Madrid prohibirá la circulación de los coches más contaminantes en 2025

13 de marzo de 2017

En su objetivo por ser una ciudad de bajas emisiones basada en los principios de la sostenibilidad, Madrid ha hecho públicas una serie de medidas que adoptará a corto plazo. Entre ellas, hay dos que destacan por encima del resto: a partir de 2018 el límite de velocidad en la M-30 se rebajará a 70 km/h y en 2025 los coches más antiguos no podrán aparcar en la capital.

Estas decisiones forman parte del Plan A cuyo objetivo es mejorar la calidad del aire y para ello se busca bajar la intensidad del tráfico privado motorizado. Al hilo de ello, Madrid prohibirá a los coches más antiguos aparcar en la zona de Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) de la ciudad en 2020. Una restricción que se hará extensiva a la circulación de los mismos en 2025. La medida afectará a los vehículos de gasolina anteriores a 2000 y a los diésel matriculados antes de 2006 que, según el Área de Medio Ambiente y Movilidad, supondrán el 20% del parque automovilístico de Madrid.

La velocidad límite de la M-30 será de 70 km/h

Por otro lado, y a partir del año que viene, los límites de velocidad de la M-30 y de los accesos a la ciudad van a sufrir modificaciones. Los vehículos podrán circular, como máximo, a 70 km/h independientemente del nivel de contaminación. Actualmente la velocidad máxima en los citados tramos es de 90 km/h, excepto en los túneles. Esta medida no es nueva puesto que el Ayuntamiento de Madrid ya la aplica cuando hay episodios de alta contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2). Es el primer nivel ya que cuando es insuficiente, no dejan aparcar en las zonas del SER y en última instancia se prohíbe circular a los coches de matrículas pares e impares en días alternos.

Cumplir con la normativa europea

Otra de las medidas que Madrid implantará a partir de 2018 pasa por crear el Área Central Cero Emisiones en el corazón de la capital. Una zona a la que sólo podrán acceder residentes y vehículos autorizados y por la que quiere limitar la velocidad a 30 km/h. Y no sólo eso. Madrid exigirá que los taxis que renueven a partir de 2018 sean etiquetados como CERO o ECO y, además, su flota de autobuses será de bajas emisiones en 2020.

Aparte de reducir los niveles de contaminación por NO2, Madrid busca adecuarse a los límites que la Comisión Europea impuso en 2010. Y es que la capital de España los está incumpliendo y Bruselas ha abierto un procedimiento de infracción que podría acarrear sanciones considerables.


COMPARAR COCHES DE SEGUNDA MANO

Elena SanzRastreator.com