¿Te interesa anular tu hipoteca multidivisa?

  • La mayoría de hipotecas multidivisa que se firmaron antes de la crisis económica se realizaron en yenes y francos suizos
  • Según la Asociación de Afectados por la Hipoteca Multidivisa HDM, existen más de 65.000 familias afectadas por las hipotecas multidivisa

Antes de la crisis económica algunas entidades bancarias comenzaron a comercializar ciertos productos como las hipotecas multidivisa. Aunque al principio se vendían como créditos con muchas ventajas para los clientes, tiempo después han surgido demandas por parte de algunos usuarios. Afirman sentirse estafados, ya que han perdido mucho dinero y han visto como la suma por la que se hipotecaron no ha parado de crecer. De hecho, la Asociación de Afectados por la Hipoteca Multidivisa HDM, informa de que existen actualmente más de 65.000 familias españolas afectadas por estos tipos de créditos. Por su parte, la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) estima que existen 70.0000 préstamos multidivisa comercializados en España. Con 200.000 euros de media por hipoteca, calculan que los bancos acumulan un total de 13.160 millones de euros en este tipo de créditos.

¿Cómo funcionan?

Las hipotecas multidivisa son un tipo de crédito que se contrata en euros y se paga en una divisa extranjera. Según Asufin, un 46% de los préstamos de este tipo que se realizaron antes de la crisis económica era en yenes y el 52% en francos suizos. La principal diferencia con las hipotecas convencionales es que los intereses y el capital pendiente de amortizar se calculaban en función de las fluctuaciones de la divisa en la que se había contratado y no mediante el euríbor, referencia del 90% de las hipotecas que se firman en España. Este tipo de hipotecas se vendían con unas condiciones muy ventajosas para los clientes porque en el momento en el que las contrataban (entre 2005 y 2008 hubo un boom en este tipo de créditos), algunas divisas estaban muy bajas, como es el caso del yen, en mínimos históricos. De esta forma, el hipotecado vivía en euros, pero pagaba una hipoteca en una divisa que estaba mucho más baja. Por ello, si el euro se mantenía fuerte frente a la moneda extranjera, le beneficiaba. Por ejemplo, en el verano de 2008 el euro estaba muy alto y se llegó a situar en los 170 yenes.

No obstante, lo que poca gente sabía es que si la divisa extranjera se disparaba o el euro bajaba, le perjudicaba, porque las cuotas aumentaban. De esa forma, al llegar la crisis, el euro se hundió un 33% hasta llegar a los 115 yenes y no paró de bajar hasta llegar a un mínimo por debajo de los 95 yenes en julio de 2012, por lo que las cuotas mensuales comenzaron a crecer. Por ejemplo, si a un hipotecado le habían concedido a principios de 2008 un crédito de 500.000 euros y tenía una cuota mensual de 1.700, después de la depreciación de la moneda tenía que pagar 2.465 euros, un 45% más.

Con la hipoteca multidivisa, si la moneda extranjera se dispara o el euro baja, las cuotas mensuales de la hipoteca suben

Inconvenientes de la hipoteca multidivisa

Las consecuencias del aumento del yen no sólo se notaron en la cuota mensual, sino que la deuda en euros a amortizar en el banco también creció. Muchas de las personas que firmaron hipotecas multidivisa vieron que el capital prestado por la entidad también había crecido en torno a un 45% con respecto a principios de 2008, a pesar de que llevaban años pagando cuotas mensuales. Es decir, si en su momento se había pedido una hipoteca de 300.000 euros, ahora el importe total de la deuda aumentaba, por ejemplo a 435.000. El problema es que algunas entidades no explicaron de manera clara que la fluctuación de la divisa no sólo afectaba a la cuota, sino también al importe de la deuda. Según un estudio de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) los españoles con hipoteca multidivisa han llegado a perder una media de 200.000 euros en cada préstamo.

Sentencia del Tribunal Supremo

Aunque en un principio las hipotecas multidivisa parecían tener unas condiciones muy ventajosas para los clientes, eran más complicadas de lo que parecían. Por ello, aunque se dirigían a profesionales con conocimientos en el mundo de las finanzas, muchos afectados denuncian que los bancos no tuvieron en cuenta su perfil a la hora de la concesión. Por ello, el Tribunal Supremo emitió una sentencia el 30 de junio de 2015, en la que declaró que las hipotecas multidivisa eran “instrumentos financieros derivados”, por lo que las entidades prestamistas quedaban sujetas a la Ley de Mercado de Valores, que ampara a los consumidores. Este hecho hace que las entidades bancarias cuenten con la obligación de dar al cliente información y evaluar sus conocimientos y experiencia para verificar que efectivamente, comprende los riesgos al adquirir una hipoteca multidivisa.

Esta sentencia del Tribunal Supremo abrió la puerta a que los afectados por las hipotecas pudiesen reclamar su situación, ya que con la nueva calificación estaban más protegidos. De esta forma, además podían solicitar la nulidad de los créditos en divisas y que la deuda se recalculase en euros.

Nulidad de las hipotecas multidivisa

Desde la sentencia del Tribunal Supremo, se han anulado varias hipotecas multidivisa en España. Según Asufin, el 80% de las resoluciones por hipoteca multidivisa en 2016 fueron favorables para los afectados, lo que refleja “una clara mejoría respecto a los años anteriores”. Además, este último año han aumentado los procesos por este tipo de hipotecas, ya que sólo en el primer semestre se resolvieron un total de 59 litigios, 9 más que el total de 2015.

El 80% de las resoluciones por hipoteca multidivisa en 2016 fueron favorables para los afectados

La asociación explica en su portal que hace unas semanas, se declaró nula una hipoteca multidivisa que se firmó en francos suizos. El afectado pedía la nulidad y que se condenase a la entidad bancaria a otorgar un préstamo tradicional y la devolución de las cantidades indebidamente cobradas, para lo que debía recalcular el capital que se adeudaba. Finalmente el juez declaró la nulidad de la cláusula multidivisa, lo que ha conllevado a la anulación de todas las operaciones efectuadas en francos suizos y su integración en euros desde el momento de la constitución del préstamo. Aunque la cláusula era clara, sencilla y comprensible, no se proporcionó “la debida información” al usuario.

Consultar con un abogado

El hecho de que este tipo de productos se vendiese a particulares sin conocimientos financieros y sin ningún tipo de transparencia, anima a muchos particulares a pedir la anulación de su hipoteca y solicitar que se recalcule en euros. Para ello, se puede acudir a la vía judicial y reclamar la hipoteca. No obstante antes de esto se debe acudir a un abogado experto que estudie el caso concreto del usuario. De esta forma, el profesional podrá estudiar cómo se produjo el proceso de contratación y la viabilidad de acudir a los tribunales de justicia para demandar la nulidad total o parcial de la hipoteca mediante una demanda.

Antes de acudir a la vía judicial, se debe acudir a un abogado experto que estudie el caso concreto del usuario

Cláusulas y condiciones

Antes de pedir una hipoteca se aconseja a los usuarios fijarse bien en las cláusulas del crédito y las condiciones que imponga la entidad bancaria. Además, tampoco es aconsejable quedarse con la primera hipoteca, por lo que se debe comparar entre los diversos créditos que ofrecen las aseguradoras. Para ello puedes utilizar el comparador de Hipotecas de Rastreator.com, con el que podrás ahorrar tiempo y dinero y encontrar el crédito que más se adapte a tu situación.


COMPARAR HIPOTECAS

Dolores MoretRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Hipotecas