Qué decir sobre los Peritos de Seguros

Uno de los eslabones en la “fábrica del siniestro” es la figura del perito. Por lógica, el perito debe hacer las funciones de tasador de daños. Su cometido debe ser tan imparcial en el siniestro que la propia Ley reconoce el derecho, tanto del asegurado como del asegurador, de nombrar su propio perito. En caso de discrepancias sobre los daños sufridos entre los dos peritos, intervendría un tercer perito.

¿Porque los usuarios no utilizamos los servicios de un perito?

Si bien la Ley reconoce el derecho al usuario de utilizar su propio perito, la realidad es que en el 99.99% de los casos, el usuario, bien por desconocimiento y sobre todo por ahorro de tiempo y costes, no nombra su perito.

Existen varios motivos para ello:

Desconocimiento

En primer lugar, los usuarios muchas veces desconocemos los derechos que nos asiste la Ley. Bastante tenemos con los problemas que nos plantea el día a día en el trabajo, la familia, la hipoteca, la…, como para leernos todas y cada una de las normas que aparecen en el B.O.E. y que pueden afectar a nuestras vidas. Y además de leerlas, hay que saber interpretarlas. Es como ser Ingeniero de Caminos. Los libros están ahí, léetelos y apréndetelos si quieres.

La mayoría de los siniestros tienen una resolución sencilla, no son graves, o si lo son, cuentan con muy fácil solución. Si no ha impregnado en la sociedad la figura del perito es porque no es demasiada problemática su actuación en muchos casos.

Tiempo

Que el usuario nombre un perito no implica que la aseguradora renuncie a nombrar el suyo propio como ocurre al revés. Si el usuario nombra un perito supone un retraso en el tiempo. Retraso en la parte formal, es decir, debe existir una notificación mutua de nombramiento de peritos.

Y luego, viene otro retraso más, y es que entre los dos peritos se pongan de acuerdo; porque como no lo alcancen habrá que esperar al dictamen de un tercer perito, y para nombrarle, tendrá que existir conformidad entre las dos partes, porque si no la hubiere, será un juez quién decida. Es decir…, más tiempo de espera todavía.

Para la mayoría de los usuarios, el coche es una herramienta de trabajo y cuando tenemos un siniestro necesitamos una solución rápida.

El tiempo juega en contra del asegurado y las aseguradoras lo saben.

Dinero

Que el usuario nombre un perito implica, de entrada, pagar sus servicios.

Para las aseguradoras es un gasto que ya está contemplado en su previsión de gasto, sin embargo, para nosotros –los simples mortales- es un gasto extra con el que no contamos, porque cuando contratamos un seguro no sabemos si tendremos uno, tres, cinco o ningún siniestro durante ese año. Y generalmente este es un gasto extra difícil de asumir.

Conclusión: que en la “fábrica del siniestro”, el usuario no utiliza los servicios del perito.

El temor del Perito

El espíritu de la Ley dice que los peritos deben ser parte independiente en la tasación de los siniestros. Tal es así que, legalmente, los peritos son contratados como si fuera un proveedor externo, tanto por parte de los asegurados, como por parte de las compañías.

Si en el 99,99% de las ocasiones el perito no es nombrado por el usuario, sino que va de parte de la compañía, la realidad es que los peritos cobran sus servicios de las aseguradoras y por lo tanto, son éstas su cliente preferente.

Cuestiones a tener en cuenta:

El volumen

Es como la red de talleres colaboradores. Por el volumen de siniestros que tienen garantizados a lo largo del año, tienen asegurado el trabajo del taller y en muchos casos, su supervivencia. ¿Qué taller no cobra la hora de mano de obra a 20 euros a la aseguradora y 40 al asegurado si contratara por su cuenta? ¿La hora de trabajo del operario no es la misma en los dos casos?

En el ramo de la peritación pasa algo parecido. Los honorarios de un perito muchas veces son negociados, no por la calidad, sino por el “”volumen””. Y cuando esto pasa, la labor pericial pierde parte de su esencia.

Es como vender peritaciones por “”kilos”” (“oiga, me pone cuarto y mitad de peras, y rapidito, que llevo prisa”).

El temor

Si mañana un asegurado quiere contratar los servicios de un perito, tendrá dificultades en encontrar uno, porque estos temen que si la aseguradora para la que trabaja se entera que está defendiendo el interés del usuario, probablemente se quede sin trabajo en el futuro. ¿Corporativismo?

Desde Rastreator.com te aconsejamos que para que no tengas más problemas tengas al día tu seguro de coche.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...