¿Comprar o alquilar?

Rastreator ventajas y desventajas compra y venta de viviendaAcabas de encontrar un trabajo, comienzas a vivir solo o en pareja y llega el momento en que te planteas tu futuro en la ciudad donde te encuentras. Ahora te asaltan las dudas, ¿es momento de comprar o alquilar una vivienda?

Si piensas vivir más de cinco años en el mismo hogar y cuentas con ahorros suficientes, es hora de calcular tu hipoteca y adquirir una vivienda. Si, por el contrario, todavía prefieres tener libertad para moverte geográficamente y tu dinero no alcanza para el desembolso inicial de un préstamo hipotecario, es mejor optar por el alquiler. Aquí te damos algunos consejos que te ayudarán a despejar tus dudas.

¿Cuál es la mejor opción?

Aunque la situación personal y el precio del inmueble son fundamentales a la hora de decidir si convertirse en propietario o seguir siendo inquilino, es conveniente valorar todos los pros y contras de cada opción.

 

Compra

Ventajas
Desventajas
Precios bajos
Desembolso inicial
Seguridad para la jubilación
Tipos de interés
Revalorización del inmueble
Dificultades de movilidad geográfica
Posibilidad de hacer reformas
Numerosos gastos
Opción de alquilar tu propia vivienda
Dificultad para alquilar la vivienda en determinadas ciudades
Oferta de hipotecas competitivas
Posibilidad de perder la vivienda en caso de no pagar

Ventajas

Precios bajos

La caída en picado del Euríbor en los últimos meses ha posibilitado una mejora en los tipos de interés de las hipotecas, lo que ha permitido que las comisiones se abaraten y las condiciones para acceder a las mismas sean mucho más flexibles. Por eso, resulta más económico solicitar un préstamo hipotecario a día de hoy que hace un año o más.

Seguridad para la jubilación

Adquirir una vivienda supone gozar de cierta seguridad de cara al futuro. La tranquilidad de tener un inmueble en caso de que durante la jubilación se presente algún problema económico es una ventaja muy importante para el comprador.

Revalorización del inmueble

Después de sufrir una importante pérdida de valor durante la crisis económica, el precio de los inmuebles está empezando a recuperarse. Esto indica que si se compra una vivienda, ésta tenderá a revalorizarse en el futuro.

Posibilidad de hacer reformas

Convertirse en propietario también supone tener todos los derechos sobre la vivienda, lo que permite poder realizar las reformas que se consideren oportunas sin necesidad de pedir autorización.

Opción de alquilar tu propia vivienda

Poseer una vivienda brinda la posibilidad de alquilarla con el objetivo de obtener un beneficio económico. En el supuesto en el que cambien las condiciones económicas del propietario y éste se vea en la necesidad de alquilarla, será relativamente sencillo ya que la demanda de arrendamiento es muy alta.

Oferta de hipotecas competitivas

Los bajos precios históricos del Euríbor están provocando que los bancos tengan que hacer su oferta más competitiva con el objetivo de destacar sobre el resto. Esto supone un beneficio para el comprador, que goza de un préstamo Hipotecario con mayores ventajas.

Desventajas

Rastreator ventajas y desventajas comprar viviendaDesembolso inicial

El desembolso inicial en la adquisición de la vivienda es una de las mayores desventajas a las que se enfrenta el comprador. Para adquirir un inmueble es necesario tener ahorrado al menos el 30% del mismo. Así, para una vivienda por valor de 250.000 euros se necesitarán al menos 75.000 euros. De éstos, un 20% estará destinado a la parte que el banco no financia y un 10% a impuestos y gastos iniciales.

Tipos de interés

Dado que el Euríbor se sitúa en mínimos históricos, es necesario ser precavido ya que puede experimentar una subida en cualquier momento. Esto supondría importantes incrementos en las mensualidades de las hipotecas de tipo variable.

Dificultades de movilidad geográfica

Al hacerse con una vivienda, el comprador asume que esa constituirá su domicilio habitual ahora y en el futuro, por lo que la movilidad geográfica será mucho más limitada.

