La importancia del amortiguador en el vehículo

La función del amortiguador es ayudar a mantener a las ruedas en contacto con el pavimento, lo que estabiliza al vehículo y ofrece comodidad a todos sus ocupantes, además de asegurar la más óptima distancia de frenado y la maniobrabilidad del vehículo.

A pesar de tener una de las funciones más importantes del vehículo, muchas veces descuidamos su vida útil, que variará dependiendo del uso que le demos al coche, el estado del mismo, las carreteras por las que transitemos o el desgaste de los neumáticos.

Cuando el coche ha recorrido 50.000 kilómetros, por término medio, se recomienda su cambio. En muchas ocasiones ocurre que el conductor se acostumbra a su desgaste y no lo aprecia en su conducción diaria, lo que pone en peligro su vida y la de los demás ocupantes del vehículo.

Cada 20.000 kilómetros conviene hacer una revisión al amortiguador para observar el estado en el que se encuentra. En muchos talleres el diagnóstico es gratuito. Sin embargo, muchas personas prefieren realizar un test “casero” consistente en aplicar una fuerza a la carrocería del vehículo con la mano, a la altura de una rueda, y observar si el coche oscila más de una vez cuando dejamos de aplicar la presión. Si esto ocurre podría indicarnos la conveniencia de cambiar el amortiguador, pues lo recomendable sería que el vehículo retorne a su posición inicial suavemente.

Otro indicio que nos indica que ha llegado el momento de un cambio es el desgaste desigual de los neumáticos o la sensación de que el coche se mueve más de lo normal tras superar un bache.

En otras cuestiones, como en el seguro del coche, no es necesario consultar con ningún profesional. Todos tenemos claro que el mejor es el más barato y el que mejor se adapta a nuestras necesidades. Si además queremos ahorrarnos tiempo en su búsqueda podemos utilizar el comparador de seguros de Rastreator.com.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...