Financiar las compras navideñas, ¿tarjeta o préstamo?

  • Las tarjetas de crédito permiten pagar las compras de manera aplazada
  • Para cubrir gastos imprevistos y no muy elevados es posible recurrir a la tarjeta de crédito
  • Los préstamos personales están destinados a adquirir productos de coste más elevados

prestamos-navidad-rastreator-com

Este año cada hogar español tiene intención de gastarse 682 euros en sus compras navideñas, lo que supone un 4% más que hace un año, cuando la media de gasto se situó en 655 euros, según datos del Estudio de Consumo Navideño 2016, realizado por la consultora Deloitte. Y es que para el 74% de los españoles encuestados la situación económica de España es estable o ha mejorado durante 2016. No obstante, otro de los datos que revela el estudio es que el consumidor se sigue manteniendo cauto, por lo que su gasto será todavía moderado.

Y es que lo ideal para que las Navidades no se vayan de las manos es establecer un presupuesto máximo, acorde a la situación económica de cada persona. Sin embargo, aquellos que no tengan suficiente con sus ingresos, tienen la opción de recurrir a distintos modelos de financiación externa. Entre los más populares destacan las tarjetas de crédito y los préstamos personales.

¿Tarjeta de crédito o préstamo?

Antes de elegir la forma de financiación es importante tener en cuenta diversos aspectos. Principalmente, hay que plantearse 2 cuestiones: cuánto dinero necesito, y en cuánto tiempo seré capaz de devolverlo. Una vez se tengan claras estas cuestiones se podrá decidir qué tipo de producto es el más adecuado para cada caso concreto.

Tarjetas, para gastos menores e inesperados

La temida cuesta de enero llega tras haber pasado el periodo navideño de vacaciones en el cual, además de los gastos habituales de la hipoteca o las facturas, se acumulan otros propios de la época, como puede ser un mayor gasto en alimentación, ocio, viajes y, cómo no, regalos.

Aunque no se trata de un importe muy elevado, hacer frente a este desembolso puede ser misión imposible para muchos. Por eso, muchos optan por el dinero a crédito. Y es que gracias a las tarjetas de crédito es posible hacer compras y efectuar el pago con posterioridad. De esta forma, el consumidor puede pagar sus deudas o hacer las compras habituales, aunque en ese momento no disponga de liquidez suficiente y éstas le serán cobradas posteriormente. Será la entidad la que determinará cuándo es posible saldar esta deuda, si a principios del mes siguiente, en 3 meses, 6 o incluso devolverla a plazos. Del mismo modo determinará si cobra alguna comisión por este pago aplazado, o establece algún tipo de interés. En muchas ocasiones, las entidades ofrecen este saldo de manera gratuita, siempre y cuando el cliente cumpla con las condiciones impuestas. Esto puede ser de mucha utilidad para determinados picos de gastos como sucede con el periodo navideño. Pero hay que tener cuidado ya que en caso de no cumplir con las condiciones o los plazos de pago previstos, las comisiones e intereses aplicados pueden llegar a ser bastante elevados, con una TAE que suele rondar el 25%.

Por este motivo, este producto suele estar destinado a cubrir pequeños gastos o imprevistos y no a financiar grandes compras. Para ello, la opción más adecuada suele ser un préstamo personal.

Préstamos, para compras de mayor importe

Los préstamos personales suelen contratarse para financiar un producto concreto de un coste elevado, cuyo importe suele ser superior a 3.000 euros. Así, por ejemplo, en Navidad los préstamos podrían destinarse a financiar un regalo importante como un coche o un viaje.

La ventaja que tienen es que los intereses y comisiones suelen ser inferiores a los de las tarjetas, con una TAE que suele rondar el 10%, aunque depende de la cantidad a financiar y el tiempo que se tarde en devolver. No obstante, los criterios para su concesión serán mucho más estrictos, ya que la entidad necesitará garantías fiables de que puedas devolverlo.

Por otro lado, al tratarse de un importe mayor, el plazo de devolución para estos productos suele ser medio-largo, pero para ahorrar lo máximo posible lo mejor es devolver el dinero lo más rápido posible. Por otro lado, además de los intereses, es importante tener en cuenta el resto de comisiones que entran en juego como pueden ser la de estudio o apertura y que hacen que el producto se encarezca.

Encuentra la mejor opción en Rastreator.com

La demanda de préstamos durante la época navideña ha hecho que muchas entidades diseñen productos específicos para cubrir esta necesidad. No obstante, antes de decantarse por uno, hay que tener claras las necesidades de cada persona y en función a eso elegir un tipo de producto, una vez se hayan valorado sus características, condiciones y comisiones.

Para que esta tarea sea más sencilla, es posible usar el comparador de Finanzas de Rastreator.com con el que es posible informarse de las características de diferentes Préstamos Personales y  de Tarjetas de Crédito.

Diciembre de 2016


COMPARAR HIPOTECAS, DEPÓSITOS Y PRÉSTAMOS

Cynthia RosellRastreator.com