En seguridad, mejor preocuparse por cuánto ahorras que por cuánto gastas

A veces, no es tanto cuánto gastas, sino cuánto ahorras. Ciertas inversiones que terminan resultando rentables están relacionadas con la seguridad del hogar. Salvaguardar tu vivienda de cacos cuesta dinero y en ocasiones obliga incluso a tener que solicitar financiación externa. Pero puede salirte a cuenta. Y es que una buena puerta, ventanas de calidad, cerraduras de seguridad y, por supuesto, una alarma, son inversiones que no duelen si impiden que nos roben en casa o, peor aún, nos la destrocen. La protección frente a intrusos exige fortalecer las puertas y ventanas de acceso, e instalar un sistema de alarma si se cuenta con presupuesto suficiente.

Hay puertas de todo tipo (desde madera maciza hasta blindadas o acorazadas, con el interior y una o dos planchas de acero), pero en todo caso es aconsejable instalar una buena cerradura que cuente con varios puntos de anclaje y cilindro de seguridad con escudo anti taladro. Si tu cerradura tiene sólo un punto de anclaje, es recomendable disponer de un cerrojo adicional. Algunas puertas cuentan con otros elementos de seguridad como el “cerradero”, una pieza metálica insertada en el cerco por donde encajan los pestillos cuando se gira la llave.

Los ladrones también suelen acceder a la vivienda rompiendo los cristales y los marcos de las ventanas. Existen distintos sistemas de bloqueo con cerrojo según el tipo de ventana, también disponibles para persianas. Los cristales más resistentes a veces salen muy caros. Como solución intermedia, se puede instalar un cristal con doble capa o con película protectora. Las rejas y barrotes ofrecen muy buena protección, pero suponen un obstáculo de salida en caso de emergencias.

Si te decantas por un sistema de seguridad electrónica, puedes acogerte a ofertas, pero lee antes la letra pequeña, para no llevarte sorpresas al final. Las empresas de seguridad suelen visitar primero la vivienda para detectar las necesidades concretas y poder ofrecer un presupuesto acorde. El precio del sistema varía mucho, pero por unos 500 euros puedes contar con un sistema básico pero completo (con central, sistema de comunicación GPS o GPRS, bidireccional; un teclado con posibilidad de “zonificación”, con instalación vía radio; un detector magnético, y otros dos de movimiento; y una sirena). A esto habría que añadir el coste de la instalación. Además, ten en cuenta la cuota mensual de servicio y mantenimiento, que suele ascender a 20-30 euros al mes.

En todo caso, resulta conveniente suscribir un seguro de hogar que ofrezca la cobertura adecuada frente a cualquier incidencia que pudiera ocasionarse. En Rastreator se encuentran disponibles las pólizas de las principales aseguradoras del país.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...