Coberturas en un seguro de coche

Las pólizas de seguros de coche constan de diferentes coberturas que podemos contratar bien a modo de paquete asistencial, bien por separado. Sin embargo, todas y cada una de estas coberturas pueden tener ciertas limitaciones que desconozcamos por no haber leído la letra pequeña de nuestro contrato y que nos harán pasar un mal rato en caso de accidente, ya que nuestra compañía de seguros, acogiéndose a esas limitaciones, podría no cubrir los gastos acaecidos por el siniestro.

En Rastreator no queremos que una cosa así llegue a sucederte, por eso te aconsejamos sobre qué debes mirar en “”la letra pequeña””.

  • Bonificación. Se trata del descuento que aplica una compañía aseguradora sobre su tarifa base y que suele servir como gratificación a buenos conductores o reclamo para atraer a nuevos clientes.
  • Penalización. Un recargo que aplica una aseguradora sobre su tarifa base. También se puede considerar penalización toda disminución de la bonificación que se aplicara en años anteriores.
  • Daños propios. Con esta cobertura, el asegurado firma una póliza que le indemnizará ante robo (debemos estar seguros de que nuestra compañía aseguradora nos indemnice en el supuesto de robo de parte del coche, no solo de robo completo o cuando el vehículo ha sufrido daños y desperfectos como consecuencia del robo), incendio (muchas compañías no te indemnizarán con una cobertura básica si el incendio ha sido producido por tercero que asume su culpabilidad) y lunas.
  • Asistencia en viaje. Esta cobertura se ocupa del vehículo y sus ocupantes en el caso de que, bien por avería o por accidente, no podamos continuar el viaje. Debemos cerciorarnos de qué kilómetros nos cubre en caso de traslado, a través de qué medios y de cuántos ocupantes.
  • Coche de sustitución: El objetivo de esta cobertura es garantizar la movilidad del asegurado mediante un vehículo de sustitución mientras el suyo esté en el taller. Es necesario comprobar que la compañía además cubre la posibilidad (mediante indemnización económica) de que el asegurado pueda utilizar otro medio de transporte. Lo mismo ocurre cuando se contrata una cobertura de retirada del carné ante la necesidad de que nuestra compañía nos indemnice en el supuesto de que necesitemos desplazarnos en medios de transporte públicos.
  • Seguro del conductor. Protege al conductor culpable de un accidente por motivos como distracción, imprudencia temeraria, exceso de velocidad, etc. La compañía podría no hacerse cargo si el conductor, por ejemplo, ha dado positivo en la prueba de alcoholemia.
  • Defensa jurídica. Importante ante accidentes con víctimas mortales como peatones u ocupantes de otros vehículos. Recuerda que el conductor considerado culpable puede incurrir en responsabilidades penales, así que tendrás que tener muy claro hasta qué extremo está dispuesta a defenderte tu compañía de seguros en virtud de esta póliza.
  • Responsabilidad civil. Es la póliza de seguro indispensable para circular de forma legal, su contratación asociada a un vehículo es de obligado cumplimiento para circular con él. No tener asegurado el coche con esta póliza supone inmovilización del vehículo y multa a su conductor.
  • Crédito reparación. Se trata de una ayuda al asegurado mediante préstamo con el fin de sufragar la reparación de su vehículo tras un accidente. Estos préstamos tienen un límite y puede que conlleven intereses.
  • Defensa en multas. Consiste en ayudar al asegurado a defender sus derechos frente a la administración cuando desea recurrir una multa de tráfico.

COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...