Asegurar un coche tuneado es ahora más sencillo

Durante años, las compañías aseguradoras se han mostrado recelosas a asegurar coches tuneados por considerarlos más propensos a la siniestralidad que los vehículos de serie, sin embargo, esta circunstancia ha empezado a cambiar y de hecho, ya hay algunas compañías que ofrecen seguros específicos para este tipo de coches. Puedes consultar todos ellos y comprarlos con Rastreator. No obstante, para evitar problemas, los conductores aficionados al tunning deben seguir una serie de normas tanto a la hora de modificar sus vehículos, como al incluir estas modificaciones en su póliza.

De entrada, parece lógico pensar que cualquier extra que venga de serie con el coche quedará incluido en la póliza contratada, pero siempre es bueno leer la letra pequeña de los contratos para evitar posibles exclusiones, o incluso contactar directamente con la aseguradora para que nos lo ponga por escrito, porque en caso de siniestro, ese papel es el que tendrá peso.

Y una vez aclarado este primer punto, el segundo es asegurarse de que las modificaciones o los extras instalados en el coche son legales y que, por tanto, pueden ser asegurados. Algunas modificaciones, por supuesto, son sencillas y no necesitan homologación, como la instalación de barras portaequipajes o la colocación de embellecedores en el interior del vehículo, pero otras requieren de una homologación oficial en la ITV, como los cambios de tubo de escape o los faros de xenón (porque requieren de modificaciones complementarias). En todo caso, nunca se aceptarán los elementos que puedan restar seguridad a tu coche o poner en peligro a los peatones u otros conductores. Y por si la compañía nos pone pegas por la existencia de un detector de radar instalado en el auto, hay que saber que son legales siempre y cuando no inhiban la señal del radar.

Una vez homologados los extras, necesitarás aportar una serie de documentos que muestren su legalidad desde el origen. Para ello necesitarás facturas, con ellas, no hay motivo legal para que la aseguradora se niegue a extenderte una póliza, aunque sí pueden poner trabas burocráticas o pedir un peritaje del coche. Lo que habrá que aceptar, con total seguridad, es que la prima aumente, pero eso es algo que se puede suavizar con algunas modificaciones extra, como la instalación de vinilos protectores de pintura o la instalación de un sistema de localización de vehículos.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...