Contar con la Carta Verde

Denominada también como Certificado Internacional de Seguro, la Carta Verde es un documento que goza de los mismos efectos en los países adheridos al Convenio del mismo nombre y que garantiza la responsabilidad civil derivada en los accidentes o incidentes en que pueda incurrir el usuario de un vehículo, por un hecho derivado de la circulación del mismo.

El Parlamento Europeo, a través de la Directiva 2000/26/CE -comúnmente conocida como IV Directiva- ha querido dotar a las victimas comunitarias de accidentes de tráfico con la ventaja de poder reclamar y gestionar un siniestro en su propio país de residencia y en su propia lengua, aunque el accidente sufrido ocurriese en otro país.

A la Carta Verde le viene el nombre por estar impreso en papel de ese color y fue a partir de la Segunda Guerra Mundial y del incremento del tráfico rodado cuando se hizo necesario introducir un sistema que gestionase y acelerase el movimiento de vehículos a través de las fronteras internacionales, resolviendo de forma organizada los incidentes supranacionales que pudieran ocurrir.

Esta cuestión ya fue abordada en el año 1952 por la Organización de Naciones Unidas que decidió recomendar una solución eficiente que se basó en el sistema implementado en los países del norte de Europa en los años 30. Dicha recomendación quedo plasmada en las llamadas Recomendaciones de Ginebra de donde proviene el actualmente denominado Sistema de Carta Verde o Certificado Internacional de Seguro, cuya finalidad es cumplir con los objetivos de facilitar la circulación de vehículos a través de las fronteras empleando un documento único internacionalmente aceptado que pruebe la existencia de un seguro y de asegurar que las victimas y los daños derivados de accidentes causados por vehículos extranjeros no se encuentren en una posición de desventaja.

Si un vehículo viene de un país donde no exista la Carta Verde, deberá estar cubierto por el Seguro de Frontera, que es el certificado que la sustituye, porque todos los vehículos provenientes de países de fuera del espacio económico europeo que ingresen en la Unión Europea deberán contar con una Carta Verde en vigor que certifique que ese vehículo está asegurado contra los daños que pudiesen causar a terceros. Todas las compañías de seguros españolas están adheridas a la Oficina Española de Aseguradores de Automóviles -OFESAUTO- que es una Asociación participada por todas las entidades aseguradoras autorizadas para trabajar en España en el ramo del Seguro de Automóvil, junto con el Consorcio de Compensación de Seguros que es un ente oficial dependiente del Ministerio de Economía.

En caso de que se produzca un accidente en el que esté implicado un vehículo extranjero, la forma de proceder es similar a cualquier otro siniestro ocasionado en territorio nacional entre vehículos nacionales, en los que es necesario cumplimentar la declaración amistosa con todos los datos de los implicados, recabar los datos de los testigos en caso de haberlos, requerir la presencia policial en caso de lesiones o si alguno de los conductores presentase síntomas de embriaguez, con la obligación de presentar denuncia en un plazo máximo de seis meses en el juzgado del lugar donde tuvieron lugar los hechos, y por último, tener muy presente que habrá que comunicar y presentar el parte del accidente sufrido a nuestra aseguradora en un plazo máximo de siete días.

Ahora que estamos en tiempo de vacaciones y de probables desplazamientos por carretera es bueno comprobar que contamos con la obligatoria Carta Verde, que suele incluir todas las pólizas de seguros; y si está caducado o no lo tenemos, es un buen momento para contratarlo con la ayuda y comodidad de un comparador online como Rastreator, que nos facilitará la gestión ofreciendo varias opciones en pocos minutos y desde casa.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...