Préstamos entre particulares

Mucha gente necesita un préstamo en algún momento de su vida. Comprarse una casa, un coche, hacer una reforma o las vacaciones son solo algunas de las circunstancias que pueden hacer que se necesite algo de efectivo para devolver más adelante.

Los bancos han sido tradicionalmente las entidades encargadas de hacer frente a esta necesidad, pero con la crisis económica de los últimos años, las entidades han endurecido mucho las condiciones para acceder a este tipo de producto. Ahora, para prestar dinero, se exigen muchas garantías de pago como avales con propiedades, ingresos elevados o que otras personas (avalistas) que puedan pagar en caso de que el titular del préstamo no tuviera capital suficiente.

A consecuencia de esto, desde hace unos años, ha empezado a recuperarse una vieja fórmula que tuvo más importancia hace años: los préstamos entre particulares. En España los préstamos entre particulares se regulan por el código civil y por la Ley de la Usura, que intentan que los usuarios no tengan que hacer frente a condiciones abusivas. No obstante, éstas son muy diferentes dependiendo del tipo de préstamo al que se acceda.

Los requisitos

Una de las razones principales por las que este tipo de préstamos se está haciendo tan importante en los últimos años es por los exigentes requisitos que establecen los bancos para prestar dinero. Por el contrario, los préstamos entre particulares pueden exigir garantías más laxas, menos estrictas, por lo que pueden ser más accesibles para algunas personas.

Por ejemplo, las entidades bancarias pueden pedir propiedades inmobiliarias o altos ingresos antes de conceder un préstamo personal, ya que es su manera de asegurarse de que no están aceptando demasiados riesgos y van a recuperar el dinero.

Sin embargo, los particulares pueden elegir prestar dinero a otras personas con otros criterios. Bien sea porque sean familiares o amigos y lo hagan de forma altruista, o bien como inversores con unas condiciones más personalizadas.

Las condiciones

Las condiciones de un préstamo entre particulares no están reguladas por nada más que la voluntad privada entre las partes, es decir, el contrato privado que firmen de mutuo acuerdo. De esta manera, puede que los intereses sean más altos o más bajos que los que ofrece un banco.

Eso sí, el deudor está protegido por la Ley de la Usura, que data nada menos que de 1908 (aunque fue revisada en 2001), y que establece en su artículo primero que “Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquel leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales”.

Este artículo pretende proteger a personas con bajo conocimiento del mercado financiero, o a las que se encuentran en una situación económica muy compleja, de las condiciones abusivas que puede llegar a establecer un prestamista privado.

Plataformas de préstamos entre particulares

A pesar de que los préstamos entre particulares son una fórmula muy antigua, en los últimos años se han modernizado con algunas iniciativas. Internet permite encontrar a inversores dispuestos a participar en iniciativas de financiación colectiva.

Plataformas de crowdlending

Crowdlending es el nombre que reciben en inglés las financiaciones colectivas de empresas. En la mayor parte de los casos se trata de pequeños empresarios o emprendedores que buscan dinero para poner en marcha una idea de negocio.

Mediante las plataformas online de crowdlending se consigue poner en contacto a inversores privados con estos emprendedores y, bien sea de manera individual o colectiva, prestarle el dinero necesario para llevar a cabo su negocio o cualquier otro fin.

Se diferencia del (más famoso) crowdfunding en que los inversores tienen un ánimo de lucro, y bien sea a través de intereses sobre el préstamo o de participación en el negocio, pretenden ganar más dinero del que originalmente prestaron.

Plataformas de préstamos entre particulares

De una manera similar a los portales de crowdlending, algunos otros portales han nacido para poner en contacto a prestatarios con deudores, aunque en este caso sin que haya una motivación empresarial por detrás.

En estos portales, particulares que necesitan dinero por causas privadas como compras o gastos inesperados, pueden encontrar la liquidez que no les conceden o no quieren buscar en el banco. Por otro lado, los pequeños inversores privados pueden prestar dinero y obtener intereses por él más altos de los que encontraría en un depósito o cuenta de ahorros.

Comparar préstamos personales

A pesar de la aparición de este tipo de herramientas financieras, el préstamo personal de una entidad bancaria sigue siendo a lo que recurren la mayor parte de los consumidores cuando necesitan liquidez. El mercado está lleno de productos distintos, con condiciones e intereses diversos.

Para encontrar el que más conviene a cada usuario es destacable el comparador de préstamos personales de Rastreator.com, en el que se pueden comparar multitud de ellos y encontrar el que más se ajusta a las necesidades de cada uno.

Agosto de 2016


COMPARAR PRÉSTAMOS PERSONALES

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Préstamos personales