Esos locos autitos

Las carreras de los autos locos causan furor. Aún queda en las retinas las secuelas de Pierre Nodoyuna y su secuaz perro Patán, por los que son muchos los que se animan a imitarlos. Por eso, las fiestas populares incluyen en sus actividades competiciones de este tipo ya que se aseguran el éxito vecinal. Jóvenes y mayores, haciendo uso de toda su creatividad, luchan por ser los más rápidos del lugar.

Este año se ha celebrado en Vigo, por segunda vez en España, la Red Bull Autos Locos donde se han dado cita 66 coches de lo más variopinto, llegados de todo el territorio nacional. Sólo el más veloz, original y el que mejor puesta en escena presente se alza con el premio. El requisito indispensable es que el coche esté íntegramente hecho a mano por sus participantes, o sea, un “yo me lo guiso, yo me lo como”.

Tras el derroche de imaginación y unos capítulos de Bricomanía, cada coche entra en su box para ultimar su puesta a punto y encaramarse a la cima de la cuesta. Un simple empujón lo llevará a la victoria.

Los participantes son conscientes de que se trata de mucho trabajo para unos segundos de gloria, pero que les quiten lo “bailao”. Sólo una cosa hay que recordarles: aunque la carrera apenas dure unos minutos, su seguridad es vital.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...