El doble de mujeres que hombres tienen miedo a conducir

Alrededor de 1,5 millones de conductores tienen un miedo a la conducción que les incapacita. Esta cifra supone el 6 por ciento del total de conductores. Dentro de este grupo, las mujeres duplican a los hombres. La mayoría son mujeres mayores de 40 años que han sufrido o presenciado un accidente de tráfico grave, es decir, presentan esta fobia a consecuencia de algún tipo de experiencia traumática. Sin embargo los hombres que suelen presentar estos síntomas lo hacen a partir de los 60 años y siempre por aspectos relacionados con la limitación de sus capacidades. Este síndrome se conoce por amaxofobia y ha sido objeto de un estudio por parte del Instituto de Seguridad Vial de la Fundación Mapfre.

El informe refleja además que, aproximadamente 8,5 millones de personas en España, es decir un tercio de los conductores, reconoce tener miedo a conducir en ciertas circunstancias relacionadas con el mal tiempo, la densidad del tráfico, la nocturnidad y en trayectos nuevos, entre otros circunstancias.

La amaxofobia suele afectar asimismo a personas que tienen miedo por la falta de control, que son inseguras y que sufren estrés y depresión habitualmente. Personas muy responsables, autoexigentes, perfeccionistas, con necesidad de que alguien se ocupe de ellas, y a quienes les gusta tener todas las variables posibles bajo su control, incluida la conducción.

Los síntomas que presentan los conductores con este trastorno y que deben enfrentarse al volante son, entre otros, ansiedad, nerviosismo, taquicardias y sudoración en las manos.

Buena parte de estas personas que sufren de amaxofobia tienen carné de conducir desde hace más de 15 años, no conduce con frecuencia, y reconocen haber sentido miedo ante el volante a los pocos años de obtener el permiso. También suele presentarse en personas que han dejado de conducir durante un periodo de tiempo y que padecen otras fobias, como miedo a volar o a permanecer en espacios cerrados.

El miedo a conducir se puede tratar y superar como tantas otras fobias. Otras recomendaciones es tomar conciencia del problema, ponerse en manos de un psicólogo y reciclarse con un profesor de autoescuela para ganar confianza. Y, por supuesto, no olvidar contar con un seguro de coche, que siempre ayuda a sentirse más tranquilo.

Redacción Rastreator.com

COMPARAR SEGURO DE COCHE AHORA