Numerosos gastos

Convertirse en propietario supone hacer frente a una serie de gastos que un inquilino casi nunca tendrá que asumir. Pago de impuestos, tributos municipales, gastos de comunidad y de alta por suministros, seguro de Vida, seguro de Hogar o posibles reparaciones son algunos de los gastos más comunes.

Dificultad para alquilar la vivienda en determinadas ciudades

Pese a que la demanda de alquiler es muy elevada, especialmente en las grandes ciudades españolas, lo cierto es que nunca se puede prever cuándo va a cambiar esa tendencia. Si se decide poner el piso en alquiler debido a dificultades económicas, se corre el riesgo de que, en ocasiones, éste se quede vacío y no se disponga de un ingreso extra con el que se contaba.

Posibilidad de perder la vivienda en caso de no pagar

La firma de una hipoteca supone un contrato con el banco de larga duración. Aunque a la hora de adquirir una casa el comprador cuente con los ahorros necesarios y tenga una estabilidad laboral, ello no significa que su situación económica no pueda cambiar y esta le impida hacer frente al pago de las mensualidades. Esto solo podría llevar a la dación en pago, con la que el propietario se vería obligado a entregar su casa a cambio de saldar su deuda.

Alquiler

Ventajas
Desventajas
Sin necesidad de ahorros previos
Pagar sin adquirir el inmueble
Precio más estable
Afectada por el IPC
Flexibilidad geográfica
Necesidad de buscar con frecuencia un nuevo hogar
Gastos más reducidos
Imposibilidad de realizar reformas
Beneficios fiscales
El arrendador puede rescindir el contrato si no se paga
Posibilidad de vivir en el área deseada
Lidiar con el propietario

Ventajas

Sin necesidad de ahorros previos

Aunque se tengan más o menos ahorros, ser inquilino resulta más accesible en términos económicos ya que el desembolso inicial de alquilar una vivienda es mucho menor al de solicitar una hipoteca. Así, para una casa con un precio de 800 euros mensuales, el arrendatario debería pagar al inicio el primer mes por adelantado más la fianza, dos meses por lo general. Esto supondría un total de 2.400 euros a los que habría que sumarles, en algunos casos, los honorarios de agencia (una mensualidad más 21% de IVA), que serían 968 euros. Con ello, el inquilino tendría que desembolsar un total de 3.368 euros, una cantidad que, aunque es elevada, es mucho más reducida en comparación con la de la hipoteca.

Precio más estable

El precio del alquiler suele negociarse por un periodo determinado de tiempo que suele ser, como mínimo, un año. Durante esos meses el inquilino goza de cierta tranquilidad, pues sabe que la mensualidad que tendrá que pagar siempre será la misma hasta que finalice el contrato.

Flexibilidad geográfica

La posibilidad de desplazarse geográficamente es una de las mayores ventajas de vivir en alquiler. Especialmente durante los primeros años de vida laboral el arrendamiento es la mejor opción, pues permite al inquilino moverse en caso de que lo necesite para ascender laboralmente o quiera disfrutar de otras experiencias en distintos lugares.

Gastos más reducidos

Aunque durante la vida en alquiler es necesario asumir ciertos gastos como las mensualidades de agua, luz o internet, lo cierto es que el inquilino no tiene que hacer frente a otras responsabilidades como pagos por reformas, impuestos, seguro de Hogar o arreglo de desperfectos.

Beneficios fiscales

Existen una serie de deducciones que se pueden aplicar los inquilinos de vivienda en su Declaración de la Renta. La ley del IRPF contempla un descuento para aquellos que no superen un determinado límite de ingresos. Dependiendo de la comunidad autónoma de residencia y de los requisitos que se cumplan, el inquilino podrá deducirse alrededor de un 20% en su declaración.

Posibilidad de vivir en el área deseada

Vivir en un área u otra en determinadas ciudades españolas puede condicionar la decisión sobre si comprar o alquilar. En una ciudad como Madrid, convertirse en propietario en uno de los distritos más distinguidos de la capital tendría un precio de unos 400.000 euros para una vivienda de 100 metros cuadrados. Este precio se podría reducir hasta los 120.000 euros en otras áreas menos populares, según datos de la sociedad de tasación Tinsa. Si lo que se busca es poder elegir el área deseada, el alquiler resultaría más accesible ya que el pago inicial es más fácil de asumir.

