El valor venal de nuestro coche

Muchas veces hemos oído hablar de ese famoso valor venal cuando intervenimos en conversaciones entre conductores o leemos o escuchamos algún medio de comunicación. Pues bien, el valor venal es el valor de venta que tendría nuestro vehículo en el mismo momento de un siniestro, y se calcula en base al valor que tenga un modelo igual al nuestro con las mismas características, prestaciones y, sobretodo, con la misma antigüedad, incluyendo además los extras y accesorios que tenga el coche en el caso de que estuviesen declarados en nuestro contrato de seguro. En base a esa valoración, la compañía aseguradora tomará su base de cálculo para pagarnos la indemnización.

Debemos saber que el valor de venta y el valor de compra no son la misma cosa y que la diferencia entre uno y otro tiene una diferencia que ronda entre el 20 y el 30 por ciento. Porque el valor de venta sería el precio en que tasarías tu vehículo usado, como si lo quisieras vender por 3.000 euros -que podría ser su valor venal- mientras que su valor de compra por parte de un concesionario sería de 4.500 euros, precio que tendrías que pagar supuestamente si quisieses comprar tu coche nuevamente una vez vendido. Esa diferencia de valor se justificaría en base a los gastos administrativos por la transferencia del vehículo, algún que otro arreglo o reparación y el beneficio del vendedor.

El valor de nuevo, por el contrario, es el valor que tendría el vehículo y que nos correspondería por contrato en sustitución del siniestrado, y que nuestra aseguradora nos habría de facilitar por medio de la indemnización correspondiente, con las mismas características y prestaciones que tuviera el vehículo sustituido, con todos los gastos arancelarios y de matriculación incluidos, e incluso con todos aquellos extras que el antiguo tuviere y que habrán de estar declarados en la póliza de nuestro seguro de coche. En caso de no existir ya la posibilidad de hacernos con un modelo igual por la razón que fuera, el nuevo vehículo debería tener las mismas o superiores características que el antiguo a remplazar.

Nuestra esperanza al contratar un seguro de coche es no tener que utilizarlo nunca, sin embargo, y porque nunca se sabe, lo mejor es contar con un buen seguro de coche a nuestra medida que evite lamentos en el caso de siniestros inesperados. Para ello, lo mejor es que compares y contrates la póliza más adecuada para ti. Entra en Rastreator y consulta las condiciones de las compañías aseguradoras más solventes del país.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...