La seguridad ya viene de serie

La seguridad en los coches ha dejado de ser un lujo o una cuestión de precio. El concepto se ha universalizado en el sentido de que cualquier marca busca la seguridad para prácticamente cualquier modelo buscando la mayor perfección posible.

Prueba de esto es que años atrás -hasta los 80-90 aproximadamente- el airbag o los frenos ABS y ESP, por ejemplo, eran considerados como extras que encarecían el vehículo, mientras que en la actualidad la mayoría de los coches salen de fábrica con este tipo de frenos y airbags delanteros, laterales y de techo. También se han incluido de serie mejoras en las suspensiones, implementación de dirección asistida de serie y neumáticos más fiables que aumentan la seguridad de los vehículos.

Es un hecho que el número de sistemas y elementos de seguridad que los coches equipan de serie se ha multiplicado por siete en los últimos 20 años y que la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías de seguridad no para de avanzar día tras día. Al avance tecnológico habría que sumar la evolución sufrida en los seguros de coche, un elemento más que proporciona tranquilidad.

Sin duda el descenso progresivo de víctimas en accidentes de tráfico vaya aparejado a este incremento de la seguridad junto a unas políticas y normativas en este sentido mucho más exigentes, además de una mayor concienciación de los conductores.

Un automóvil sólo puede considerarse seguro si en su diseño, construcción y elección de materiales se han tenido en cuenta tanto el concepto de seguridad activa como el de pasiva. Seguridad activa o preventiva se refiere a las características técnicas que contribuyen al dominio fiable del automóvil mientras la seguridad pasiva son las medidas que limitan lo más posible el riesgo de que los participantes sufran lesiones en caso de accidente.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...