Conceptos que debemos saber sobre los seguros de automóvil

La gente joven que acaba de sacarse el carnet de conducir a veces tiene que apañarse como puede para informarse sobre aseguradoras, y aunque suelen contar con adultos cerca que les expliquen cómo funciona el sistema de seguros, nos gustaría compartir con ellos una serie de conceptos que serán útiles para entender de una forma general cómo funcionan este tipo de empresas:

Por Ley, todo vehículo matriculado tiene que complementarse con un seguro que ha de tener las coberturas básicas obligatorias proporcionadas por una compañía de seguros legalmente constituida y registrada a tal efecto. No hay un seguro tipo (estándar). Esto quiere decir que no todos los seguros a terceros cubren lo mismo, ni los seguros a todo riesgo tienen las mismas condiciones. Dependen mucho de lo que cada compañía considere “imprescindible” a la hora de definir las características de un determinado seguro. En función de las coberturas que estén incluidas en la póliza nos encontramos con:

Terceros. Cualquier seguro de coche incluye una serie de coberturas mínimas. La más importante es la responsabilidad civil del conductor. Esta cobertura implica que el seguro cubrirá los daños, personales o materiales, causados a terceras personas por el titular del seguro. Sin embargo, no cubrirá los daños propios que sufran el conductor titular o su vehículo. Se aconseja contratar este seguro cuando el coche tiene más de seis años o en caso de que no podamos permitirnos el pago de un seguro a todo riesgo. También es recomendable para los conductores jóvenes.

Terceros ampliado. Es un seguro más asequible que uno a todo riesgo. Incluye los casos de incendio, robo y rotura de lunas. Estos son los tres casos más habituales, aunque como ya se ha mencionado, dependiendo de la aseguradora se incluirán otras coberturas, como el vehículo de sustitución, defensa jurídica, etc.

Todo riesgo. No hay un modelo estándar de seguro a todo riesgo. Se denominan así porque además de cubrir los daños a terceros, se incluyen los daños propios. Es importante leerse la letra pequeña de las pólizas porque hay muchísimas condiciones: te cubrimos en caso de robo pero no de hurto, solo si estás a más de X kilómetros de tu residencia habitual… y demás cosas por el estilo de las que hay que estar pendientes.

Todo riesgo con franquicia. La cobertura es la misma que la de un seguro a todo riesgo. La única diferencia entre ambos es que en éste los primeros X euros de cada reparación del coche corren a cargo del cliente.

Pueden parecer conceptos básicos, pero si no se conocen bien, pueden dar lugar a confusión y error entre los clientes, por lo que nunca viene de más informarse un poco antes de contratar algo. Si quieres más información al respecto, no dudes en consultar el glosario de términos que te ofrece Rastreator.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...