Cómo ahorrar en tu seguro de Coche

  • Contratar un seguro de Coche es obligatorio pero elegir el adecuado puede ahorrar mucho dinero
  • Comparar entre distintas compañías es fundamental para elegir el mejor precio

El seguro del coche es uno de los gastos más importantes que tiene que afrontar todo conductor. Después de la propia compra del vehículo, esta póliza suele ser el desembolso más abultado que implica conducir.

Pero el coste del seguro es, en muchas ocasiones, innecesariamente grande. Contratar pólizas con demasiadas coberturas o que no se ajustan al perfil del conductor o del vehículo son los errores más habituales. Quedarse con la primera oferta o renovar siempre con la misma compañía sin comparar con otras también puede provocar que el gasto se dispare sin necesidad. Para ahorrar y encontrar la póliza de seguros que más conviene a cada coche y conductor hay que tener en cuenta algunos aspectos.

Un seguro para cada coche

Lo más importante es tener claro que no todos los coches necesitan el mismo seguro. Las compañías ofrecen una gran cantidad de productos diferentes para ajustarse a las distintas necesidades de vehículos y conductores.

Ahorrar con un seguro a Terceros

Los seguros a Terceros cubren, como mínimo, la Responsabilidad Civil (RC) del conductor. Es obligatorio contar con uno, aunque el vehículo esté aparcado y no se vaya a mover, siempre que no se haya dado de baja en tráfico. Son en general los más baratos, pero no siempre la elección más acertada.

En el caso de un coche nuevo pueden no resultar demasiado adecuados porque no cubren los daños propios que pueda tener el vehículo en caso de accidente. Por eso, en un coche nuevo con un valor elevado puede resultar demasiado arriesgado ya que en caso de siniestro reparar el vehículo podría salir muy caro y la aseguradora no se haría cargo de los gastos.

Sin embargo, resultan óptimos para coches viejos, cuyo valor venal ya no es demasiado alto. Y es que si se contrata un seguro a Todo Riesgo para un coche con muchos años, hay que tener en cuenta que la cantidad que se recibiría en caso de siniestro total probablemente no sería muy elevada.

Contratar un seguro básico a terceros ahorra bastante dinero al tomador ya que es la opción más económica. Pero este ahorro puede darse sólo a corto plazo, ya que es probable que todo dueño de vehículo tenga que hacer frente a algún gasto inesperado que probablemente no esté cubierto con este tipo de póliza.

Seguros a Terceros Ampliado

No todos los seguros a Terceros son iguales. Existen algunos que van un paso más allá de la simple cobertura de Responsabilidad Civil y ofrecen más servicios a sus clientes. Los seguros a Terceros Ampliado suelen garantizar cosas como la asistencia en viaje, la rotura de lunas del vehículo, la defensa jurídica o ampliar la cuantía de la Responsabilidad Civil. Algunas compañías ofrecen el seguro a Terceros Ampliado como su oferta más básica. Suelen ser también bastante económicos.

Ahorrar con un seguro a Todo Riesgo

Para minimizar riesgos y asegurarse de que el coche va a estar bien protegido la opción más recomendable es el seguro a Todo Riesgo. En general, estas pólizas se ocupan de reparar el vehículo en caso de accidente, además de incluir las coberturas de Responsabilidad Civil y de asistencia en viaje. Tampoco las pólizas de seguro a Todo Riesgo son todas iguales. Algunas aseguran el valor de nuevo del coche durante 2 o 3 años, es decir, que en caso de siniestro total se pagaría lo que costó nuevo. En otras lo que se utiliza es el valor venal del vehículo, que es el precio que tendría en el momento del siniestro teniendo en cuenta los años, el desgaste, los kilómetros etc.

Hay seguros a Todo Riesgo con más coberturas que otros. Los más completos cubren incluso las averías mecánicas que tenga el coche, mientras que otros son más limitados. Por eso, antes de contratar una póliza hay que leer detenidamente el contrato, para saber en cada momento qué está asegurado y qué no. Si se quiere ahorrar dinero pero mantener un seguro a todo Riesgo hay que tener en cuenta que hay compañías que ofrecen este tipo de seguros con menos prestaciones pero más económicos. También existen variables, como las franquicias, que se pueden tener en cuenta para ahorrar dinero con este tipo de seguro.

Seguros a Todo Riesgo con franquicia

Los seguros a Todo Riesgo cubren 2 franjas de preocupación del usuario. Por una parte, el conductor sabe que en caso de siniestro total va a recibir una indemnización con la que podrá comprar otro coche. Y por otra, sabe que los pequeños golpes del día a día no le van a suponer un desembolso económico inesperado (aunque muchos pueden acabar subiendo la prima). Pero puede que al usuario sólo le preocupe realmente el primer supuesto: quedarse sin coche ante un gran siniestro.