Desventajas

Rastreator ventajas y desventajas de alquilarPagar sin adquirir el inmueble

Uno de los factores que, en ocasiones, determinan la decisión de comprar es la sensación de muchos ciudadanos de creer que están ‘tirando el dinero’ con el alquiler. Y es que pese a pagar mes a mes la cuota por el inmueble, no se adquiere ningún bien.

Afectada por el IPC

Aunque las mensualidades de los inquilinos se mantienen inalteradas durante el periodo del contrato, lo cierto es que, una vez que éste finaliza, el propietario puede subir precios para alinearse con el ascenso que experimenta el IPC.

Necesidad de buscar con frecuencia un nuevo hogar

La flexibilidad geográfica es una de las ventajas más preciadas por los inquilinos. No obstante, esto puede revertir en un inconveniente, pues obliga al arrendatario a cambiar de domicilio cada cierto periodo de tiempo, algo que puede llegar a resultar muy molesto.

Imposibilidad de realizar reformas

Aunque el inquilino considere que la vivienda necesita un cambio y se plantee la necesidad de hacer reformas, no será posible a menos que el propietario dé su consentimiento. Además, a largo plazo es probable que el arrendatario no se beneficie de esas mejoras en el inmueble.

El arrendador puede rescindir el contrato si no se paga

Si se atraviesan por dificultades económicas y no se pagan las mensualidades acordadas, el propietario puede rescindir el contrato en cualquier momento y obligar al inquilino a abandonar la vivienda.

Lidiar con el propietario

Mantener una buena relación con el arrendador es esencial para tener la vivienda en el mejor estado posible. Según el Artículo 21 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, el arrendador estará obligado a realizar todas las reparaciones que sean necesarias para conservar el inmueble en condiciones de habitabilidad. No obstante, las pequeñas reparaciones que exija la vivienda por el uso ordinario serán a cargo del arrendatario.

Diferencia de precios

Rastreator ventajas y desventajas compra y ventaUno de los factores iniciales a la hora de plantearse si comprar o alquilar una vivienda es el importe de las mensualidades que habrá que abonar. Y es que la estrategia de muchos ciudadanos se basa en comparar dichas cuotas y ver si merece la pena decantarse por una u otra opción. En este sentido, según los datos de Estadística Registral Inmobiliaria del tercer trimestre de 2017 y los facilitados por el Ministerio de Fomento el pasado septiembre sobre el precio de alquiler, se observan diferencias entre una y otra opción, así como entre las distintas comunidades autónomas.

Por el momento, la Comunidad de Madrid sigue siendo la más cara a la hora de decantarse por la hipoteca. La cuota media supone un total de 758,50 euros, aunque queda muy lejos del precio del alquiler medio para un piso de 80 m2, que se situaría en los 936. En Cataluña, la situación es similar: 642,15 euros para el caso de la hipoteca y 984 para el arrendamiento. A estas le siguen Baleares (725,07 euros frente a 776, respectivamente) o País Vasco (575,72 euros frente a 872). Por el contrario, entre las opciones más asequibles se encuentran Extremadura (326,30 euros para hipoteca y 384 para alquiler) o La Rioja (409,59 euros y 432, respectivamente).

Estos datos, que aunque representan meras estimaciones, vienen a confirmar una diferencia notable entre la cuota del precio del alquiler y la de la hipoteca, siendo más barata la mensualidad de esta última. Sin embargo, además de fijarse en estos importes, hay que tener en cuenta que existen otros gastos.

Los gastos extra

Ser inquilino o propietario de una vivienda no está libre de gastos. En el caso del arrendamiento, solo se tiene que hacer frente, por lo general, a la cuota mensual y los consumos de luz, agua o internet.

Por su parte, cuando se es propietario, además de todos los gastos anteriores, se deben abonar los de la comunidad de propietarios, impuestos como el IBI, seguro de Hogar, altas de los suministros, mobiliario u obras y reparaciones, entre otros.

