Asegurar un coche tuneado

  • Para circular con un coche tuneado es necesario homologar todos los accesorios extra
  • Existen seguros específicos que cubren las modificaciones de los coches tuneados

Aunar estilo de vida y medio de transporte. Eso es lo que intentan conseguir los amantes del tuning. Se trata de una práctica que se puso de moda hace ya años y que consiste en personalizar el coche con accesorios originales y llamativos. Instalar un equipo de música de alta gama, una carrocería extravagante o cambiar el tubo de escape son algunas de las modificaciones que los amantes de este deporte pueden hacerle a sus vehículos. En muchas ocasiones estos accesorios “extra” pueden llegar a costar mucho dinero, por lo que conviene que estén bien protegidos con un seguro para que, en caso de siniestro, la inversión realizada pueda recuperarse.

Incluir los accesorios tuning en el seguro del Coche

Asegurar un vehículo que cuenta con numerosos accesorios que no son de fábrica, no siempre es algo fácil. Las aseguradoras suelen evitar todo aquello que consideran un riesgo para ellas y un coche tuning puede cumplir todos los requisitos para serlo: accesorios caros y llamativos que hacen que sea un reclamo para ladrones, motor modificado para que alcance más velocidad… Estos motivos hacen que contratar un seguro para un coche tuneado no sea precisamente barato.

Para asegurar un coche tuneado sus accesorios deben estar homologados y haber sido declarados en el contrato de la póliza

Ahora bien, para asegurarlo correctamente y que la compañía se haga cargo de las reparaciones y los daños que sufra el vehículo hay 2 cosas imprescindibles: que todos los accesorios o elementos que se hayan incluido en el coche estén homologados y que éstos se hayan declarado en la póliza.

Homologar accesorios del vehículo

Decorar un coche tuning ofrece tantas posibilidades como permita la imaginación. Existe una amplísima variedad de accesorios con los que personalizarlo: alerones, luces adicionales, ruedas, etc. Sin embargo, circular legalmente con todos ellos en el vehículo no es una tarea sencilla. Por ley, todas las reformas importantes que se hacen en el coche deben ser legalizadas.

El Manual de Reformas de Vehículos regula las modificaciones de los vehículos que deben ser homologadas

El Manual de Reformas de Vehículos realizado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo regula, de acuerdo a la legislación europea, las modificaciones de los vehículos que deben ser homologadas. En general, todas las que sean susceptibles de modificar los datos reflejados en el documento de la ITV, deberán pasar el proceso de homologación. También las que afecten a la identificación del vehículo, su unidad motriz, transmisión, ejes, suspensión, dirección, frenos, carrocería, dispositivos de alumbrado y señalización, uniones entre vehículos tractores y sus remolques o semirremolques. De no hacerlo, esto podría suponer una multa para el propietario del vehículo e incluso, en caso de producirse un siniestro, la compañía aseguradora podría no cubrir los daños ocasionados. Para evitarlo, una vez hechas las modificaciones correspondientes será necesario que el vehículo pase la ITV. Para hacerlo, el propietario tendrá  que presentar una serie de documentos que acrediten que tanto la procedencia de las piezas como la manera de colocarlas ha sido la correcta.

Documentos necesarios para la homologación

No todas las modificaciones son igual de complejas. Hay algunas que son sencillas y no requieren de homologación, como es la instalación de barras portaequipajes. Por el contrario, cuanto más complicada sea la reforma que se haga, más difícil será su homologación y más trámites serán necesarios para conseguirla. Aunque no siempre se requiere de todos ellos, los documentos  más comunes suelen ser los siguientes:

Certificado de instalación: es el documento que firma el taller que hace la reforma y en el que se hace responsable de ella. El taller debe estar inscrito en el Ministerio de Industria.

Informe de conformidad: emitido por un laboratorio de automoción que realiza ensayos sobre la pieza para demostrar que es segura, funciona y está instalada correctamente.

Proyecto técnico: son los cálculos que realiza un ingeniero para evaluar, entre otras características, la resistencia y flexibilidad de los materiales del vehículo.

Marca y referencia de las piezas que se hayan añadido así como otras características técnicas como pueden ser peso, tipo de tornillos etc.

