Límites a la contaminación de los coches

  • Los vehículos diésel contaminan de la misma forma que lo hacen 4 coches de gasolina.
  • La norma Euro 6, en vigor actualmente, pretende igualar los motores de diésel y de gasolina en cuanto a nivel de emisiones

La contaminación del medio ambiente es un problema muy presente en la sociedad actual. El ritmo de vida que predomina en los países llamados desarrollados provoca un grave perjuicio al entorno. Según la ONU, los principales culpables de esto son las ciudades, que a pesar de ocupar sólo el 2% del territorio mundial, producen el 70% de la contaminación. Uno de los responsables de que esto sea así es el tráfico y las emisiones que produce. A lo largo de los años, los países han ido endureciendo sus normativas para cumplir con unos estándares máximos de emisiones. Pero hecha la ley, hecha la trampa. El último ejemplo  ha  sido el caso Volkswagen y la manipulación de los motores de sus coches.

Las emisiones de los coches Volkswagen manipulados eran hasta 40 veces superiores a lo que la empresa certificaba

En septiembre de 2015 la Agencia Medioambiental estadounidense ha destapado la manipulación realizada por Volkswagen en sus vehículos de motor diésel para que cumplieran con los límites legales establecidos en cuanto a emisiones. Para hacerlo, la compañía instaló en 11 millones de coches un software informático que podía detectar si éstos estaban siendo sometidos a una prueba de homologación, para así rebajar su nivel real de emisiones y cumplir la normativa. Tanto es así, que los vehículos realmente emitían entre 10 y 40 veces más de lo que el software marcaba. El escándalo se desató en Estados Unidos, pero no se quedó sólo allí. También llegó a Europa, que cuenta con unas leyes mucho más laxas en materia de emisiones. En España se calcula que hay más de 680.000 vehículos afectados por este fraude, no sólo de la marca Volkswagen, sino también de otras empresas del grupo como Seat, Audi y Skoda.

Regulación de emisiones en Europa

En Estados Unidos los coches diésel apenas suponen un 3% del total de matriculaciones. Por el contrario, en Europa esa cifra alcanza el 53% del total de turismos matriculados. Y más aún en España, donde, según datos de ANFAC, el 63% de vehículos que se vendieron hasta septiembre de 2015 eran diésel. Ya hace años que este combustible triunfa en el continente europeo, el motivo más evidente es su alto rendimiento. Sin embargo, ese éxito no ha sido tal en Estados Unidos principalmente por una razón: las estrictas leyes sobre emisiones. Mientras que en Europa la nueva norma Euro 6 ha impuesto el límite de emisiones de NOx en 80 mg/km, en EEUU el máximo permitido es de 47 mg/km. Y es que un vehículo diésel contamina de la misma forma que lo hacen 4 de gasolina, según el estudio Calidad del aire urbano, salud y tráfico rodado, elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Por este motivo, la Unión Europea (UE) va marcando nuevos estándares para conseguir reducir estas emisiones. La última norma es la Euro 6, que entró en vigor el pasado mes de septiembre.

La norma Euro 6 establece un máximo de 80 mg/km para las emisiones de NOx

Normativa Euro 6, igualar emisiones de diésel y gasolina

Es la norma que rige actualmente y con ella se pretende igualar los motores de diésel y de gasolina en cuanto a nivel de emisiones. Empezó a aplicarse en septiembre de 2014, fecha en la que los vehículos nuevos deberían homologarse bajo sus directrices (antes de esa fecha lo hacían bajo la Euro 5). Un año más tarde, el pasado septiembre, empezó a aplicarse en la comercialización de vehículos nuevos. La norma Euro 6, como es lógico, es más restrictiva que anterior y limita las emisiones a un máximo de 80 mg/km de NOx  (180 con la Euro 5) y 4,5 mg/km de partículas (5 con la Euro 5).

La preocupación actual: las partículas y el NOx

Cuando se empezaron a comercializar los coches diésel se vendían como una revolución en el mundo del automóvil. Consumían mucho menos y se decía que también contaminaban menos. Lo cierto es que emitían menos CO2 que los de gasolina, un gas causante del efecto invernadero y del calentamiento global. Durante muchos años las normativas se centraron en reducir los niveles de este gas, por lo que cobró peso la creencia de que los coches diésel eran más “ecológicos”. Hasta que aparecieron las partículas y los óxidos de nitrógeno (NOx). Estas sustancias son las principales culpables de la contaminación atmosférica. Concretamente el NOx es considerado por la OMS el gas responsable de que se superen frecuentemente los niveles máximos de calidad del aire que estipula la Unión Europea. Dichas sustancias están muy presentes en el diésel y, sin embargo, muy poco en la gasolina. Llegado a este punto, la UE comenzó a preocuparse por las emisiones de los motores diésel y a limitarlas. La norma Euro 3, del año 2001, aún permitía unos márgenes muy por encima de lo que se permite actualmente. Así, estipulaba un máximo de 50 mg/km por la emisión de partículas y de 500 mg/km para el NOx. En 2006, la Euro 4 redujo estos límites a la mitad y la Euro 5 (2011), rebajó hasta los 5 mg/km lo referente a partículas y a 180 la emisión de NOx.

