El reposacabezas, clave para reducir las lesiones cervicales

Cuando tenemos un accidente leve por alcance de otro vehículo, nuestras cervicales son la parte de nuestro cuerpo que más sufre. Llevar el reposacabezas bien regulado contribuye a minimizar el riesgo de lesiones cervicales en caso de accidente.

Muchas personas creen que el reposacabezas es un elemento más en el diseño de los asientos o una pieza destinada a la comodidad de los pasajeros del vehículo. Nada más lejos de la realidad. Según recientes estudios, siete de cada diez conductores no se coloca bien el reposacabezas antes de comenzar a conducir, lo que conlleva un importante riesgo, ya que si un vehículo nos alcanza por detrás podemos sufrir un latigazo cervical, cuyas consecuencias oscilan entre una simple tortícolis hasta una paraplejia.

El reposacabezas es, pues, junto con el cinturón de seguridad y el airbag, un elemento clave en nuestra seguridad cuando permanecemos dentro del coche, y tan importante que un vehículo no puede ser matriculado si no lo tiene en todas sus plazas. Para llevarlo en la posición correcta debemos cerciorarnos que lo llevamos lo suficientemente próximo a nuestra cabeza cuando tenemos las manos puestas en el volante. El centro de gravedad de nuestra cabeza debe quedar bien apoyado en el reposacabezas cuando conducimos. En general, cuanto más vertical esté el asiento, más nos protegerá.

Cada ocupante debe colocar el reposacabezas a su medida. La parte superior debe quedar a la altura de nuestros ojos o incluso algo superior, evitando que permanezca más bajo, ya que no serviría de apoyo efectivo en caso de accidente.

Es necesario no descuidar los elementos de seguridad pasiva del vehículo, como también es importante contar con un buen seguro de coche. Con el comparador de seguros de Rastreator.com podrá encontrar el más adecuado, y con las mejores prestaciones.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...