La velocidad es un factor recurrente en el 20% de los accidentes mortales

10 de mayo de 2017

La Fundación Mapfre ha presentado el estudio ‘Velocidad y usuarios vulnerables’ con un objetivo claro: intentar concienciar a los conductores de la importancia de respetar los límites. No en vano, el informe pone de manifiesto que la velocidad inadecuada (sobre todo la excesiva) se ha convertido en uno de los principales riesgos para la seguridad vial: fue un factor concurrente en el 20% de accidentes mortales que tuvieron lugar en 2015. Y es que, según la Fundación Mapfre, 10 km/h pueden suponer la diferencia entre un accidente leve y uno mortal.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerda que un incremento en la velocidad está directamente relacionado con un aumento en las probabilidades de que haya un accidente de tráfico con graves consecuencias. No en vano, cuanto más rápido vaya el coche, mayor es la distancia recorrida para que el conductor reaccione y el vehículo responda. La OMS señala que a 50 km/h, el usuario necesita 36 metros para detener el coche mientras que si circula a 40 km/h, podría pararlo en 20 metros.

Así las cosas, el informe señala que la velocidad fue un factor concurrente en el 20% de los accidentes mortales de 2015, año en el que fallecieron 300 personas en las carreteras. Teniendo en cuenta las valoraciones de los agentes en el momento en el que se produjeron los hechos, la velocidad inadecuada estuvo presente en el 9% de los accidentes con víctimas ocurridos en 2015, un porcentaje que se va hasta el 16% cuando el accidente tuvo lugar en vías interurbanas según la Dirección General de Tráfico (DGT).

Disminuir un 4% los accidentes mortales

Las cifras sobre la velocidad recogidas en el estudio apuntan que el 68% de las denuncias de la DGT en el citado año fueron por velocidad: 1.212.711 de coches fueron denunciados en controles y el resto fueron sancionados por sistemas automatizados. Comparando estos números con los de 2014, el número de coches denunciados subió del 4 al 4,6%. Respecto a los propios conductores, entre el 20 y el 50% superan los límites establecidos en las autopistas cuando hay tráfico fluido. En el caso de las vías urbanas, estos porcentajes son mayores: van del 20 al 80% según el Consejo Europeo de Transportes (ETSC).

Finalmente, la Fundación Mapfre estima que una reducción del 1% en la velocidad media del tráfico tendría como consecuencia una disminución del 2% de los accidentes con lesiones, del 3% de los accidentes con lesiones graves y de un 4% de los accidentes fatales.


COMPARAR COCHES DE SEGUNDA MANO

Elena SanzRastreator.com