La seguridad del buen cazador

Los seguros están ideados para todo tipo de aficiones. Existen muchas clases de seguros y podrás analizar cada uno de ellos y comparar precios en Rastreator, pero mientras comes esa carne a la brasa recién hecha seguramente no se te ocurrió que el que cazó a la presa se encontraba cubierto con una especie de seguro de responsabilidad civil.

Las aseguradoras en su momento deseaban que los cazadores disfrutasen más de este deporte y que su pasión por la caza se pudiese realizar en territorio español de forma sana y salva, es por ello que ofertan un seguro de caza que cada vez está más demandado.

Todo comenzó en el año 1970 cuando la Ley 1/1970 reguló la obligatoriedad de todo cazador de celebrar un contrato de seguro con objeto de cubrir la obligación de indemnizar los daños a personas con ocasión del ejercicio de la caza, se trata de una responsabilidad objetiva por culpa. A partir de esta fecha, no era posible obtener la licencia de caza ni practicar la misma sin haber celebrado con anterioridad el contrato de seguro. Este seguro obligatorio de responsabilidad civil estaba inspirado en el seguro obligatorio de responsabilidad civil derivado del uso y circulación de vehículos.

Posteriormente, fue necesario adaptar el seguro de responsabilidad civil en el ejercicio de la caza a la realidad social imperante, así como las disposiciones comunitarias de obligada transposición de nuestro ordenamiento jurídico como directivas y/o reglamentos. Por otra parte, no se quedó todo ahí, la necesidad de proporcionar a las víctimas de accidentes una protección integral y plena satisfacción de sus intereses, llevó al legislador a la promulgación del Real Decreto 63/1994, de 21 de enero por el que se aprueba el Reglamento del Seguro de Responsabilidad civil del Cazador, de suscripción obligatoria.

En virtud de este seguro obligatorio, las entidades gestoras de la Seguridad Social tendrán derecho a solicitar a las entidades aseguradoras o al Consorcio de Compensación de Seguros, el importe de la asistencia sanitaria y farmacéutica prestada a los terceros perjudicados, hasta el límite del seguro obligatorio. Este seguro cubre el deber de indemnizar los daños corporales causados con armas en el ejercicio de la caza. Quedan excluidos los casos de fuerza mayor o si el accidente se debe a culpa o negligencia del perjudicado.

Lo más novedoso de este seguro tan especial, es que el límite máximo de cobertura del seguro obligatorio era de 15.000.000 de pesetas, por persona (90.000 euros). En el caso de riesgos no aceptados por las compañías aseguradoras o que sean declaradas en quiebra, suspensión de pagos o en situación de insolvencia, los riesgos serían asumidos por el Consorcio de Compensación de Seguros.

Desde Rastreator.com te aconsejamos que tengas al día tu seguro de coche .


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...