El Seat Ibiza, el Ford Fiesta y el Golf son los coches más robados en España

15 de marzo de 2017

La compañía Techco Security, especializada en sistemas de seguridad, ha realizado un informe en el que ha analizado los robos de vehículos que tuvieron lugar en España a lo largo de 2016. Lo ha hecho recabando la información registrada en su Centro de Operaciones Remotas (SOC). Los resultados no sólo desvelan qué modelos son los más sustraídos, también en qué provincias se producen más hurtos y cuál es la metodología empleada para ello.

La gama media es la preferida por los ladrones y en concreto, tres modelos: el Seat Ibiza (39%), el Ford Fiesta (13%) y el Golf de Volkswagen (13%). Techco Security apunta a una serie de razones muy claras: son los más fáciles de robar, tienen menos sistemas de seguridad y son los más solicitados en el mercado negro de segunda mano de piezas. No son los únicos favoritos de los delincuentes, que también se decantan por el Audi Q7 y el Porsche Cayenne.

Atendiendo al resto de datos facilitados, Madrid es la provincia en la que más delitos de este tipo se cometen (52%), seguida por Málaga (10%) y Badajoz (6%). Los meses más proclives son noviembre y marzo y los lugares en los que más robos se produjeron fueron los aparcamientos de los centros comerciales (90%) y la propia calle. El 7% se produjo en las estaciones de servicio porque muchos conductores se dejan las llaves puestas y el 3% fue mediante el uso de la fuerza.

La tecnología, clave en los delitos

Techco Security también ha analizado las técnicas empleadas para abrir los coches y para arrancarlos. En algunos casos emplean un rompebombines para forzar la puerta y en otros un capturador o escáner de radiofrecuencia, una tecnología que se emplea cada vez más y que consiste en capturar el código de desbloqueo cuando el usuario abre o cierra su vehículo con el mando a distancia. Para poner en marcha el coche, se han detectado dos ‘modus operandi’: cambiar la centralita que gestiona el motor por otra que, previamente, han manipulado para anular el sistema de inmovilización electrónica o emplear una máquina que conectan a la toma OBD (On Board Diagnostics) y programa una llave nueva en blanco sin codificar.

Finalmente, el análisis informa sobre los tres destinos más habituales de los coches robados: desmontarlos para vender sus piezas, usarlos en atracos o en alunizajes y venderlos en otros países que, normalmente, suelen ser los de Europa del Este y Norte de África.


COMPARAR COCHES DE SEGUNDA MANO

Elena SanzRastreator.com