Corrige tus errores al volante y ganarás en seguridad

El factor más importante para que la conducción sea segura, para evitar accidentes y para que no haya muertos o heridos, es el conductor. Pues bien: como conductores, siempre podemos dar algunos pasos hacia una conducción más segura. Lo primero de todo es admitir que podemos estar cometiendo errores “subsanables”. Por ejemplo, los conductores inexpertos suben al coche con el peor compañero que se pueda llevar: los nervios. Pueden resultar paralizantes en una situación de riesgo. Fuera nervios. Al volante, serenidad. Por su parte, quienes son capaces de mantener la calma al volante porque suman años de experiencia, lo hacen en cambio con peligrosos vicios adquiridos.

Para unos y otros, el mensaje es el mismo: por muchos o pocos kilómetros que hayamos recorrido sin incidente alguno, el riesgo siempre está ahí. Ahora bien, ciertas prácticas pueden ayudarnos a manejarnos con destreza al volante y salir indemnes de cualquier imprevisto. En Rastreator, queremos compartir con vosotros algunas recomendaciones para una conducción más segura:

  • No despegues ninguna de las dos manos del volante salvo cuando sea estrictamente necesario, ya que pierdes capacidad de reacción. Por supuesto, evita comer, hablar por el móvil o fumar estando al volante.
  • No vayas pegado al coche de delante. Te arriesgas a una colisión en caso de frenazo brusco y puedes poner de los nervios al otro conductor, lo que a su vez aumenta las posibilidades de cometer una infracción.
  • No caigas en el “efecto morbo”. Cuando pases al lado del lugar donde se haya producido un accidente, un incendio o cualquier cosa que llame la atención, no aminores la velocidad para cotillear.
  • Evita el agua. Intenta evitar las zonas con charcos o reduce la velocidad al atravesarlas, ya que podrías sufrir el efecto aquaplaning.
  • No te acomodes en exceso. Debes ajustar asiento y espejos antes de conducir, pero no te pases con la comodidad. Un asiento demasiado reclinado puede poner en peligro tu percepción del entorno y provocar somnolencia.
  • No cargues demasiado el coche. Llevar demasiado peso provoca una respuesta más errática en caso de maniobras bruscas.
  • Colócate en la posición que maximiza tu capacidad de maniobra. Es decir, la espalda completamente apoyada sobre el respaldo, los brazos paralelos y sin cansarlos, y las manos en posición de tres menos diez. La distancia adecuada respecto al volante se consigue cuando, estirando los brazos al máximo, podemos apoyar las muñecas sobre el volante.

Con estos consejos básicos tu conducción será más segura. Por lo demás, recuerda siempre que tu seguro de coche ha de ofrecerte todo tipo de coberturas, así que si no estás conforme con el que tienes, puedes contratar una nueva póliza en Rastreator.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...