Cómo ahorrar en nuestro seguro y en nuestro vehículo

Con motivo de la crisis, un tercio de los conductores no asume un correcto mantenimiento de su vehículo. Las renovaciones de vehículos quedan aplazadas de forma indefinida, y las reparaciones en nuestro automóvil quedan relegadas a casos de urgencia, bien por el defecto en sí, bien de cara a pasar la ITV, sin cuya autorización no podremos conducir.

En estos momentos tan apremiantes es cuando el ingenio de los conductores sale a relucir, y ese es el tema que trataremos hoy, pues os traemos dos consejos para que ahorréis en vuestra conducción.

El primer consejo que os ofrecemos va destinado al ámbito del seguro de automóvil. A la hora de contratar vuestro seguro de coche, siempre recomendamos comprar antes de elegir, y la mejor forma de hacerlo de modo rápido y sencillo es utilizar comparadores online como Rastreator, que en breves minutos os ofrecerá la mejor opción calidad precio del mercado, ajustándose siempre a todas vuestras necesidades.

Una vez tengamos el mejor seguro que podemos encontrar, ajustado tanto a los parámetros de economía como de calidad, entramos a valorar el siguiente consejo de hoy, ahorrar en gastos en nuestro vehículo mediante una conducción eficiente.

¿Cómo? Las técnicas son de lo más variado. La más popular para ahorrar carburante es la de no conducir de forma brusca, sino de forma dinámica, sin cambios drásticos de ritmo. Al mismo tiempo, siempre que sea posible, es preferible conducir con marchas largas y por tanto bajas revoluciones. Controlar la velocidad del vehículo tampoco está de más, no sólo por la prevención de sanciones administrativas, sino porque a velocidad media, el motor, al ir menos revolucionado, consumirá menos combustible.

En este punto, queremos hacer mención la aparición de un viejo mito de las carreteras españolas, que parece resurgir entre los conductores noveles, el uso de combustibles de inferior octanaje. Los conductores veteranos sabréis que tal medida no está justificada y que no reporta beneficio apreciable, pero aquellos conductores noveles que podáis haber escuchado que tal práctica os ayudará a ahorrar algunos euros al mes, sabed que la diferencia económica entre octavas es apenas apreciable y, que a la larga, el motor puede resentirse.

Otra de las consecuencias importantes de reducir gastos es el mantenimiento del vehículo, ya lo comentábamos al inicio. Más de un tercio de conductores españoles retrasa las reuniones periódicas o recomendadas por el fabricante e incluso el cambio de neumáticos.

Aunque en tiempos de crisis es una medida lógica, no debemos pasar por alto que el estado de neumáticos y amortiguadores no es una cuestión que debamos pasar por alto, es un aspecto clave en la seguridad al volante. A la ahora de ahorrar, podemos pensar en bajar la calidad de neumáticos y amortiguadores, pero no debemos dejar de lado su recambio, ya que la mayoría de accidentes por fallo mecánico se deben a tales elementos.

Y ante lo dicho recordad, que la crisis puede llevarnos recortar todo tipo de gastos, pero jamás a que recortemos en nuestra propia seguridad.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...