El impuesto de matriculación se adapta al WLTP y subirá un 6%

17 de octubre de 2017

La nueva prueba WLTP no sólo mejorará el análisis de medición de emisiones, también exige que los países de de la Unión Europea (UE) se adapten a él. España es uno de ellos y por lo tanto se ha fijado como fecha límite el 31 de diciembre de 2018 para adecuar sus parámetros técnicos en lo que a matriculación y tasas se refiere. La primera consecuencia será que el impuesto de circulación subirá un 6%.

El WLTP se activó el 1 de septiembre de 2017 y se aplica a todos los coches homologados en Europa. Será en 2018 cuando se empiece a atribuir a los modelos matriculados y un año después entrará en vigor un método de medición aún más restrictivo, el RDE. Teniendo en cuenta esto, el Gobierno ha desarrollado una herramienta de correlación para tener en cuenta el diferencial del nivel de emisiones de CO2 registradas con el procedimiento NEDC y el nuevo WLTP.

Esta medida busca minimizar, con un cociente reductor, el impacto al alza sobre la tasa de matriculación durante el período transitorio de adaptación. Con la llegada del WLTP también crece la exigencia y sin esta decisión, aumentaría el pago para un mismo vehículo por parte de los conductores.

Sube la tributación

A pesar de ello, se prevé que un 6% de los coches tendrá que pagar una mayor tasa de matriculación debido al salto de tramo. Además, si el Gobierno mantiene esta adaptación, a partir de 2019, el 50% de los vehículos vería incrementado el pago de este impuesto. Esto sucedería al compararse la nueva RDE con los actuales tramos tributación basados en las emisiones de CO2 de los automóviles.


COMPARAR COCHES DE SEGUNDA MANO

Elena SanzRastreator.com