El desembolso inicial

Lanzarse a comprar una casa sin ahorros resulta muy complicado aunque el propietario esté convencido de que podrá afrontar el pago de todas las mensualidades. Para poder conseguir una hipoteca se necesitará cubrir, al menos, el 20% del precio de la vivienda e incluir otro tipo de gastos como el de la escritura. Por su parte, el inquilino también tendrá que pagar los meses de fianza (entre dos y tres), la mensualidad inicial y los honorarios de agencia (una mensualidad más IVA) si los hubiera. Sin embargo, los gastos de este último son mucho más reducidos que los del primero.

Ayudas económicas

Además de estudiar los gastos a la hora de comprar o alquilar, es recomendable informarse sobre las distintas ayudas disponibles para cada fin ya que, en ocasiones, pueden ser claves para determinar una decisión. Por ejemplo, en 2018 entra en vigor el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 destinado a la adquisición o arrendamiento de un inmueble por parte de jóvenes menores de 35 años.

En el caso de la compra, éstos podrán beneficiarse de ayudas de hasta 10.800 euros con el límite del 20% del precio de adquisición. Para ello, deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Que la unidad familiar tenga ingresos inferiores anuales a 22.558 euros.
  • Que la vivienda sea su residencia habitual y permanente durante mínimo cinco años.
  • Que no sean propietarios de otro inmueble en España.

Respecto al arrendamiento, las ayudas alcanzarán hasta el 50% del alquiler mensual y se concederán como máximo por un plazo de tres años. Como requisitos será necesario:

  • No superar el mismo número de ingresos que para el caso de la compra.
  • Que el importe del alquiler sea igual o inferior a 600 euros mensuales (900 euros para casos determinados).
  • Que la residencia sea el domicilio habitual durante el periodo de ayuda.
  • Que el inquilino no tenga ningún inmueble en propiedad.

Situación personal

Pese a que existen muchos factores determinantes a la hora de decidir si comprar o alquilar una vivienda, lo cierto es que la situación personal ayuda a inclinar la balanza por una u otra opción. Para ello, los posibles compradores tendrán que plantearse las siguientes cuestiones:

¿Cuánto tiempo voy a residir en la vivienda?

Por lo general, durante los primeros años de vida laboral es probable que se opte por la movilidad geográfica con el objetivo de progresar profesionalmente. En estos casos, el alquiler aporta mayor flexibilidad. Si, por el contrario, el inquilino tiene pensado vivir más de cinco años en la misma casa, la opción más adecuada podría ser la compra.

¿Tengo suficiente dinero ahorrado?

Aunque parezca obvio, no solo basta con planear el pago de la hipoteca de acuerdo a las mensualidades. Adquirir una vivienda conlleva, un desembolso inicial significativo. Para ello, además de contar con ahorros, es necesario gozar de cierta estabilidad laboral y un nivel de ingresos suficiente como para hacer frente a todos los pagos de manera regular. De lo contrario, la opción del arrendamiento sería la más adecuada.

¿Cuánto voy a pagar por la casa?

Si se está pensando en comprar una vivienda y se cuenta con una estimación de cuánto se está dispuesto a pagar por ella, es conveniente revisar precios y decidir si es buen momento o no para adquirirla ya que, en ocasiones, puede ser recomendable esperar a que bajen. En la actualidad, los compradores pueden beneficiarse de los bajos precios a los que están las casas tras su caída con la burbuja inmobiliaria. Si se diera una situación opuesta, lo más conveniente sería alquilar con opción a compra en el futuro.

Compara antes de tomar una decisión

Elegir entre comprar o alquilar una vivienda requiere cierta reflexión, que está influida fundamentalmente por la situación personal de cada uno. Si, finalmente, el inquilino se decanta por adquirir el inmueble, es conveniente hacer un estudio de precios para saber quién puede ofrecer las mejores condiciones al solicitar el préstamo. En el comparador de Hipotecas de Rastreator.com podrá encontrar las mejores opciones y comparar de acuerdo a sus necesidades.


COMPARAR HIPOTECAS

Asunción InfanteRastreator.com