Renault desarrolla un sistema de inducción para recargar coches eléctricos en marcha

22 de mayo de 2017

Renault ha unido fuerzas con Qualcomm Technologies y Vedecom para poner en marcha una iniciativa cuyo objetivo pasa por recargar las baterías de un coche eléctrico mientras está en marcha. Un proyecto que ya tiene forma pues la primera prueba se ha llevado a cabo en una pista de situada en Satory (Versalles): la carga efectuada ha sido de 20 kW a una velocidad de 100 km/h en un par de Renault Kangoo Z.E. que circulaban al mismo tiempo en ambas direcciones.

Tal y como ha explicado la Directora de Investigación de Renault, Virginie Maillard, esta recarga dinámica se basa en la inducción. Las bobinas (alimentadas con electricidad) se instalan en el suelo y emiten un campo electromagnético que detecta a los vehículos cuando pasan por encima. Los coches, a su vez, llevan un dispositivo integrado con el que convierten esa electricidad para recargar sus baterías.

Qualcomm Technologies y Vedecom han sido los encargados de la primera parte del sistema que ha estado centrada en la pista de pruebas. Renault ha integrado la segunda fase en 2 Renault Kangoo Z.E., un proceso en el que también ha estado presente Vedecom. Además, será la responsable de poner en marcha una nueva fase. En ellas se examinará el funcionamiento y la eficacia de la transferencia de energía a los coches en diferentes escenarios prácticos.

El proyecto ‘Fabric’

Esta línea de investigación no sólo busca demostrar la viabilidad técnica, también trabaja con una visión de futuro. En Renault creen que la carrera por tener la batería más grande para gozar de una mayor autonomía tiene los días contados: cuanto mayor sea su tamaño, más espacio ocupan en los coches, más pesadas son y más compleja es su fabricación. Por ello, el sector investiga nuevas vías de recarga para ofrecer no sólo más autonomía, también una alternativa a los terminales de carga convencionales y al tiempo que se necesita para realizar una carga completa.

Estas acciones se engloban dentro del proyecto Fabric que nació en 2014 y continuará hasta diciembre de 2017. Se trata de una iniciativa que cuenta con 9 millones de euros de presupuesto financiados, en parte, por la Unión Europea (UE) y que está organizado por 25 socios de 9 países entre los que hay constructores de automóviles, fabricantes de equipos, proveedores de servicios y organismos de investigación sobre infraestructuras automovilísticas, viales y energéticas. Sus vías de trabajo tienen tres focos: la viabilidad tecnológica, la económica y la sostenibilidad socio-ambiental de la carga dinámica de los vehículos eléctricos inalámbricos.


COMPARAR COCHES DE SEGUNDA MANO

Elena SanzRastreator.com