8 consejos para conducir con mal tiempo

Con la llegada del invierno a la vuelta de la esquina, las condiciones climatológicas se recrudecen. Tormentas, inundaciones e incluso las primeras nevadas del año pueden pillarte por sorpresa mientras conduces y dificultarte el camino a casa o poner en peligro tu vida. Es prioritario tener el coche a punto, con las revisiones pertinentes superadas para que una avería no te pille en medio de un temporal y complique tu viaje. Por ello, conviene de vez en cuando revisar el coche y asegurarse que el sistema de refrigeración, los niveles del líquido anticongelante, los neumáticos e incluso el alumbrado se encuentran en buen estado. Por otro lado, es necesario que a la hora de conducir con mal tiempo tomes una serie de precauciones como las que te aconsejamos en este artículo.

  1. Respeta la distancia de seguridad

    La Dirección General de Tráfico recomienda respetar la distancia de seguridad a la hora de circular por la carretera, sobre todo, en invierno ya que hay “menos visibilidad y adherencia”. Es fundamental a la hora de conducir bajo un aguacero que no permita ver la carretera de forma adecuada. Además, con agua o nieve en el asfalto se necesitan muchos más metros para frenar, por lo que es conveniente llevar una velocidad moderada y respetar en todo momento al conductor que va delante para no impactar contra  él si frenas de manera inesperada.

  2. Utiliza las marchas largas

    Llueva o nieve es importante cambiar las marchas con suavidad, ya que si se hace de manera brusca el coche podría patinar al encontrarse el asfalto inundado. Por otro lado, para subir pendientes y, sobre todo, en las curvas del camino es importante utilizar las marchas largas, lo que te permitirá dominar mejor el vehículo.

  3. Respeta los límites de velocidad y anuncios de la DGT

    Cuando está lloviendo o nevando se pide aminorar la velocidad. Por ejemplo, cuando hay nieve, la DGT utiliza un código de colores para informar a los conductores de a qué velocidad deben transitar y qué vehículos pueden o no hacerlo o si el tramo de carretera está cerrado. Esta información se suele colocar estratégicamente en las pantallas de Tráfico. Por ejemplo, si se utiliza el nivel verde, significa que está comenzando a nevar y que está prohibido superar los 100 kilómetros por hora en autovías y autopistas y 80 km/h en otras vías. Si se pasa al nivel amarillo, los camiones tienen prohibido circular y los turismos y autobuses no puede pasar de los 60 km/h. Con el nivel rojo sólo pueden circular los turismos con cadenas o neumáticos de invierno a 30 km/h y en el nivel negro se prohíbe la circulación.

  4. Instala cadenas o neumáticos de invierno

    La nieve en la calzada reduce la adherencia de los neumáticos a la carretera y es muy resbaladiza, por lo que Tráfico recomienda la instalación de dispositivos especiales cuando el asfalto se encuentre cubierto por una capa de nieve. Uno de los instrumentos más utilizados para circular con nieve son las cadenas metálicas. Además, también existen las semiautomáticas, con las que se puede circular durante todo el invierno con el soporte instalado sobre la llanta, las fundas textiles, de fácil montaje y los neumáticos de invierno, muy recomendables en zonas con abundante lluvia y con temperaturas por debajo de los 10 grados.

  5. Viaja con el equipamiento necesario

    El Reglamento General de Vehículos establece la obligación de llevar en el vehículo 2 triángulos de preseñalización del peligro y al menos un chaleco reflectante de alta visibilidad para salir del coche a colocarlos si ocurriese un accidente o avería. Además, debes llevar una rueda de repuesto y cadenas en caso de que vayas a viajar por zonas en las que nieva, lugares en los que es recomendable que lleves suficiente batería en el móvil por si te quedases sin poder continuar el viaje, agua y mantas.

  6. Desactiva el control de crucero

    Es recomendable que desactives el control de crucero cuando viajes con tu vehículo en condiciones adversas, ya que si se produce aquaplaning (fenómeno que aparece cuando las ruedas no evacuan el agua del suelo y pierden agarre) es mejor tener el control total del coche por seguridad.

  7. Extrema las precauciones frente a hojas resbaladizas

    Cuando circules por zonas boscosas o con vegetación, debes tener cuidado con las hojas de los árboles que se quedan en la calzada. Una acumulación en exceso podría provocar que al frenar derrapes por la falta de agarre de los neumáticos, ya que tras llover, las hojas acumulan agua y son muy resbaladizas.

  8. Revisa tu coche en un taller

    A la hora de salir de viaje puedes tener en cuenta estos consejos, no obstante, anticiparse y prevenir es lo mejor que puedes hacer antes de ponerte al volante. Por ello, lo más recomendable es que revises bien tu coche antes de salir de viaje y acudas a un taller que certifique que los frenos, las ruedas o el motor están en perfecto estado. Para ello, puedes utilizar el comparador de Talleres Mecánicos de Rastreator.com, con el que encontrarás rápidamente y de forma fácil centros que se encuentren cerca de ti.

Noviembre de 2016

COMPARAR COCHES, NEUMÁTICOS Y TALLERES

Dolores MoretRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Coches