Reforma fiscal: ¿Cómo afecta a los Planes de Pensiones y al seguro de Vida Ahorro?

 

 

  • La reforma fiscal aprobada por el Gobierno el pasado 27 de noviembre entrará en vigor el 1 de enero de 2015.
  • Una de las novedades que incluye es la creación de un nuevo instrumento de ahorro: Plan de Ahorro a Largo Plazo.

 

El 28 de noviembre el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó la Ley 26/2014, de 27 de noviembre con la que se daba luz verde a la reforma fiscal. Esta normativa, que entrará en vigor el 1 de enero, recoge los cambios fiscales que afectarán a gran parte de los ciudadanos.

La reducción de los tramos de IRPF de 7 a 5 así como la rebaja de los tipos, la deducción por el alquiler de vivienda de la que se beneficiaban los que tuvieran una base imponible inferior a los 24.107 euros o la reducción del impuesto de sociedades son algunos de los cambios que empezarán a aplicarse con la entrada del nuevo año.

A partir de enero de 2015, instrumentos de ahorro como los seguros de Vida o los Planes de Pensiones sufrirán cambios que afectarán, por ejemplo, al período mínimo de permanencia en ellos o a su fiscalidad. Además, la reforma fiscal viene de la mano de la creación de un nuevo producto: el Plan de Ahorro a Largo Plazo.

Plan de Ahorro 5: nuevo instrumento a largo plazo

Los Planes de Ahorro a Largo Plazo, conocidos también como Plan de Ahorro 5, son un instrumento de nueva creación dirigido a los pequeños inversores. El ahorro de estos planes se canaliza a través de uno o varios seguros de Vida individuales, denominados Seguros Individuales de Vida a Largo Plazo (SIALP), o de una Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo (CIALP), integrada por depósitos y/o contratos financieros.

Un plan por contribuyente

Los contribuyentes que se decanten por contratar un Plan de Ahorro a Largo Plazo deben saber que sólo pueden ser titulares de uno de forma simultánea y, además, no podrán hacer aportaciones de más de 5.000 euros al año ni disponer parcialmente del capital que se vaya constituyendo.

El Plan de Ahorro a Largo Plazo se considerará abierto desde el primer momento en que el contribuyente pague la primera prima del seguro de Vida Ahorro o realice la primera aportación monetaria a la Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo. Del mismo modo, se considerará cerrado cuando el inversor así lo manifieste o si incumple el límite máximo de aportaciones.

Exención de las rentas

Una de las principales características de este producto es que las rentas generadas quedan exentas, es decir, los rendimientos generados a través de la cuenta corriente o el seguro de Vida no tributarán por IRPF. Eso sí, siempre que se mantenga la aportación anual al plan durante, como mínimo, 5 años y que la inversión anual no sea superior a los 5.000 euros.

En el momento de contratación del producto las entidades tienen que informar a sus clientes de los efectos fiscales que tiene “efectuar disposiciones con anterioridad o posterioridad al transcurso de los 5 años desde la primera aportación”.

Incumplimiento

¿Qué pasa si el contribuyente deposita en el Plan de Ahorro a Largo Plazo más de 5.000 euros o dispone del capital resultante antes del plazo fijado? En ese caso, la legislación advierte que “la entidad deberá practicar una retención o pago a cuenta del 19% sobre los rendimientos del capital mobiliario positivos obtenidos desde su apertura”. Se incluyen también los que pudieran obtenerse con motivo de la extinción de éste.

Capital asegurado

La aseguradora o la entidad de crédito con la que se suscriba este plan deben garantizar al inversor, como mínimo, la percepción del 85% de las primas que haya pagado o del dinero depositado en la cuenta cuando venza la póliza individual de Vida o cada depósito o contrato financiero.

Movilización

Otra característica de los Planes Ahorro 5 es que, al igual que ocurre entre los fondos de pensiones, es posible su movilización entre seguros y depósitos sin que el inversor pierda el beneficio fiscal. Es decir, los contribuyentes podrán trasladar su dinero de un Plan Ahorro a Largo Plazo a otro.

Planes de Pensiones

La reforma fiscal ha cambiado algunos puntos referentes a los Planes de Pensiones.

