Los mejores coches para conductores principiantes

De la autoescuela a la vida. Con el carné recién sacado y la flamante ‘L’ lista para ser pegada en la luna trasera, muchos son los conductores que se plantean qué coche comprar. Uno de los factores a tener en cuenta es la seguridad derivada por la falta de experiencia, por ello, hay que buscar un vehículo bien equipado con sistemas activos y pasivos. A esto hay que añadir un consumo moderado ya que la mayoría de los noveles suelen ser jóvenes; no está de más poder ahorrar en combustible.

Al hilo de esto, conviene tener presente el presupuesto, cuánto se puede pagar mes a mes y si el conductor está capacitado para hacer frente a gastos como el seguro o el impuesto de circulación, entre otros. No estaría de más elegir un coche manual, no demasiado potente ya que primero hay que aprender a conducir y de compacto, un tamaño cómo que, además, permita maniobrar con facilidad.

Teniendo en cuenta todo esto, aquí tienes una selección de coches respetuosos con el medio ambiente, asequibles para todos los bolsillos, de gama media y alguno que otro un poco más superior. Decidir nunca fue tan fácil.

Toyota Yaris

El Toyota Yaris se presenta como un utilitario económico, una cualidad que no tiene por qué tener connotaciones negativas. No en vano, la marca japonesa le hizo un profundo lavado de cara para darle un aire más llamativo, moderno, original y atrevido… no apto para todos los gustos. Su interior es, quizás, algo justo en diseño y materiales, pero el Yaris es un coche hecho para durar y no para ser el más bonito.

En un escenario en el que las emisiones ganan peso a cada momento, su versión híbrida es un caballo ganador. No sólo hace gala de la fiabilidad que se le asocia a Toyota, también registra unos consumos muy bajos. El ahorro de combustible es básico para los principiantes y las prestaciones del híbrido no tienen nada que envidiar a las de la versión de gasolina. Dos pros que contrarrestan un cambio automático que puede no gustar a todo el mundo.

Teniendo en cuenta que estamos hablando de primeros coches, a su favor tiene los descuentos que Toyota suele aplicar haciendo especial hincapié en la parte tecnológica. A pesar de ello, la versión híbrida puede salirse del presupuesto (19.450 euros). En ese caso, el motor de gasolina más pequeño del Yaris se erige como la opción más accesible (14.800 euros) ya que la diferencia de precio puede compensar el funcionamiento silencioso y el consumo récord del híbrido.

Renault Zoe

Siguiendo la línea eco, el Zoe es la mejor opción para aquellos conductores principiantes que estén buscando un coche eléctrico. Y es que tiene 3 poderosas razones para alzarse por encima del resto: dimensiones de utilitario, prestaciones y espacio compacto. Unas características a las que hay que sumar los hasta 400 kilómetros de autonomía homologada.

En su contra está el precio de compra (32.385 euros). Su condición eléctrica provoca que éste sea más elevado que las opciones híbridas y de combustión que existen en su segmento. A pesar de ello, es un hándicap que se puede compensar si se tienen en cuenta las ayudas del Gobierno y los beneficios que tiene su eficacia medioambiental.

 

Kia Picanto

Si por algo se caracteriza el Picanto es por su dinamismo y personalidad, una combinación que completa con los escasos problemas que da. Completa la fórmula con un precio muy asequible (a partir de 11.590 euros), un equipamiento razonable y un coste de mantenimiento bajo. Además cuenta con una característica común en Kia: 7 años de garantía.

Con 3,59 metros de longitud, el habitáculo interior ofrece un sistema de audio con 6 altavoces y una pantalla TFT-LCD, Bluetooth integrado sin olvidar la radio y el reproductor de CD y MP3… todo controlado desde el volante. En cuanto a la seguridad del conductor y de los pasajeros, ésta queda en manos del ESC (sistema de control de la estabilidad), HAC (ayuda de arranque en pendiente) y ESS (sistema de señalización en frenados de emergencia).

Dacia Sandero

El Sandero es otro modelo caracterizado por un precio asequible (8.230 euros) y unas prestaciones idóneas para un conductor principiante. Es, quizás, una de las mejores relaciones calidad-precio que hay en dentro de su segmento. Las últimas generaciones han pulido su diseño y la calidad de sus materiales teniendo en cuenta que se trata de un coche modesto, algo que se nota, por ejemplo, en los acabados.

