que decidan poner rumbo al norte, hacia Lisboa, encontrarán por el camino una de las regiones más bellas, a la par que desconocidas de Portugal: Setúbal, que cuenta con espectaculares y casi salvajes playas de arena blanca.

Desde la capital del distrito, Setúbal, se contemplan la Sierra da Arrabida, el majestuoso estuario del río Sado, y la península de Troia. Este brazo de tierra, que se extiende a lo largo de 25 kilómetros separando el río del océano. Un paraíso de dunas sin urbanizar en su mayor parte. Unos kilómetros tierra adentro se encuentra también Grândola, la localidad lusa famosa por la canción de José Alfonso que marcó el inicio de la Revolución de los Claveles.

Alquilar un coche barato

Alquilar un coche puede ser la mejor opción para unas vacaciones completas, lo que no es imprescindible es que sea caro. Es un mercado muy competitivo en el que existen muchas compañías que ofrecen sus productos al público. Por eso, si se compara entre varios proveedores, incluso en las mismas fechas y destinos, el precio puede variar bastante.

Con el comparador de empresas de alquiler de coches de Rastreator.com este proceso es rápido y sencillo. Indicando las fechas y el lugar, se puede acceder a las mejores ofertas de alquiler de coche que ofrece cada compañía.


COMPARAR COCHES DE ALQUILER

Javier BarrosoRastreator.com