Crowdlending: los préstamos que dejan fuera a la banca

  • El crowdlending es una forma de financiación colectiva que procede de particulares o empresas privadas que financian una persona o proyecto
  • Funciona de manera muy parecida a los préstamos tradicionales ya que el dinero prestado se devuelve junto con unos intereses

Micromecenazgo, crowdfunding, préstamos entre particulares….y también el crowdlending. Se trata de maneras de obtener financiación en las que los prestatarios no son los bancos, entidades o las subvenciones estatales, sino distintos particulares o empresas privadas.

Uno de los sectores pioneros en el uso de este tipo de financiación fue el de la música. En España en 1989, el grupo de rock Extremoduro consiguió financiar su primera maqueta gracias a sus seguidores, a los que prometió entregar una copia del disco una vez estuviera publicado, así como aparecer en los agradecimientos. Y más recientemente, en 2011, Jero Romero, exlíder de The Sunday Drivers, reunió en sólo 15 horas 10.500 euros para grabar su primer disco en solitario gracias al crowdfunding.

Y esto fue solo el punto de partida. Tras estas y otras (muchas) experiencias, esta forma de financiación colectiva fue evolucionando. Porque parece lógico que si la gente era capaz de colaborar económicamente en un proyecto sin recibir nada a cambio, lo haría mucho más si obtenía algún beneficio en contrapartida. De ahí que surgieran distintos tipos de crowdfunding y, a mayores, el crowdlending, mucho más centrado en los beneficios.

Crowdlending, ¿qué es?

El crowdlending es una forma de financiación colectiva cuyo crédito no procede de la banca, sino de particulares o empresas privadas que deciden financiar a una persona o un proyecto. Hasta ahí podríamos estar refiriéndonos tanto al crowdlending como al crowdfunding. Sin embargo, existe una diferencia crucial: la obtención de beneficios. Y es que el aspecto más importante del crowdlending es que las empresas o personas que prestan sus ahorros lo hacen a modo de inversión y buscan obtener a cambio una rentabilidad. Así pues, el dinero prestado les será devuelto por medio de cuotas, junto con unos intereses y en unas condiciones previamente acordadas, independientemente de que el proyecto financiado triunfe o no. En este sentido el crowdlending funciona de una manera muy parecida a los préstamos personales que proporcionan los bancos: dan liquidez a cambio de intereses.

Y como tal, para los inversores se trata de una apuesta segura pues recuperarán su dinero independientemente del éxito o fracaso del proyecto. En la parte contraria, para aquellos que reciben el dinero la presión es mayor ya que tendrán que devolver el préstamo aunque su proyecto haya fracasado. Dicho esto, es lógico pensar que financiarse a través del crowdlending resulta más apropiado en proyectos que ya cuentan con cierta solvencia económica y en los que los riesgos de fracasar son menores.

Diferencias entre crowdfunding y crowdlending

Adentrando un poco más en aquellos los aspectos básicos que diferencian el crowdlending y crowdfunding conviene matizar todo lo relativo a la obtención de beneficios.

Generalmente el crowdfunding se entiende como la prestación de dinero de manera altruista, sin embargo esto tiene matices. Algunos tipos de crowdfunding, como por ejemplo el denominado equity, sí que persiguen un beneficio económico, a través normalmente de unos intereses o de una participación en el proyecto que se está financiando. Lo que ocurre es que éstos no siempre se consiguen. Es decir, existe riesgo para los inversores. Éstos obtendrán sus beneficios únicamente si el proyecto que han financiado triunfa. Así pues, mientras que en esta forma de financiación no existen garantías para los inversores, en el crowdlending, éstos saben de antemano que recuperarán su inversión.

Por otro lado, el plazo de tiempo para recuperar el dinero prestado suele ser más largo en el caso del crowdfunding , ya que generalmente es necesario que transcurran varios años desde que se lanza un proyecto hasta que éste consigue rentabilizarse. Con el crowdlending, el plazo de devolución del préstamo se establece mediante un acuerdo previo, por lo que ambas partes conocen cuando tendrán que entregar el dinero, así como cuando van a recibirlo. Normalmente se hace mediante cuotas periódicas que se comienzan a pagar en un plazo de tiempo medio, aunque depende de lo que acuerden las partes.

¿Cómo funciona el crowdlending?

Internet, como en infinidad de cosas, ha tenido mucho que ver en la expansión de estos fenómenos de economía colaborativa. Actualmente podemos encontrar en la red una gran cantidad de plataformas de crowdlending que aglutinan tanto personas que buscan financiación como posibles inversores que están interesados en invertir sus ahorros en sus proyectos.

Su funcionamiento suele ser similar. La persona o empresa que requiere de financiación contacta con la plataforma de crowdlending e informa del proyecto que quiere desarrollar, así como del préstamo que necesita y aporta datos sobre sus cuentas. Tras esto, se hace un análisis de la situación y establece el riesgo que presenta. Si finalmente se decide aprobar el préstamo, llega el turno de los inversores, que son los que deciden si quieren apoyar con sus ahorros un proyecto determinado.

Para muchos inversores esta última representa una de las grandes ventajas del crowdlending: el conocer y tener la capacidad de decidir dónde invertir sus ahorros. Dicho de otro modo, las personas que recurren a esta manera de financiación, además de buscar la rentabilidad de sus ahorros, reclaman transparencia y capacidad de decisión sobre la causa a la que destinar su dinero.

Febrero de 2017


COMPARAR PRÉSTAMOS PERSONALES

Cynthia RosellRastreator.com