Renta vitalicia inmobiliaria

  • La renta vitalicia inmobiliaria ayuda a los pensionistas a conseguir más liquidez si cuentan con una vivienda en propiedad.
  • Los herederos pierden sus derechos sobre la vivienda.

La jubilación es una preocupación para una gran cantidad de personas, que temen que sus ingresos puedan disminuir mucho una vez que dejen de trabajar. La disminución del valor de las pensiones públicas en los últimos años, así como la falta de una cultura del ahorro, puede hacer que algunos jubilados empiecen a pasar apuros económicos en esta fase de su vida.

Por otra parte, España es un país de propietarios. Según un informe de la agencia de rating Fitch, en 2014 el 77% de los hogares españoles vivían en régimen de propiedad. Es una de las cifras más altas del mundo y destaca sobre los vecinos europeos. En países como Alemania esta proporción no llega al 55%.

Por eso, es habitual que en España las personas lleguen a la tercera edad con una casa en propiedad, pero con unos ingresos bajos. Para compensar estas circunstancias, existen productos financieros que pueden ayudar a que los mayores mantengan su nivel de vida gracias a su vivienda, sin que por ello tengan que dejar de residir en ella. Uno de ellos es la renta vitalicia inmobiliaria.

Vender la vivienda, pero sin abandonarla

La renta vitalicia inmobiliaria es una herramienta financiera que permite al propietario de una vivienda obtener una cantidad de dinero todos los meses sin dejar de vivir en ella. La transacción se produce a la muerte de propietario o propietarios, cuando el pagador de la renta se queda con la propiedad del inmueble.

A efectos prácticos se trata de una compraventa de la propiedad, pero los vendedores se reservan el derecho usufructo de la vivienda y, además, el comprador se compromete al pago de una renta mensual previamente acordada mientras viva el vendedor. Además, el comprador de la vivienda pasa a ocuparse de los gastos relativos a la propiedad, como el IBI o los recibos de la comunidad de vecinos.

La cuota

Para determinar la cuota mensual que recibirá el vendedor del inmueble, hay que tener en cuenta varios factores. Por una parte, hay que tener en cuenta el valor del inmueble, al igual que en cualquier otra compraventa de propiedades. Para esto es importante conocer la localización de la casa, su tamaño y características, así como el estado en el que se encuentra. Cuanto mayor sea el valor del bien que se va a vender, mayor será también la cuota que recibirá el vendedor.

Pero en este tipo de operación hay que tener en cuenta un segundo factor: la edad de las personas que venden. Para el comprador no es lo mismo pagar una cuota vitalicia durante 10 años que hacerlo 20. Por eso, la edad de los vendedores es un factor tan importante como el valor del inmueble para calcular la cuota; cuanto más mayores sean, mayor cantidad de dinero recibirán.

Pago inicial

Otra opción es que los propietarios reciban un gran pago inicial por su vivienda, en lugar de una renta vitalicia. En este caso es más fácilmente comprensible la figura de la compraventa. Simplemente el propietario vende su vivienda y mantiene el usufructo de la misma de por vida.

En ocasiones, especialmente si la vivienda tiene un alto valor, puede optarse por una fórmula mixta: una cantidad importante de dinero al principio, y después una renta mensual vitalicia.

El comprador

La fórmula de la renta inmobiliaria vitalicia suele ser empleada por bancos y sociedades de inversión financieras, para generar un stock de viviendas a medio plazo. Por eso, la mayor parte de las ofertas a las que pueden acogerse los mayores, en este caso son de instituciones bancarias.

No obstante, también existen particulares que utilizan este producto para comprar una vivienda a un precio más económico. Además, existen empresas que se dedican a poner en contacto a los posibles interesados para que lleguen a acuerdos por la compraventa con rentas vitalicias, sin necesidad de contar con un banco en el proceso.

Obtener una renta vitalicia por la vivienda

Una renta vitalicia inmobiliaria puede ser una opción muy interesante para los propietarios de una o varias viviendas que tengan problemas para afrontar sus gastos diarios después de la jubilación. Sin necesidad de abandonar su casa pueden hacerse con un complemento económico a su pensión, además de despreocuparse de buena parte de los gastos que acarrea tener una vivienda en propiedad. Suele ser la opción preferida de las personas mayores sin hijos, o cuando éstos tienen alguna otra propiedad.

Los posibles compradores, en tanto que ya son propietarios de la vivienda, pueden obtener una hipoteca para comprarla, con la ventaja de que probablemente tendrán que pedir menos dinero que para comprar un inmueble de la manera tradicional. Además, con el comparador de Hipotecas de Rastreator, es más fácil encontrar el préstamo inmobiliario con las mejores condiciones.

Agosto de 2015


COMPARAR HIPOTECAS, DEPÓSITOS Y PRÉSTAMOS

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Finanzas