Apostar por un vehículo eléctrico puede hacer ahorrar hasta un 27% a los conductores

Apostar por un vehículo eléctrico puede hacer ahorrar hasta un 27% a los conductores

  • Por cada 2€ que se gasta un conductor en gasolina o gasóleo, los conductores de vehículos eléctricos se gastan únicamente 0,5€ en electricidad.
  • El sobrecoste inicial puede ser compensado en un máximo de nueve años .
  • La falta de infraestructuras de recarga, el precio del seguro y la autonomía limitada, principales hándicaps.

MADRID – 13 de octubre de 2014. Rastreator.com, el comparador online pionero en España y líder del mercado, ha realizado un análisis sobre las ventajas y desventajas de los coches eléctricos en España y cuánto pueden llegar a ahorrar los conductores apostando por este tipo de vehículos.

Según datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente, las ventas de coches eléctricos se han duplicado anualmente en Europa desde que estos se lanzaran al mercado en 2010. En nuestro país, el número de coches eléctricos matriculados actualmente no supera las 2.300 unidades, aunque las ventas han aumentado un 4,5% en lo que llevamos de año. Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer, teniendo en cuenta las previsiones de la Unión Europea que espera que alcancemos los más de dos millones coches eléctricos en 2020.

En contraste con nuestro país, Noruega representa un caso ejemplar en movilidad ecológica, siendo el país con mayor proporción de coches eléctricos por habitante del planeta. Casi el 5% de los coches que circulan por sus carreteras son de este tipo mientras que en España este porcentaje no llega al 1%.

En palabras de Elena Betés, directora general de Rastreator.com, “las iniciativas de energía sostenible deben estar alineadas con la implementación de la movilidad eléctrica en España. Decantarse por un vehículo eléctrico no solo contribuye a reducir el impacto medioambiental y las emisiones de CO2, sino que también es una buena medida de ahorro con la que reducir a largo plazo los gastos totales que implica un vehículo. En este sentido resulta muy importante comparar todas las opciones para elegir la más apropiada para cada conductor”.

¿Compensa comprar un coche eléctrico?

Según las conclusiones del análisis de Rastreator.com, apostar por un coche eléctrico conllevaría un ahorro de más de 7.000 euros en 10 años respecto a un coche diésel y más de 5.000 euros respecto a uno de gasolina. Esto supondría un ahorro medio de entre un 26 y un 37%, teniendo en cuenta todos los gastos que acarrea un coche: precio de compra, combustible, seguro y mantenimiento.

A pesar de que el precio inicial de este tipo de vehículos puede resultar más elevado que el de los convencionales, la diferencia no es tan grande como muestra el precio del Nissan Leaf, el eléctrico más vendido en España, que puede ser adquirido desde 13.900 euros. Además, algunos estudios ya afirman que el sobrecoste inicial que pueden tener estos coches puede ser compensado en un máximo de nueve años gracias al ahorro energético y a las ayudas públicas que ofrece el Estado en el marco del Plan Movele.

Por otro lado, pasar del combustible a la electricidad es la partida que mayor ahorro supone en un vehículo eléctrico. Según un estudio de ANFAC, por cada dos euros que se gasta un conductor en gasolina o gasóleo, se gastaría sólo medio euro con un coche eléctrico.

Además, el coste de mantenimiento de un eléctrico podría suponer un gran ahorro, teniendo en cuenta que no es preciso sustituir ni el aceite, ni los filtros, ni la correa de distribución o el embrague. Según algunos estudios , los costes del mantenimiento de un coche eléctrico es tres veces más barato que el de un híbrido y mucho más inferiores a los de automóviles convencionales.

Sin embargo, uno de los mayores hándicaps al que se enfrentan los conductores de estos vehículos es la falta de infraestructuras de recarga, un factor que limita su uso. Actualmente en nuestro país, existen menos de 800 puntos de recarga de batería, una cifra que es necesario aumentar para el desarrollo óptimo de la movilidad eléctrica. La Unión Europea prevé aumentar el número de puntos a 47.000 dentro de seis años, un ambicioso objetivo que se traduciría en un punto de recarga por cada 10 coches a nivel europeo. Por otro lado, los conductores también pueden apostar por instalar puntos de recarga en sus propios garajes.

Otro aspecto que los conductores deben considerar es el precio del seguro de estos coches que según datos internos de Rastreator.com puede llegar a ser más de un 30% más caro en seguros a Todo Riesgo aunque en Terceros o Terceros Ampliado se mantiene frente a los coches convencionales. También hay que señalar que laautonomía de estos vehículos es limitada, por lo que no sirven para todo tipo de usos, aunque al 75-80% de los conductores sí les servirían para sus desplazamientos diarios.


Seguro que te interesa...