Conducir sin carné, pero seguro

Los coches sin carné han conseguido hacerse un hueco dentro del mercado de automóviles. Según la normativa española, basta con haber cumplido los 14 años y disponer de una licencia de ciclomotor para la conducción de los llamados “cuadriciclos” en cualquier vía, salvo autovías y autopistas, donde tienen prohibida la circulación. Sus defensores argumentan todo tipo de ventajas en cuanto a funcionalidades. El interés que este tipo de vehículos ha despertado entre usuarios que no quieren depender de nadie para desplazarse, ha hecho que las aseguradoras de coches se hayan especializado en ofrecerles cobertura, a sabiendas de que se trata de un filón de mercado.

Seguro a terceros

El seguro de coche a terceros puede ser una solución acertada y económica. Suele costar entre 250 y 300 euros (depende de la edad del conductor) y su contratación puede realizarse cómodamente desde el propio hogar, sabiendo desde el primer momento cuánto se pagará, gracias a distintas aplicaciones que permiten calcular según marca y modelo el coste final. Una web en la que es posible hacerlo es el comparador de seguros Rastreator.

Si el dueño del automóvil asegurado causara en un accidente daños corporales o la muerte de un tercero, la compañía responde hasta un determinado importe. La indemnización por daños materiales es más reducida. Asimismo, estas pólizas incluyen de forma obligatoria el seguro de responsabilidad civil y para ofrecer una cobertura más completa, es factible la incorporación de otros, como los que figuran en esta lista:

  • Responsabilidad Civil Voluntaria.
  • Asistencia en Viaje.
  • Defensa Jurídica.
  • Seguro del Conductor.

Los llamados cuadriciclos son aparentemente vehículos frágiles ya que todas las piezas exteriores son de fibra. Pero interiormente el habitáculo cuenta con una protección similar a la de los coches de rallys. Se trata de un armazón fabricado en una aleación de aluminio que en su conjunto ofrece gran resistencia y preserva la integridad de los ocupantes.

Como en el sector automovilístico convencional, hay coches sin carné más tradicionales y otros más deportivos, disponiendo prácticamente de los mismos avances tecnológicos en cuanto a seguridad que los vehículos mayores, como airbags, frenos con ABS y asientos ergonómicos. Un hecho diferencial interesante en estos tiempos es que los últimos modelos con motores a gasoil garantizan consumos de entre 3,5 y 4 litros cada 100 km, por lo que movilizarse con ellos tiene un costo sumamente bajo. Otra ventaja de este tipo de vehículos es su peso extremadamente bajo, así que en caso de un desperfecto o quedarse sin combustible resulta sencillo remolcarlo o empujarlo.


    COMPARAR SEGUROS DE COCHE

    Rastreator Rastreator.com


    Seguro que te interesa...