Carsharing. La opción más económica y ecológica

Escapadas de fin de semana, compras en el centro comercial, una mudanza o recoger a un amigo en el aeropuerto son situaciones en las que realmente un coche nos lo haría todo más fácil. ¿Has echado cálculos y no puedes comprártelo? Seguro que más de una vez has pensado en tener un coche… pero no puedes permitírtelo. En los tiempos que corren, hay que apretarse el cinturón.

Si no necesitas utilizar un coche a diario, existe la opción del “carsharing”. En Rastreator.com te informamos de esta nueva propuesta de alquiler de coche que se está imponiendo en toda Europa y que en España ha hecho ya su aparición en Barcelona, y próximamente en el País Vasco, Madrid, Zaragoza y Sevilla.

El “carsharing” se basa en una idea muy sencilla. Para quienes no utilizan diariamente un coche, no es necesario comprarlo, sino que resulta mucho más lógico “compartirlo” con otros usuarios, de forma que el gasto (además de la contaminación y las emisiones de CO2) se reduce notablemente. Además, ahorra muchas preocupaciones como el seguro del automóvil, el mantenimiento, el combustible, el aparcamiento o los impuestos. ¡Sólo tendrás que ocuparte de conducir!

El servicio se paga por horas y kilómetros de conducción. Para usar el vehículo, simplemente hay que acudir a recogerlo a su punto de recogida, normalmente situado a una distancia reducida, y usar el vehículo mediante la tarjeta de socio. Al finalizar el viaje, se devuelve el coche y se paga solamente por su uso. Cómodo, ¿verdad?

Además, Rastreator.com te recomienda el carsharing como forma de cuidar el medio ambiente. Cada coche de carsharing sustituye de cuatro a ocho coches privados. Por lo tanto, reduce el espacio ocupado por aparcamientos y ayuda a recuperar espacios para usos medioambientales y sociales, además de reducir las emisiones de CO2. Los usuarios de carsharing, pendientes siempre del ahorro, eligen como primera opción el transporte público. Con la reducción del uso del vehículo privado, el carsharing organizado completa la red de transportes sostenibles (transporte público, a pie o bicicleta). El carsharing trabaja como un seguro móvil en los casos donde el transporte público no es posible. Es sostenible, ecológico y moderno.

Si no te salen las cuentas, y si te preocupa el medio ambiente y el ahorro, esta es tu oportunidad de apuntarte a la forma más novedosa de tener un coche: compartirlo. ¡Seguro que no te arrepentirás!