Las ayudas del Gobierno para comprar un coche nuevo

  • El Plan Movea es la última apuesta del Estado para rejuvenecer el parque automovilístico y fomentar la compra de coches impulsados por energías alternativas
  • Las ayudas para comprar un coche nuevo pueden oscilar entre los 2.700 y los 5.500 euros
  • Existen otros incentivos destinados al punto de recarga o al achatarramiento de vehículos

Renovarse o morir. Este podría ser el lema perfecto para los planes que el Gobierno ha puesto en marcha en diferentes momentos para renovar el envejecido parque automovilístico español y fomentar el uso de los vehículos de combustibles alternativos y de bajas emisiones. Bautizados con diferentes nombres, el más conocido ha sido el Plan PIVE que ahora ha dado su relevo al Movea. Así que si estás pensando en comprar un coche nuevo, estas son las ayudas gubernamentales que se pueden solicitar para aliviar el desembolso económico que supone esta operación. Eso sí, no son las únicas.

El origen de los tiempos

En el mundo de las ayudas para la compra de un coche nuevo, el más conocido fue el Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (PIVE). Con un total de 8 ediciones, otorgaba una ayuda mínima de 1.500 euros a todos aquellos propietarios que mandasen su antiguo vehículo al desguace a cambio de adquirir uno nuevo, que en la última remesa debía ser eficiente.

Efectivamente, el Plan PIVE se llevó la fama aunque hubo otros. Entre ellos se encuentra el PRIMA AIRE, unas ayudas que el Gobierno dio para impulsar la renovación de furgonetas, turismos y vehículos comerciales que tuvieran hasta 3.500 kilos de masa máxima autorizada (MMA). El MOVELE fue un plan destinado a incentivar la adquisición de vehículos eléctricos con cantidades que ayudaban a costear la compra mientras que con el PIMA Transporte se buscó echar una mano a la adquisición de vehículos industriales.

El Plan Movea

La nueva y última apuesta del Gobierno de España en lo que ayudas para comprar coches nuevos se refiere es el Plan Movea. El plazo de presentación de las solicitudes arrancó el 3 de agosto y estará activo hasta el 15 de octubre o hasta que se agoten los fondos destinados a cada una de las categorías. Es un sistema de incentivos que premia el cambio de un vehículo viejo por otro nuevo e impulsado por una energía alternativa: electricidad, gas licuado de petróleo o gas natural comprimido. Es decir, premia la elección de un coche que no se mueva gracias a la gasolina o al diésel.

 

Hay dos requisitos básicos para poder optar al Plan Movea. El primero de ellos es que el vehículo sea nuevo y el segundo es que esté matriculado por primera vez en España. En este punto hay una excepción que atañe a los eléctricos: si han pasado, como máximo, 6 meses desde la matriculación también podrá solicitar las ayudas. Conocidas las condiciones mínimas, esta es la lista de vehículos que pueden recibir las subvenciones estatales:

  • Turismos (M1), convencionales, híbridos o eléctricos que sean clasificados como clase A o B por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE)
  • Cuadriciclos ligeros (L6e) con un peso menor de 350 kg y pesados (L7e)
  • Autobuses o autocares (M2, M3), furgonetas, furgones, camiones ligeros y camiones (N1, N2, N3). En este caso es obligatorio llevar al desguace y dar de baja otro vehículo de las categorías M o N y estar matriculados en España antes del 1 de enero de 2009
  • Motocicletas (L3e, L4e, L5e)
  • Bicicletas eléctricas, cuyas ayudas serán de hasta 200 euros

Las cifras del Plan Movea

Las cantidades estipuladas en el Plan MOVEA se dividen en dos: aquellas destinadas a la compra del vehículo en sí y las que tienen como objetivo ayudar a la instalación de un punto de recarga. Además, existen subvenciones especiales para aquellos conductores que tengan alguna discapacidad aunque, en este caso, los requisitos vendrán especificados por la comunidad autónoma correspondiente.

Ayuda
Subvención del concesionario
Precio límite
Turismos
2.700 – 5.500 euros en según la autonomía
1.000 euros
32.000 euros
Furgonetas, autobuses y camiones ligeros
8.000 euros con una autonomía >60 km
1.000 euros
No hay
Autocares y camiones
20.000 euros con una autonomía >60 km
No hay
No hay
Cuadriciclos ligeros
1.950 euros
1.250 euros
No hay
Cuadriciclos pesados
2.350 euros
150 euros
No hay
Motocicletas
1.500 – 2.000 euros según la autonomía
No hay
8.000 euros

Puntos de recarga

  • Vinculado: 1.000 euros
  • Semirrápido: 2.000 euros
  • Rápido: 15.000 euros

Requisitos

A las condiciones básicas sobre los vehículos, hay que sumar estos 3 requisitos:

  • Las ayudas son incompatibles con otras de carácter estatal, pero sí pueden combinarse con aquellas que sean locales, autonómicas, europeas o internacionales. Sea como sea, la suma total jamás podrá superar el coste del coche subvencionado.
  • Los solicitantes deben acreditar que tienen sus obligaciones fiscales con la Agencia Tributaria y la Seguridad Social al día y para ello deberán hacer una declaración responsable. Si las ayudas superan los 3.000 euros, este documento se cambiará por un par de certificados que emitirán los dos organismos antes citados.
  • Hay una serie de límites: 1 vehículo por beneficiario privado y hasta 35 para autónomos, empresas privadas o entidades públicas. Eso sí, esta cifra puede ser menor si el solicitante ha superado los límites establecidos en el reglamento pertinente.

