Extras que encarecen el seguro de coche

Faros de xenon, cristales tintados, techo solar, llantas de aleación, un equipo de música potente o GPS. A la hora de dotar al coche con nuevos atributos, todos estos elementos se encuentran entre los extras más demandados, especialmente por parte de usuarios jóvenes. Pero cuestan un dinero y precisamente por eso, es aconsejable asegurarlos debidamente frente a cualquier siniestro, aunque ello suponga el encarecimiento de la póliza. La repercusión sobre el precio del seguro está en línea con el sobrecoste que pueden suponer otros factores, como el historial de conducción o el perfil del conductor (edad, sexo, etc.). El comparador de seguros de coche, Rastreator permite evaluar los presupuestos de diferentes compañías aseguradoras.

Accesorios no de serie

Los extras son conocidos como “accesorios no de serie” y el usuario paga por ellos un suplemento a la hora de comprar el coche, o bien se instalan en el automóvil con posterioridad. Pero la inversión puede resultar un auténtico quebradero de cabeza si el usuario no sigue algunas recomendaciones en el momento de contratar el seguro. Y es que, normalmente, estos elementos que no vienen de serie con el vehículo, no suelen quedar cubiertos dentro del seguro de daños propios.

Para tenerlos asegurados en caso de siniestro, además de tener contratada dicha cobertura, deberán estar especificados detalladamente (es decir, tipo de accesorio y precio) en las condiciones particulares de la póliza. Si no se hace así, la compañía no está obligada a sufragar absolutamente ninguna indemnización; aunque con frecuencia asumen hasta una cierta cantidad de dinero (por ejemplo, 300, 500 o 1.000 euros) para mitigar en parte el perjuicio de un usuario que no fue previsor.

Pack de equipamiento

Hoy día, todas las marcas de coches venden diferentes versiones de un mismo modelo con mayor o menor equipamiento. Así pues, al contratar la póliza debe consignarse qué versión concreta se quiere asegurar. Los “pack de equipamiento” también son beneficiosos para el asegurado en términos de ahorro. Suelen resultar más baratos que el precio sumado de cada accesorio por separado y afectan por tanto en menor medida al incremento de precio de la póliza.

Cuando la “dotación extra” se encarga a un taller con posteridad a la compra, los accesorios deben aparecer igualmente definidos con claridad en las “condiciones particulares”, indicándose con total concreción de qué se trata y cuál es su precio, especificando incluso marca y modelo exactos. Desde luego deben evitarse expresiones como “accesorios varios”, que no concretan con exactitud los artículos agregados a la cobertura del contrato.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...