7 consejos para cambiar la rueda del coche

Cambiar la rueda del coche es algo a lo que tarde o temprano se acaban teniendo que enfrentar muchos conductores. El pinchazo o reventón suelen ser 2 de las situaciones más habituales que obligan a un conductor a utilizar la rueda de repuesto.

En ocasiones un elemento punzante en la carretera o no calcular bien las distancias y rozarse con un bordillo o acera puede dañar la rueda pero en otras ocasiones la causa de pinchar es llevar los neumáticos en mal estado o haber superado el límite del dibujo exigido por la ley.

  1. Colocar el coche en llano

    Lo primero que debes hacer cuando notes que se te ha pinchado o reventado una rueda es, si vas circulando, reducir poco a poco la velocidad hasta parar el vehículo completamente. Estaciona el vehículo en una zona segura, acciona el freno de mano y coloca los triángulos para alertar al resto de conductores de tu situación. ¡No olvides ponerte el chaleco reflectante antes de salir del vehículo! Para poder cambiar la rueda dañada por la de repuesto, es importante que el coche esté sobre un terreno llano, estable y que no sea deslizante.

  2. ¡No levantes el coche!

    Cuando tengas la rueda de repuesto, el gato y el resto de herramientas necesarias para cambiar la rueda ¡no levantes el coche! El primer paso es quitar los tapacubos (si los llevas) y a continuación aflojar los tornillos que fijan el neumático al vehículo. Por último, retira el tornillo de seguridad, si lo tuviera.

  3. Coloca el gato

    Cuando ya estén los tornillos aflojados y antes de quitar la rueda coloca el gato en el lugar adecuado. Tienes que colocarlo sobre una muesca que el vehículo tiene en la parte inferior. Si no localizas el punto exacto en el que enganchar el gato consulta el manual del coche. Allí podrás ver el lugar del chasis en el que colocar el gato.

  4. Eleva el coche

    Una vez que hayas colocado el gato empieza a girarlo hasta que la rueda no roce el suelo. En ese momento, retira los tornillos que habías aflojado previamente y saca el neumático pinchado. Coloca el de repuesto, y aprieta los tornillos. Una vez que la rueda esté en el suelo utiliza la llave para apretar aún más los tornillos.

  5. Acude al taller

    Cuando ya hayas reiniciado la marcha, es importante que pares en la gasolinera más cercana, compruebes la presión de los neumáticos y lleves el coche a tu taller para que revise el estado de éstos y los apriete mejor.

  6. Rueda temporal

    Al cambiar la rueda del coche es importante saber el tipo de neumático de repuesto que es y sus limitaciones. Un ejemplo es la rueda de uso temporal, también conocida como ‘rueda de galleta’. No es posible hacer muchos kilómetros con estos neumáticos y la velocidad a la que se puede circular no podrá superar los 80 km/h. En el caso de que tu rueda sea de este tipo, ¡deberás cambiarla lo antes posible!

  7. Llamar al seguro

    Ahora bien, aunque cambiar la rueda no es demasiado complicado sí que requiere de cierta fuerza, sobre todo a la hora de aflojarla una vez que se ha colocado el gato. Por eso, si no eres capaz, no llevas rueda de repuesto o simplemente no quieres cambiarla ¡echa mano del seguro de Coche!

Si tienes contratada la asistencia en carretera, ésta suele cubrir el envío de un mecánico al lugar del accidente para que te ayude o te traslade a ti y a tu vehículo a un taller.

Agosto 2016

COMPARAR COCHES, NEUMÁTICOS Y TALLERES

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Coches