Cómo solicitar las ayudas

Antes de saber qué documentos son necesarios para poder pedir las ayudas que engloba el Plan MOVEA, conviene aclarar que todas las solicitudes se gestionarán a través de los puntos de venta. Es decir, el concesionario elegido tiene que estar adscrito al Plan. Si el Estado da luz verde a la solicitud, el conductor tendrá un plazo de 105 días para presentar esta documentación:

  • Documento de identificación: DNI o NIE
  • Factura de la compra del coche
  • Documentos que justifiquen el pago de dicha factura
  • Ficha técnica del coche
  • Permiso de circulación definitivo o provisional
  • Certificados de la Seguridad Social y la Agencia Tributaria que confirmen que el conductor está al día de sus obligaciones: sólo si las ayudan superan los 3.000 euros

Por otro lado, si el consumidor desea beneficiarse de la ayuda extra de 750 euros que el Gobierno da a aquellos que achatarran su coche debe consultar las condiciones en el concesionario y, además, sumar esta documentación a la ya necesaria:

  • Certificado que acredita la baja definitiva en el Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico (DGT).
  • Permiso de circulación del coche que lleva al desguace
  • Ficha técnica en el caso de los vehículos de las categorías M1 y N1
  • Justificante de pago del impuesto de circulación
  • Certificado de alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores en el caso de ser autónomo

Las acciones de las marcas

Las ayudas que provienen del Gobierno no son las únicas formas que existen para subvencionar la compra de coches nuevos. Las marcas también llevan a cabo una serie de acciones a través de ofertas interesantes con un objetivo claro: aumentar las visitas de hipotéticos compradores a los concesionarios con la esperanza de que hagan efectiva esa adquisición.

De esta forma, tanto los fabricantes como los concesionarios intentan asumir la promoción al cien por cien a través de campañas que van modificando en función de cada mes. Además, la dinámica del mercado ha ido cambiando con el paso del tiempo y ahora cualquier momento del año es bueno para realizar una compra ya que los descuentos suelen tener carácter permanente. Según un informe del RACE, en el acumulado de 2016 el descuento medio por coche fue de 4.035 euros; una cifra que el año anterior fue algo superior: 4.304.

Otros consejos

A las ayudas provenientes del Estado y a las promociones de los fabricantes se pueden añadir algunos consejos. Son pautas que pueden influir sobre el precio de compra del vehículo ayudando a que este sea algo menor que la cifra original.

Finales de mes

Los cambios que ha vivido el sector han hecho que la presencia de ofertas sea constante y por ello, el impacto que tenía la adquisición de un vehículo en diciembre no es tal. Aún así, los vendedores deben conseguir unos objetivos periódicos y si llegan al final del mes, del trimestre o del año sin haberlos cumplido… es posible que abran más la mano con los descuentos.

Las grandes campañas

En Estados Unidos es muy conocido el ‘Black Friday’, una jornada que marca el inicio de las adquisiciones navideñas con grandes descuentos. Esta costumbre ha traspasado todo tipo de fronteras y se ha ido imponiendo poco a poco fuera de Norteamérica. El mundo de la automoción no es una excepción y ha convertido noviembre en el mes más agresivo en lo que a ofertas se refiere bautizándolo con diferentes nombres y alcanzando, incluso, los 8.000 euros de descuento.

Un modelo menos actual

Si a la hora de elegir el nuevo coche el conductor no considera vital que sea el último modelo, una opción muy recomendable es decantarse por las últimas unidades del vehículo que ha sido sometido a un ‘restyling’ o lo va a recibir dentro de poco. Será un coche menos moderno y avanzado, pero igualmente seguro y, además, con ahorro incluido. Otra posibilidad pasa por comprar los coches que el fabricante tiene en stock o exposición aunque en este caso no se podrá elegir motorización, equipamiento o color, entre otros.

Las ventajas de la financiación

El desembolso que supone la compra de un coche nuevo es considerable. Por ello, financiar esta operación es algo que se plantean muchos conductores. Algunos deciden acudir a una entidad bancaria para pedir un préstamo y otros eligen la opción que ofrecen los propios concesionarios. En este caso no sólo ofrecen descuentos mayores, también pueden regalar el primer año del seguro de Coche o las revisiones de mantenimiento que necesite durante ese periodo de tiempo determinado.

Ayudas con caducidad

Este tipo de planes públicos se suelen aprobar cada año y lo cierto es que se agotan rápidamente y con facilidad. En ese caso, lo más aconsejable es dirigirse al concesionario en el que se ha efectuado la compra para apuntarse en la lista de espera. Si finalmente, el conductor se queda sin opciones de conseguir estas ayudas y las promociones de las marcas no son suficientes para rebajar el precio de compra, una posibilidad a considerar es hacer uso de un comparador de coches de segunda mano o de kilómetro 0 como el de Rastreator.com. Es una forma sencilla de comprobar si las ofertas disponibles se adaptan a las necesidades de cada conductor y, sobre todo, de su bolsillo.

Septiembre 2017


COMPARAR COCHES DE SEGUNDA MANO

Elena SanzRastreator.com