Para este tipo de clientes está pensado el seguro a Todo Riesgo con franquicia. Suele ser más barato que el seguro a Todo Riesgo sin ella. La diferencia entre una póliza y otra radica en la franquicia: una cantidad fija de dinero a partir de la cual la aseguradora empieza a pagar en caso de accidente.

El funcionamiento es sencillo: cuando se contrata la póliza se establece la cantidad de la franquicia, por ejemplo 200 euros. Cuanto mayor sea la cantidad franquiciada menor será el precio de la póliza. En caso de accidente se establece el valor de la reparación, por ejemplo 600 euros. En este caso, el tomador de la póliza se haría cargo del valor de la franquicia, es decir, 200 euros, mientras que la aseguradora pagaría el resto, en este caso 400.

El seguro con franquicia es una buena opción para los propietarios que tengan el vehículo en un garaje. En este caso, las probabilidades de tener un pequeño golpe al estacionar o mientras el coche está parado en la calle son pequeñas, mientras que el riesgo de tener un siniestro total mientras se conduce es el mismo.

Con este tipo de seguro pueden tener la tranquilidad de que no se van a quedarse sin coche en caso de tener un accidente grave, ya que sólo tendrían que pagar el valor de la franquicia y la aseguraría abonaría el resto de la costosa reparación.

Ahorro según el perfil del conductor

Una empresa de seguros asume riesgos y cuantos más riesgos haya, más caras serán las pólizas. Muchos de los riesgos se calculan según el perfil del conductor y dos de las variables más importantes son la edad y el historial siniestral del conductor.

Edad

La edad del asegurado es uno de los puntos clave, en general cuanto más joven sea éste mayor será la póliza que tendrá que pagar. Sin embargo, no hay mucho que se pueda hacer en este punto ya que cualquier persona que vaya a conducir el coche deberá constar el seguro, aunque esto incremente la prima. Es decir, que si un conductor joven, con poca experiencia va a coger el coche hay que incluirlo en el seguro, aunque esto encarezca la prima con bastante probabilidad. No es muy compatible con ahorrar en el seguro pero es algo inevitable.

Pero ser joven no significa necesariamente tener que pagar mucho dinero en el seguro del coche. Hay muchos otros factores que sí se pueden controlar y que ayudan a reducir la factura. En Rastreator.com tenemos una guía para ahorrar también en ese caso.

Historial de siniestralidad

Pero si hay un dato importante para la compañía de seguros es el historial de siniestralidad. Un conductor que haya tenido 5 partes con culpa en 2 años es, alguien con muy mala suerte o un mal conductor. En cualquiera de los 2 casos es un negocio peligroso para una compañía de seguros.

Las compañías se van a interesar, y mucho, por el historial de un conductor antes de hacerle una póliza. Además, no sirve intentar ocultar siniestros, ya que casi todas las aseguradoras comparten entre ellas esta información en una base de datos común llamada SINCO.

Conducir con precaución y respetar las normas de circulación son 2 de los factores que suelen evitar más accidentes, y por lo tanto permiten ahorrar dinero en el seguro de Coche, aunque sea más a largo plazo evitando que aumente la prima en pólizas futuras.

Los detalles también cuentan para el precio

Hay algunos detalles que pueden parecer poco importantes, pero las aseguradoras las tienen en cuenta. Para contratar una póliza de seguros las compañías solicitan mucha información al usuario para que el cálculo de riesgos sea lo más preciso posible.

Por ejemplo, una póliza a todo riesgo será bastante más cara si el coche duerme en la calle que si lo hace en un garaje, pero el precio tampoco será el mismo si el barrio del propietario es un apacible suburbio residencial que si es un bullicioso espacio del centro con mucho tráfico y peligrosidad.

Otro detalle que interesa mucho a las compañías es el número de kilómetros que se planea hacer. El riesgo no es comparable si el coche va a recorrer 10.000 kilómetros o 50.000, pero el asegurado sólo puede hacer una estimación de lo que piensa utilizar el coche durante un año, nunca un cálculo exacto. Por eso, a la hora de contratar una póliza hay que dar un dato estimado pero cercano a la realidad.

Comparar, la base para ahorrar en el seguro

El mercado de los seguros es bastante peculiar. Las compañías ofrecen distintos productos, pero el precio puede variar de un cliente a otro dependiendo de los riesgos que entrañe. No obstante, como en casi todos los mercados, no deja de haber diferentes compañías que ofrecen cada una un precio. Por eso, el requisito más básico para ahorrar dinero en el seguro de un coche es pedir presupuesto a varias compañías y elegir el que más nos interese.

Pedir estos presupuestos a cada compañía puede ser un proceso largo y complejo, por la diversidad de aseguradoras y por la cantidad de datos que éstas piden. Por eso, el comparador de precios de seguro de Coche de Rastreator.com ahorra tiempo. Sólo hay que introducir los datos y se obtendrá un gran número de presupuestos. Además, también logra ahorrar dinero ya que de un vistazo se puede encontrar el precio más barato.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Rastreator