Declaración de la Renta 2015, ¿se pueden desgravar los préstamos?

Abril de 2016

  • Los préstamos personales no son deducibles en la declaración de la Renta
  • En 2013 se suprimió la deducción por la compra de primera vivienda

Desde el 6 de abril y hasta el 30 de junio, éste es el periodo de tiempo habilitado por la Agencia Tributaria para que todos los que tengan la obligación de hacer la declaración de la renta presenten por Internet el borrador (a excepción de aquellas con resultado a ingresar, cuyo día límite se ha fijado en el 25 de junio). Ahora bien, pese a que la campaña de la renta empieza el día 6, los contribuyentes tendrán que esperar hasta el 4 de mayo para solicitar cita previa y al 10 para ser atendidos por un experto o presentar la declaración de manera presencial.

Como todos los años por estas fechas, mientras que hay usuarios a los que este trámite no les supone ninguna dificultad para otros puede ser un mundo. Sobre todo, cuando no tienen claro qué se pueden desgravar y qué no. Uno de los instrumentos que más dudas pueden generar son los préstamos. ¿Cómo se comportan?, ¿tienen que declararse?, ¿es posible desgravárselos?

Los préstamos en la declaración de la Renta

Al hacer la declaración de la renta hay determinados conceptos que se han ido pagando a lo largo del año que pueden desgravarse. De esta forma, los contribuyentes podrán reducir su deuda con el fisco, en el caso de que la declaración les salga a pagar, o aumentar la cantidad cobrada por parte de la Hacienda Pública si les sale a devolver.

Las cuotas sindicales, los donativos o los pagos destinados a los colegios profesionales son algunos de gastos anuales que se pueden incluir en el borrador de la renta pero los préstamos no son uno de ellos. Y es que el dinero proveniente de un préstamo no se considera un aumento de capital. No se trata de un rendimiento y por tanto no existe la obligación de declararlo.

Reformar la vivienda

Un caso particular es el de los préstamos destinados a la reforma de la vivienda, motivo principal por el cual el 46% de los españoles pide un crédito. Los pagos correspondientes al préstamo destinados a obras de mejora en una vivienda que se hayan satisfecho antes del 1 de enero de 2013 podrán deducirse de la declaración siempre que se cumplan los requisitos.

Entre ellos se encuentran, que las mejoras hayan ido destinadas a la instalación de paneles solares, de rampas de acceso a edificios o de elementos de información que permitan la orientación en el uso de escaleras y ascensores. También podrán ser desgravables los gastos derivados de las obras realizadas para adaptar las viviendas a las necesidades de personas con discapacidad o mayores de 65 años.

Reformar la vivienda es uno de los motivos principales por los que una persona pide un préstamo

Punto de inflexión

La deducción fiscal por obras de mejora en la vivienda habitual o en el edificio vio la luz en el año 2010 y contemplaba las obras realizadas y cuyos pagos se hubieran realizado entre abril de ese mismo año y diciembre de 2012.

El 1 de 2013 se suprimió la deducción fiscal por este concepto a nivel nacional pero los contribuyentes que ya hubieran realizado los pagos antes de esa fecha sí pueden desgravárselos en la declaración. Ahora bien, las obras tienen que estar finalizadas antes del 1 de enero de 2017.

La hipoteca en la declaración de la renta

La hipoteca es, sin lugar a duda, la excepción que confirma la regla en lo que respecta a la desgravación de los préstamos. Muchos contribuyentes pueden incluir en su declaración de la renta el préstamo hipotecario que pesa sobre su vivienda habitual. Ahora bien, no todas las personas pueden desgravarse este gasto.

La  suprimió la deducción por adquisición de una vivienda habitual a partir del 1 de enero de 2013. De esta forma, sólo pueden desgravarse su vivienda los que la compraran antes de esa fecha.

En 2013 se suprimió la deducción por adquisición de vivienda habitual

Los usuarios que puedan incluir este gasto en su declaración podrán deducirse el 15% de la cantidad total que hayan destinado al pago de las cuotas. Eso sí, la cantidad máxima dirigida a pagar este préstamo no puede sobrepasar los 9.040 euros anuales.

Solicitar un préstamo

Reformar la vivienda es uno de los principales motivos para buscar un préstamo pero también lo son otros como comprar un coche o financiar los estudios. El elevado precio de algunos bienes o servicios hace muy difícil poder acceder a ellos a no ser que acuda a financiación externa.

Rastreator.com ayuda a  encontrar las entidades que estén dispuestas a prestar a un usuario el dinero que necesita y con las condiciones que más le convengan. Además, en el caso de que no cumplas alguno de los requisitos para la concesión de un crédito, Rastreator.com te ofrece otras vías de acceso a financiación.
COMPARAR PRÉSTAMOS PERSONALES

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Préstamos personales