Adaptar los neumáticos a la temporada por seguridad

¿Sabías que existen neumáticos de invierno y de verano? Adaptar los neumáticos a la temporada y a las condiciones climáticas es fundamental para la seguridad durante la circulación.

Es imprescindible llevarlos siempre en buenas condiciones. De lo contrario, tendrás que recurrir a tu seguro de coche para que la aseguradora te auxilie si las ruedas desgastadas sufren reventones o causan un accidente.

En el caso del neumático de invierno la distancia de frenada disminuye considerablemente en carreteras mojadas o heladas aportando seguridad. Sin embargo tendrá poca adherencia en suelo cálido.

Los neumáticos de verano se utilizarán en zonas donde el clima no sea adverso, pues en caso de lluvia o nieve apenas será efectivo y resbalará. Sin embargo rendirá mejor en suelo seco, con una adherencia más elevada.

Los neumáticos de invierno deben montarse a partir del mes de noviembre hasta el mes de marzo inclusive en zonas frías. Estos deben cambiarse en cuanto se aprecie un desgaste a partir de 3,5 mm de profundidad en la banda de rodadura. Si están en buen estado su efectividad es tan grande que pueden ser utilizados en tramos donde sólo se permite el tráfico con uso de cadenas.

El uso de neumáticos de invierno en verano para terminar de desgastarlos por completo, sólo se aconseja con la máxima prudencia. Tened en cuenta que las ruedas de invierno se desgastan más al estar fabricados con mezclas de caucho más blandas para garantizar mejores prestaciones a temperaturas bajas. Por ello, en suelo caliente el desgaste es mayor, lo que se traducirá en mayor consumo de combustible y menor seguridad.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...