¿Qué es la intermediación hipotecaria?

  • El intermediador se encarga de realizar un análisis financiero profundo del cliente, además de gestionar la negociación con las diferentes entidades y de conseguir las mejores condiciones para el usuario
  • En caso de conflicto el intermediador es la figura encargada de arbitrar entre ambas partes para que ninguna salga perdiendo

Durante la crisis vivida en España el mercado inmobiliario se vio especialmente afectado. Tanto es así que en el segundo semestre de 2013 se registró la cifra más baja desde que comenzó la crisis, con un total de 140.747 transacciones, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). No obstante, esta cifra ha ido remontando de manera progresiva de tal forma que durante los primeros 6 meses de 2017 se registraron 235.672 operaciones, lo que supone un 13,15% más que el mismo periodo del año anterior.

Con estos datos, se puede observar cómo el mercado del ladrillo vuelve a tener movimiento, y esto hace que, en consecuencia, se activen otros, como por ejemplo el financiero. Y es que hoy en día, para poder comprar una vivienda lo más común sigue siendo pedir una hipoteca. Se trata de una operación que puede ser más complicada  y lenta de lo que en principio puede parecer.

Y precisamente, de la necesidad de agilizar y simplificar todo el trámite que entraña solicitar financiación al banco, surge la intermediación hipotecaria. Aunque en España todavía se trata de un servicio bastante desconocido, en otros países de Europa funciona desde hace ya varios años con muy buenos resultados.

¿En qué consiste?

La intermediación hipotecaria se centra principalmente en ayudar al usuario a encontrar la hipoteca ideal tras haber realizado el estudio de su situación económica. De esta forma, el intermediador se encarga de realizar un análisis financiero profundo del cliente, además de gestionar la negociación con las diferentes entidades y de conseguir las mejores condiciones para el usuario.

Al hilo de esto, la figura del intermediador se encargará de mantener la comunicación con el banco tanto de forma escrita como a través del teléfono, así no hará falta que el cliente tenga que realizar visitas constantes a la entidad, como suele ser habitual. Además, en caso de que surgiera un conflicto entre el banco y el cliente, el intermediador es la figura encargada de arbitrar entre ambas partes para que ninguna de las salga perdiendo.

Equipos especializados en mediación

Cuando la vivienda perfecta aparece llega el momento de empezar a visitar bancos y hacer números. Es entonces cuando surgen las dudas, que unidas al desconocimiento del mundo financiero, pueden hacer de éste proceso algo complejo y lento. Y ahí es cuando entra en juego la figura del intermediador.

Y es que normalmente la intermediación hipotecaria se realiza por expertos especializados en técnicas mediadoras con amplios conocimientos jurídicos. Así, a la hora de comunicarse con la entidad bancaria, se eliminan las barreras que suponen comprender los términos jurídicos y financieros utilizados. Además, cuando llega el momento de la negociación de condiciones, el intermediador siempre va a velar por el interés del cliente, buscando los mejores términos para éste.

¿Cómo es el proceso?

Una vez que el cliente encuentra la casa que busca, debe ponerse en contacto con su intermediador para que este pueda poner en funcionamiento la operación, que generalmente, se divide en tres pasos.

Análisis

Es el punto de partida. El intermediador se encargará de recopilar toda la información financiera del usuario y, una vez conseguida, analizará el caso detenidamente. De esta forma, estudiará la viabilidad del proyecto y una vez que haya obtenido todas las conclusiones se lo comunicará al usuario. Este paso es muy importante, ya que dependiendo del resultado final, se podrá pasar al siguiente punto o no.

Información al cliente y solicitud

Llegados a este punto el intermediador se encargará de consultar a las diferentes entidades bancarias. Esto implica la negociación de condiciones con todas y cada una de ellas para conseguir las mejores condiciones para el cliente. De esta forma, una vez que haya recopilado todas las propuestas, puede entregárselas al usuario y que éste valore a qué banco decide solicitar la hipoteca. Además, en el caso de que el cliente tuviera dudas, el intermediador sería el encargado de resolverlas.

Formalización

El último paso es la firma de condiciones, primero con la entidad y más tarde con el notario. Una vez hecho esto, el proceso habría llegado a su fin.

De esta forma y con la figura del intermediador presente, el cliente finalmente habría conseguido la mejor hipoteca sin tener que recorrer todas y cada una de las entidades, y sin necesidad de realizar personalmente la negociación de la misma.

Encontrar la mejor hipoteca

La firma de una hipoteca es algo muy importante ya que vinculará al cliente con la entidad durante un buen número de años. Es por ello que obtener unas buenas condiciones es algo fundamental. Para poder encontrar la hipoteca más rentable una herramienta muy útil es el comparador de hipotecas de Rastreator.com. Con solo introducir el importe y el periodo de tiempo en el que se quiere devolver el dinero, en tan solo unos minutos se obtendrán todos los resultados.

Noviembre de 2017


COMPARAR HIPOTECAS