Los mejores coches para el verano

  • Los coches descapotables son idóneos para disfrutarlos cuando las temperaturas no estén en sus picos máximos
  • Las versiones cabrio de algunos modelos emblemáticos son una opción recomendable para comprar tu coche preferido y descapotable

Para Fernando Fernán Gómez las bicicletas eran para el verano y para algunos amantes de los coches, lo son los descapotables. Con la llegada del buen tiempo, aumentan las ganas de salir a disfrutar y son muchos los que se imaginan un paseo con el sol radiante en el cielo y la brisa suavizando las altas temperaturas. En la mayoría de estos dibujos hay un descapotable. Aunque lo cierto es que se trata de un tipo de coche más idóneo para aquellos momentos en los que las temperaturas no ahogan, es una gran opción para disfrutar al máximo de los días más largos tan característicos del verano. Si estás pensando en comprar o en alquilar uno, aquí tienes una selección de los mejores descapotables… y una nota discordante.

Las versiones cabrio

Son muchos los fabricantes que versionan algunos de sus modelos convirtiéndoles en cabrio. O lo que es lo mismo: coches con el techo practicable que se puede quitar y poner, ocultándose, en la mayoría de los casos, en parte del maletero. Se trata de una capota dura o de tela que, gracias al paso del tiempo y de la tecnología aísla perfectamente a los pasajeros. Son vehículos equipados con 2 o 4 plazas, 2 puertas y un sistema de climatización específico con mayor capacidad de calor y de frío para poder circular con la capota quitada sin notar apenas la diferencia.

Hechas las presentaciones, hay modelos que ofrecen al usuario la posibilidad de elegir la versión cabrio para disfrutar de los días más soleados. Volkswagen supo mezclar la imagen retro del Beetle con su versión más moderna (desde 25.230 euros). Para los amantes del 500, el más pequeño de la casa Fiat fue lanzado en versión cabrio cuyos precios arrancan en los 14.300 euros. Un coche que, además, es perfecto para los entornos urbanos o aquellos destinos más turísticos: su tamaño disipa los problemas para encontrar aparcamiento. Por último, surge el Mini Cabrio (desde 22.700 euros). Un modelo de 4 plazas con techo de lona con una única pega: se pierde algo de su maletero.

Ford Mustang

Si hay un descapotable que se ha convertido en una marca, ése es el Ford Mustang. Tanto que el emblema del fabricante estadounidense queda reducido al parabrisas… y bastante disimulado. El tiempo no ha pasado por el Mustang, continúa igual de llamativo que siempre, aunque mejorado.

Las generaciones actuales (desde 43.000 euros) equipan un eje trasero de suspensión independiente. Algo que ha marcado las diferencias hasta el punto de existir preparaciones no originales para sus antecesores con un eje trasero multibrazo para suplir la rigidez del original. La comodidad de sus 4 plazas choca, en parte, con un interior justo con algunas carencias en determinados refinamientos técnicos. Son contras que el conductor probablemente olvidará cuando conecte su equipo de audio y, sobre todo, cuando escuche la melodía de su V8. Un coche con más de 400 CV no puede sonar mal… eso sí, el consumo medio (desde los 8 litros/100 kilómetros) ya es otro cantar.

Fiat 124 Spider

Diversión, estilo e inspiración japonesa. Así es como Fiat regresó al segmento de los roadster. Lo hizo con un coche que responde bien en el día a día y no defrauda ni a la hora de pasar un buen rato en carreteras complicadas, en las que se muestra ágil, ni cuando el conductor decide, simplemente, disfrutar de él con un paseo, donde hace de la comodidad su bandera.

El aire nipón se percibe en la línea de salida: Fiat hizo del Mazda MX-5 su base. Los italianos decidieron caminar sobre seguro apostando por un punto de partida efectivo. Una posición que no debe llevar a equívoco porque no es el mismo coche: Fiat ha imprimido su sello tanto en carácter como en estilo. El 124 Spider es un coche elegante, con proporciones clásicas y un gusto que evoca la esencia del modelo original (1966), algo que se nota, especialmente, en el frontal, las ópticas traseras y en el logo del maletero. A sus acabados y calidad constructiva sólo hay que ponerle una pega: la capota ajusta bien, pero su aislamiento del ruido y del frío no es el mejor del mercado. A pesar de ello, es un coche en el que nada se ha dejado al azar y que tiene un precio que parte en los 25.990 euros.

Mazda MX-5

En su carta de presentación presume de ser el coche que concentra toda la esencia de Mazda y el descapotable más vendido. El MX-5 nació con el objetivo de convertirse en un deportivo para el conductor medio, un coche asequible tanto económicamente como en facilidad de conducción.

Su filosofía se mantiene intacta generación tras generación: un roadster con motor delantero atmosférico, tracción trasera y biplaza cuyos precios tienen como punto de partida los 23.500 euros. En su interior impera el confort de marcha sin turbulencias de un coche bien hecho en el que los ocupantes se sienten parte de él. Es lo que en japonés se conoce como Jinba Ittai, un concepto que aúna armonía y compenetración. En definitiva, un descapotable ligero, rápido y silencioso con una belleza diferente.

Porsche Boxter 718

Para los paladares más exquisitos (y deportivos), el Porsche Boxter 718 destaca por muchas cosas, pero, sobre todo, hay una característica que enamora: el conductor va sentado en el centro del coche con el motor a sus espaldas repartiendo el peso.

Su diseño está inspirado en el que lucían las berlinettas de competición de los 50 y los 60. Se trata de un coche sin fisuras que no va mal (lo contrario sería casi imposible) y que sabe anticiparse a los detractores que echen de menos un coche con motor delantero y tracción trasera con el control de estabilidad PASM, incorporado de serie.

El inconveniente de ser un descapotable destinado a los más sibaritas es que para poder disfrutar de él tendrán que pagar, como mínimo, 61.020 euros.

 

 

Subaru XV

La nota discordante corre a cargo del Subaru XV. No es un descapotable, pero se presenta como la opción perfecta para aquellos conductores más aventureros que dediquen sus vacaciones a descubrir playas recónditas y caminos poco transitados. No sólo es un 4×4 muy capaz, también está equipado con un maletero de amplia capacidad por 20.400 euros.

Heredó el chasis del antiguo Impreza y, al mismo tiempo, sufrió un profundo lavado de cara complementado con mejoras tanto en equipamiento como en diseño. Se antoja como un coche tan diferente como atractivo gracias a su gran altura libre y a unos pasos de rueda muy marcados. A esto hay que añadir una rigidez estructural un 70% mayor a la de su antecesor y un paso por curva mucho mejor gracias a la reducción del balanceo del 50%. Al abrir el capó, el conductor puede elegir entre un 2.0 de gasolina con 150 CV y automático, un 1.6 de gasolina con 115 CV y con tracción total y reductora y el 2.0 bóxer de diésel con 150 CV y tracción total. Sea cual sea la opción final, el Subaru XV sabrá comportarse más que correctamente sobre el asfalto.

Agosto 2017


COMPARAR COCHES DE SEGUNDA MANO

Elena SanzRastreator.com