Fotos del vehículo.

-Otros requisitos específicos para cada reforma.

Empresas especializadas en homologación

Reunir todo el papeleo necesario para la homologación de las piezas, en ocasiones puede resultar una tarea difícil y tediosa. Por este motivo, hay empresas especializadas que se encargan de todos los trámites necesarios. No sólo consiguen los documentos que hacen falta, sino que también evalúan los cambios que quiere hacer el cliente y le aconsejan e informan sobre la manera de hacerlos de acuerdo a la legislación.

Incluir los extras en la póliza del seguro

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el seguro del Coche. Si el vehículo sufre alguna modificación importante que pueda alterar su valor, el asegurado estará obligado a comunicárselo a la compañía. Como es lógico, al declarar estos elementos en la póliza, la prima suele aumentar. Ahora bien, de no hacerlo, si se produce un siniestro la compañía puede no cubrir los daños (alegando que es un coche distinto al que figura en la póliza), o bien sólo hacerse cargo de los elementos que aparecían en el contrato del seguro. Si esto sucede, aunque el propietario se haya gastado, por ejemplo, 5.000 euros en extras, para la aseguradora será como si esos elementos no existieran, por lo que no le indemnizará si sufren daños. En cualquier caso, para que las piezas y modificaciones añadidas al vehículo puedan estar cubiertas por el seguro, deben haber sido homologadas previamente.

Si el vehículo sufre una modificación importante que pueda alterar su valor, el asegurado deberá comunicarlo a la compañía aseguradora

Seguros específicos para coches tuneados

Aunque no suele ser algo habitual, hay compañías aseguradoras que ofrecen pólizas específicas para este tipo de vehículos. Normalmente, la prima a pagar de este tipo de seguros es más cara que la de los seguros tradicionales. Esto es debido a varios factores. El primero de ellos es que este tipo de coches suele tener el motor modificado para que tenga más potencia y por lo tanto, más velocidad. Un factor que aumenta el riesgo de sufrir un accidente y, consecuentemente, la prima del seguro. Además del peligro, otro de los motivos que encarecen la póliza de estos coches es que cuentan con una gran cantidad de accesorios extra, que en caso de tener que reparar, pueden suponer un coste muy elevado para la aseguradora.

Las pólizas para coches tuneados cuentan con coberturas propias de los seguros tradicionales y otras específicas para este tipo de vehículos

Dentro de estos seguros específicos suele haber distintas modalidades, como son el seguro a Terceros y el seguro a Todo Riesgo. Estas pólizas suelen contar con coberturas propias de cada uno, más otras específicas de este tipo de vehículos. En el caso del seguro a Terceros o Terceros Ampliado, se incluyen las coberturas de responsabilidad civil, defensa penal, asistencia en viaje, reclamación por daños, seguro del conductor y otras como puede ser la rotura de lunas. En el caso de seguro a Todo Riesgo, se añaden otras como la cobertura de daños propios, o la de robo e incendio.

Servicio de peritaje especial

Es una de las coberturas específicas de este tipo de seguros. En caso de siniestro será un perito especializado el que se encargue de valorar los daños, así como de determinar la indemnización que le correspondería al asegurado.

Reparación de las piezas adicionales

Los extras que se incorporan a un vehículo tuneado pueden llegar a costar miles de euros. Esta cobertura se encarga de indemnizar al asegurado en caso de que los accesorios del vehículo asegurado sufran algún tipo de daño. Eso sí, estos accesorios deben estar homologados por la Unión Europea y haber sido declarados en la póliza del seguro.

Asegurar el vehículo

Los coches personalizados no son los únicos que implican un gran desembolso de dinero. Tener un vehículo, sea de las características que sea, supone un gasto importante. No sólo hay que hacerse cargo del mantenimiento, sino que hay otros aspectos de los que no se puede prescindir, como por ejemplo, el seguro del vehículo. Contratarlo es obligatorio, por lo que para poder ahorrar en la póliza, es conveniente elegirla con el comparador de seguros de Rastreator. Gracias a él, con sólo rellenar un formulario, es posible encontrar el seguro de Coche más económico y adecuado a las necesidades de cada persona.

Septiembre de 2015


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...