A pesar de ello, goza de una dirección precisa, una conducción minuciosa y espacio tanto en el interior como en el maletero con 320 litros de capacidad perfecto para combinar su uso urbano con pequeñas escapadas. Completa el equipamiento con ESP (control de estabilidad), sensor de presión de neumáticos, SAFE (sistema de asistencia a la frenada de emergencia) y una mayor visión gracias a su altura, algo que puede aportar seguridad y confianza en los primeros pasos al volante.

Disponible en diésel y gasolina con una motorización máxima de 90 CV, su abanico de posibilidades llega hasta su versión todocamino bautizada bajo la denominación Stepway.

Mazda2

Con un diseño agresivo, es un coche apto para los que acaban de sacarse el carné de conducir. Siempre y cuando no se opte por la versión Luxury Premium (18.800 euros), tiene un precio ajustado (13.850 euros) y la parte mecánica se caracteriza por una balanza bastante equilibrada entre rendimiento y eficiencia.

Gracias a sus 4,06 metros de longitud, su habitáculo interior es más grande que el de otros modelos con los que comparte segmento. Su conducción es uniforme, algo que se complementa con su carta tecnológica en la que figura el testigo de presión de neumáticos, el sistema de asistencia a la frenada en ciudad, el control de ángulo muerto, la alerta de cambio de carril o el sensor de aparcamiento trasero, entre otros.

Citroën C3

El C3 tiene razones para ser un buen candidato a primer coche de un principiante. No sólo tiene un tamaño compacto, también goza de un coste de mantenimiento bajo que convertirán las primeras experiencias al volante en algo fácil, práctico y, sobre todo, económico. A esto hay que añadir que en 2016, Citroën hizo un restyling completo como parte de su reinvención. Fruto de ello, el conductor tiene ante sí 36 opciones diferentes de color para personalizarlo a su antojo.

Teniendo en cuenta el segmento en el que se sitúa, es un vehículo muy amplio, cómodo y seguro para lo que se estila en la categoría (12.650 euros). Es otra de las consecuencias de su renovación: no es un crossover, ni un SUV ni un todoterreno, pero tiene características de todos ellos. Sin duda, se trata de un coche correcto para la ciudad que soporta un buen ritmo fuera de ella y completa su oferta con diseño y la última tecnología.

Audi A1

El A1 es un utilitario con espíritu que desprende un aire cool y llamativo. Es cierto que con su precio (17.760 euros) se sale de la directriz ‘bueno, bonito y barato’ que los conductores buscan en su primer vehículo aunque Audi contraataca con estilo, facilidad de conducción y un alto nivel de calidad propio de la marca alemana.

Con menos de 4 metros de longitud y una distancia corta entre ejes, el A1 es un coche que inspira la conducción, ágil y con un tamaño convincente. En el exterior el conductor se encontrará con dinamismo y unas líneas lujosas mientras que el interior ofrece modernidad y, sobre todo, más espacio en la parte trasera y en el maletero. Un punto a su favor si en los planes del conductor entran viajes de cierta entidad. Y por si esto fuera poco, Audi ha aumentado los niveles de confort y de comodidad en la conducción sin que esto afecte a la potencia del A1: sus motores siguen teniendo fuerza y un consumo medido.

DS3

Rompedor y vanguardista. Así es el DS3 (17.630 euros), un coche especialmente atractivo y atrevido gracias a todas las posibilidades de personalización y configuración que su carrocería bitono pone a disposición del cliente. Su carácter urbano pone especial énfasis en el cuidado de los detalles y la estética, algo que se mantiene tanto en la versión cabrio (20.430 euros) como en la Performance (27.590 euros), denominación empleada para el modelo más deportivo.

Su comportamiento dinámico es excelente. El DS3 evidencia la importante revisión que la marca hizo en el sistema de suspensión y frenos con el objetivo de mejorar la conducción, dando lugar a un coche ágil y rápido. En el interior destaca la insonorización del habitáculo y la calidad de los materiales, tanto que está bastante cerca del segmento Premium. A esto hay que añadir el buen aprovechamiento del espacio (incluyendo un amplio maletero siempre y cuando no sea la versión cabrio) en un coche que mide 3,95 metros.

Agosto 2017


COMPARAR COCHES DE SEGUNDA MANO

Elena SanzRastreator.com