Cómo cambiar los neumáticos del coche en 8 pasos

Que el neumático esté dañado, desgastado, envejecido o que se te pinche inesperadamente son algunas de las razones que pueden obligarte a cambiar las ruedas de tu coche, ya sea por unas nuevas o por unas de segunda mano. Es posible que prefieras que sea un experto el que lleve a cabo esta labor pero puede darse el caso en el que tengas que ser tú mismo el que se ponga manos a la obra y sustituya una rueda por otra.

Cambiar el neumático del coche es algo a lo que, posiblemente, todos los conductores se tengan que enfrentar tarde o temprano. Pasar por encima de un elemento cortante o punzante y pinchar la rueda hará que nos quedemos aislados en mitad de la carretera. La única solución para poder continuar con nuestro camino, si no queremos llamar a la grúa, es cambiarla por la de repuesto.

No se trata de una labor extremadamente complicada pero sí que es necesario tener presentes ciertos conocimientos que te ayudarán a hacerlo sin necesidad de tener que ser un manitas. En esta guía vamos a explicarte los pasos básicos para cambiar las ruedas de tu coche de una manera sencilla.

¿Qué necesito para cambiar los neumáticos del coche?

Los elementos esenciales que necesitas para poder cambiar la rueda del coche son los siguientes:

  • Rueda de repuesto: puede ser una de idénticas características a la pinchada o una de galleta, más pequeña y ligera.
  • Gato para levantar el coche.
  • Llave de tubo para desatornillar las tuercas de la rueda.
  • Guantes.
  • Chaleco reflectante.
  • Triángulos de seguridad.

Pasos para cambiar el neumático del coche

Si has pinchado la rueda mientras te encontrabas en la carretera lo primero que debes hacer es mantener la calma, inmovilizar el vehículo antes de abandonarlo y señalizar tu situación al resto de conductores.

  • Mantener la calma: Lo primero que debes hacer si sufres un pinchazo y te ves en la tesitura de tener que cambiar una rueda es permanecer tranquilo. No eres ni el primero ni serás el último en tener que afrontar este problema, y, aunque en un primer momento pueda suponer un disgusto, no es para tanto.
  • Inmovilizar el vehículo: Antes de abandonar el vehículo asegúrate de que está inmovilizado y no corre ningún riesgo de desplazarse. El freno de mano debe estar puesto y es aconsejable que esté metida alguna marcha. Además, el coche debe estar estacionado sobre una superficie llana.
  • Señalizar adecuadamente: Si te encuentras en una vía pública debes ponerte el chaleco reflectante, encender las luces de emergencia y situar los triángulos a una distancia de seguridad de unos 50 metros. El objetivo principal de esta medida es alertar al resto de conductores de que existe un vehículo inmovilizado en la vía y avisarles para que extremen la precaución.

Si tienes que cambiar la rueda en el interior de una propiedad privada seguramente estés más tranquilo, no será necesario que pongas los triángulos de seguridad y no estás obligado a ponerte el chaleco reflectante. Éstos son los pasos a seguir para comenzar a cambiar la rueda:

  • Ponerse unos guantes: Si se tiene al alcance un par de guantes es aconsejable ponérselos antes de empezar a cambiar la rueda para evitar mancharse las manos de grasa, aunque no es un elemento indispensable.
  • Quitar los tapacubos: Si la rueda a cambiar tiene la llanta cubierta con un tapacubos deberás separarlo del neumático.
  • Aflojar los tornillos: Una vez que has quitado el tapacubos, en el caso de que hubiera, debes de aflojar los tornillos utilizando la llave de tubo. Eso sí, no debes quitarlos ya que la rueda podría caerse. Esta herramienta la debes acoplar a los tornillos y girarla. Si están demasiados duros y no consigues moverlos aplicando únicamente fuerza con las manos, entonces una solución es tratar de aflojarlos situando una pierna sobre el extremo de la llave y hacer fuerza con el cuerpo. También es de ayuda dar unos saltitos sobre el extremo de la llave.
  • Elevar el coche: Una vez que has aflojado todos los tornillos llega el momento de utilizar el gato para elevar el coche. Esta herramienta tiene una ranura que debe colocarse sobre una muesca que el vehículo tiene en la parte inferior. Para localizarla debes agacharte y situarte a ras de suelo. Si tienes alguna duda de dónde se encuentra ésta consulta las instrucciones.Pues bien, una vez que has colocado correctamente el gato empieza a girarlo poco a poco. Comprobarás que la rueda comienza a elevarse.
  • Quitar los tornillos: Cuando la rueda está lo suficientemente separada del suelo es el momento de quitar los tornillos. Como éstos ya han sido aflojados previamente será muy fácil desprenderlos del neumático. Podrás hacerlo con los dedos, aunque si se te resisten puedes usar de nuevo la llave de tubo para hacerlos girar.Una vez fuera guárdalos y evita que estén cerca de una alcantarilla o cualquier otro lugar por el que puedan introducirse y perderse.
  • Poner la rueda de repuesto: Cuando hayas quitado los tornillos, golpea ligeramente la rueda con el pie hasta conseguir aflojarla y tira de ella hasta sacarla definitivamente. Una vez fuera coloca la rueda de repuesto, introduce los tornillos que le has quitado al neumático anterior y apriétalos con las manos.
  • Bajar el coche: Una vez que la rueda está colocada y asegurada con sus correspondientes tornillos utiliza el gato en el sentido contrario con el fin de bajar el coche hasta situar la rueda sobre el suelo. No olvides quitar el gato y guardarlo de nuevo en el maletero una vez hayas finalizado.
  • Apretar los tornillos: Con la llave de tubo aprieta los tonillos haciéndola girar en el sentido de las agujas de reloj. Para una mayor seguridad usa el pie para hacer aún más fuerza y apretar más los tornillos de la rueda. Procura que estén lo más fuertes posible para evitar que se salgan cuando estés circulando.

¿Qué tipo de rueda de repuesto tienes?

Al cambiar la rueda debes fijarte en las peculiaridades de ésta. Es posible que la de repuesto sea idéntica o muy parecida a la que has pinchado aunque en muchas ocasiones el neumático de sustitución no tiene las mismas características que el antiguo, suele ser más ligero, pequeño y estrecho.

Rueda de uso temporal

Si tu neumático es de este último tipo debes saber que tendrás que circular, como máximo, a 80 kilómetros por hora y que su uso es temporal. El objetivo de estos neumáticos es conseguir que llegues a tu taller habitual o al más cercano para que te repararen la rueda dañada o te la cambien por una nueva.

Rueda de características similares

Como has podido comprobar, cambiar un neumático no es una labor demasiado complicada. Es más, se trata de una tarea que requiere más maña que fuerza. Ahora bien, por muy bien que hayas cambiado la rueda, y aunque esta sea de similares características a las otras tres, confiere a un taller y a sus profesionales las últimas comprobaciones ya que de su buen estado y colocación depende tu seguridad. Y no olvides que no debes circular sin una de repuesto por lo que deberás reponer la que utilizaste para sustituir la rueda que pinchó. Compara neumáticos y compra aquel que más se acople a tu vehículo.


COMPARAR NEUMATICOS

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Neumáticos