Francia dejará de vender coches de gasolina y diésel en 2040

07 de julio de 2017

El ministro francés de Transición Energética, Nicolas Hulot, ha revelado una decisión del Gobierno de Emmanuel Macron acerca de los motores de combustión: tienen los días contados. En el año 2040, Francia pondrá fin a la comercialización de vehículos propulsados por gasolina y diésel. Es una medida que forma parte del plan de acción emprendido contra el cambio climático y que sigue la misma línea que otras como la de limitar la circulación de este tipo de coches (especialmente los diésel) por el centro de la ciudad.

Su objetivo pasa por hacer converger la fiscalidad entre los vehículos de estos tipos de combustible en 5 años, una de las promesa que Macron hizo durante su campaña electoral. La última medida eleva sus ambiciones en materia medioambiental: pasa de reducir la cuarta parte de las emisiones para 2050 a la neutralidad del carbono para la misma fecha. Es decir, el nivel no deberá superar el volumen que podrá ser absorbido y situará a Francia a la misma altura de Suecia y Costa Rica, países pioneros en marcarse este reto.

 Ayudas para comprar

No son los únicos pasos que dará para preservar el medio ambiente. El Ejecutivo galo pondrá en marcha un programa de ayudas para personas con pocos medios que quieran deshacerse de su coche antiguo y comprar uno más limpio. Es una acción que impulsará la renovación del parque automovilístico hacia uno menos contaminante.

Finalmente, se han propuesto subir el peso relativo de las energías renovables al 32% en 2030 y, además, presentarán un proyecto de ley con el que pretenden prohibir cualquier nuevo proyecto de exploración y explotación de gas, petróleo y carbón.


COMPARAR COCHES DE SEGUNDA MANO

Elena SanzRastreator.com