Cantidad máxima deducible

Desde el 1 de enero de 2015 los contribuyentes sólo podrán desgravarse como máximo 8.000 euros de las aportaciones que realicen a este instrumento de ahorro o un 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo o actividades económicas. Se reduce así el capital deducible, que antes estaba establecido en los 10.000 euros (12.000 en el caso de los mayores de 50 años o el 50% de los rendimientos del trabajo).

Rescate del Plan de Pensiones

Antes de la reforma, los que quisieran rescatar el dinero depositado en un Plan de Pensiones sólo podían hacerlo si se daban algunas de las contingencias que capacitaban para ello. Por ejemplo, en caso de jubilación, de paro de larga duración o de enfermedad grave. A partir de 2015, este dinero se podrá hacer líquido, también, a partir del décimo año desde que se comenzaron a realizar aportaciones.

Eso sí, las aportaciones de capital realizadas antes del 31 de diciembre de 2015, junto con los rendimientos que hayan generado, no podrán ser rescatadas antes del 1 de enero de 2025.

¿Cómo tributa?

Tras la reforma los Planes de Pensiones van a seguir tributando como renta del trabajo en la base general, pero se incluye con una modificación, y es que los tipos marginales bajan en 2015 y vuelven a hacerlo en 2016. Así, el tipo máximo que hasta 2014 era del 52% se reduce hasta el 47% en 2015 y al 45% en 2016, mientras que el mínimo cae del 24,75 al 20% en el primer año y al 19% en el segundo.

Rescate en forma de capital

A la hora de rescatar un Plan de Pensiones existen diferentes vías: renta, capital y mixta. Pues bien, los que decidan recuperar el dinero en forma de capital podrán seguir beneficiándose de una reducción del 40% siempre y cuando las aportaciones se hayan hecho antes del 2007. Eso sí, la reforma fiscal incluye una salvedad: sólo se podrá aplicar a aquellos que dispongan del dinero el ejercicio en el que se jubilen (o tenga lugar la contingencia asegurada, por ejemplo, paro de larga duración) o en los 2 años siguientes.

Seguros de Vida

Todas aquellas pólizas de Vida que se hubieran formalizado antes del 1 de enero de 2007 y en las que el contribuyente sea, al mismo tiempo, el contratante, el asegurado y el beneficiario podrán transformarse en Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), producto que ve reducido su periodo de permanencia de los 10 a 5 años.

Eso sí, para que se pueda llevar a cabo esta transformación deberán cumplirse los siguientes requisitos:

  • Que desde que se produzco el pago de la primera prima hayan transcurrido 5 años.
  • Que el límite máximo anual satisfecho en concepto de primas durante los años en los que ha estado en vigor el seguro no haya superado los 8.000 euros.
  • Que el importe total de las primas acumuladas por cada contribuyente no haya superado los 240.000 euros.

Modificación de la tributación

Otro de los cambios que afectan a los seguros de Vida es lo que respecta a cómo tributan los beneficios. En 2015, las ganancias inferiores a los 6.000 euros tributarán un 20% y en 2016 un 19%. Estos rendimientos cotizaban en 2014 al 21%. En el caso de que los rendimientos se sitúen entre los 6.000 y los 50.000 euros el porcentaje aplicable sería el 22% durante el año que viene y 21% dentro de 2. Por último, los beneficios que estén por encima de los 50.000 euros tributarán en 2015 un 24% y en 2016 un 23%.

¿Qué instrumento de ahorro elegir?

¿Plan de Pensiones o seguro de Vida Ahorro, Planes de Previsión Asegurados (PPA), Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) o Planes Colectivos de Empresa? A la hora de elegir una forma de ahorro los inversores tienen una amplia oferta entre la que elegir. Además, la reforma fiscal incorpora un nuevo producto, el Plan Ahorro 5, que se presenta como una alternativa o complemento al resto de productos y que dará beneficios fiscales a sus contratantes.

Ahora bien, antes de decantarse por un producto u otro hay que tener en cuenta varios factores como el momento en el que se puede recuperar el dinero depositado o la fiscalidad que se les aplica. Es importante tener claro cómo tributan estos productos para elegir el que más nos conviene.


COMPARAR HIPOTECAS, DEPÓSITOS Y PRÉSTAMOS

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Finanzas