Las averías aumentan un 16% debido a la falta de mantenimiento

15 de febrero 2017

El Real Automóvil Club de España (RACE) ha dado a conocer los resultados de su Barómetro de Averías. Se trata de un estudio basado en las asistencias que prestó a lo largo de 2016: de 1.217.000 servicios, 824.000 estuvieron relacionados con una avería que se produjo durante la conducción. Estas cifras sirven para estudiar la evolución del parque automovilístico español y la relación que tiene con los fallos mecánicos. Y la principal conclusión no deja lugar para las dudas: las averías han crecido un 16% respecto a 2015.

El crecimiento del problema tiene varias causas, pero, entre ellas, destaca la falta de mantenimiento. Hay situaciones que podrían haber sido detectadas en las revisiones periódicas que marcan los fabricantes como son los fallos de motor, que aumentaron un 14,6%, los del disco de embrague (45,8%) o los relacionados con la correa del alternador (32%).

Un programa de visitas

Además del desembolso económico que supone reparar las partes averiadas y las afectadas por el fallo, también crece el riesgo al volante. Así se ha observado en los problemas relacionados con los neumáticos y los discos de freno, sobre todo cuando la climatología es adversa: el mal estado de los primeros ha hecho que los fallos crezcan un 12,1% mientras que los segundos se han incrementando un 12%. Y es que la falta de mantenimiento no sólo puede ser la causante de una avería, también puede provocar accidentes de tráfico.

Por ello, lo más recomendable pasa por programar una serie de visitas al taller para revisar los elementos que están más expuestos al desgaste. De esta forma no sólo se reduce el riesgo de sufrir averías mecánicas, también se alarga la vida del coche mejorando su eficiencia y reduciendo el consumo y las emisiones.

Los fallos derivados de los accidentes crecen un 23,4%

Las cifras del Barómetro de Averías señalan a las baterías como la principal avería con más de 165.000 casos. Por detrás aparecen los problemas con los neumáticos y los accidentes de tráfico, que han registrado un aumento del 23,4% en comparación con 2015. Lo cierto es que todas las asistencias han aumentado, pero hay algunas cuyo crecimiento ha sido casi exponencial. Se trata de los fallos de la bomba y la inyección de coches diésel (su aumento del 47,2% supone un 6,4% del total) y del motor de arranque con un 17,6% más y un 4,1% del total.

Dentro de las 10 categorías que forman parte del Barómetro (motor, electricidad, neumáticos, accidente, embrague, refrigeración, cambio de marchas, alimentación, dirección y otros motivos), destacan, por encima de todo, los problemas relacionados directamente con el motor con un 37%. Eso sí, hay otras cifras reseñables como los casi 6.000 errores a la hora de repostar o los 870 descuidos con las llaves del vehículo.


COMPARAR COCHES DE SEGUNDA MANO

Elena SanzRastreator.com