El coche maldito de James Dean

James Dean es un actor que siempre se ha asociado en el cine al mundo del motor. En todas las películas aparecía exhibiendo potentes coches deportivos. De hecho, el mítico actor murió en 1955 al volante de un Porsche Spyder 550 en un terrible accidente automovilístico en el que colisionó con otro coche.

En torno a la muerte de Dean se tejieron en Holywod numerosas leyendas sobre las causas de su muerte. Algunas se han demostrado ser inciertas como por ejemplo que el coche hubiese sido mecánicamente manipulado para el accidente.

Lo cierto es que las distintas partes del coche accidentado tuvieron efectos nefastos sobre quienes las reutilizaron por lo que el Porsche ha quedado rebautizado como el “coche maldito”. Dudo que con estos antecedentes una entidad aseguradora se prestara a contratar para este vehículo un seguro de coche.

Un diseñador de autos compró los restos del Porsche para venderlos por partes; mientras la grúa descargaba el auto, las cadenas se soltaron y a punto estuvo el operario de morir.

No fue más que el principio de un rosario de desgracias: el motor de este vehículo fue recuperado e instalado en varios otros coches que también llevaron a la muerte a sus propietarios. La transmisión y la carrocería también provocaron accidentes mortales a quienes las adquirieron y, finalmente, se dice que en 1960 el motor desapareció mientras era trasladado a una exposición.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...