El NOx y las partículas son los principales causantes de la contaminación atmosférica

En lo referente al CO2, se establecieron normas distintas. Ni la Euro 5 ni la 6 establecen límites concretos sobre el dióxido de carbono. Sin embargo, la UE introdujo una regulación para reducir progresivamente las emisiones de este gas. Para 2015 tenía como objetivo alcanzar una media de 130 g/km. Una meta que ha sido superada ya que, según la Agencia Europea del Medio Ambiente, en 2014 la media de dióxido de carbono emitido se situaba en 123,4 g/km. Sin embargo, un reto mucho más duro es el que se plantea de cara a 2020, año en el que la media de emisiones deberá situarse en 95 g/km.

Control de emisiones poco fiable

Sin embargo, estas normas no siempre se cumplen como deberían. Hace ya años que diferentes organismos avisaban de que las pruebas de emisiones que se hacían a los vehículos en Europa resultaban poco fiables. Recientemente, el informe Mind the Gap Report 2015 de la ONG Transport & Enviroment, ha denunciado que los vehículos europeos expulsaron en 2014 una media de un 40% más de emisiones, que las que indicaban los resultados de los test oficiales. Y no sólo señala a vehículos del grupo Volkswagen, sino también otros como BMW, Peugeot o Mercedes, que incluso podían duplicar la cifra indicada. Ante esto, la ONG pide que se impulsen los test de emisiones reales de conducción y que sean supervisados por un organismo de homologación europeo independiente.

La UE ha reconocido la necesidad de mejorar el marco regulador y la manera en la que los test se llevan a cabo

Sin embargo, no ha sido hasta después del “escándalo Volkswagen”, cuando la Unión Europea ha mostrado su primera reacción. En recientes declaraciones afirmaba que era consciente de que había que “mejorar el marco regulador, y que por ello hace un tiempo propuso reformar la manera en que los test se llevan a cabo”. Ahora pretende que “estas propuestas sean finalizadas rápido y aplicadas”.

Las ventajas económicas de los coches ecológicos

A pesar de los intentos por implantar los coches ecológicos, en España (y en muchos otros países) todavía es una realidad a la que le cuesta arrancar. En lo que va de año, sólo el 1,8% de los vehículos matriculados ha sido de este tipo. Uno de los principales motivos de que esto sea así es su precio. Sin embargo, los que optan por comprarse un coche de estas características lo ven como una inversión en lugar de como un gasto. El ahorro en el combustible es evidente. Pero además, gracias a sus emisiones reducidas cuentan con determinadas ventajas fiscales y ayudas del gobierno, que los vehículos tradicionales no tienen.

Impuesto de circulación

En determinadas comunidades el Impuesto de Circulación puede reducirse en relación del tipo de combustible que se utilice, a las características del motor y a su incidencia en el medio ambiente. Por ejemplo, en el caso de Madrid, los coches híbridos cuentan con una bonificación del 75% durante los 6 primeros años y en el caso de los eléctricos esa bonificación se mantiene de forma indefinida.

Los coches ecológicos cuentan con bonificaciones en el Impuesto de circulación en determinadas comunidades

Subvenciones

Ayudar a reducir las emisiones comprando un vehículo ecológico puede resultar una opción interesante. Sin embargo, no todo el mundo puede permitirse comprar un coche de este tipo, ya que sus precios son considerablemente superiores a los de un coche tradicional. Ante esto, el gobierno ha destinado a lo largo de los años distintas subvenciones a los compradores de este tipo de coches. El pasado mes de abril entró en vigor el Plan Movele 2015, que cuenta con un presupuesto de 7 millones de euros para estas ayudas. Así, en el caso de los turismos más comunes, con una autonomía eléctrica de 90 kilómetros, la subvención es de 5.500 euros. Eso sí, para poder optar a ellas el precio del coche no debe ser superior a 40.000 euros.

Servicio de Estacionamiento Regulado

Algunas ciudades como Madrid han comenzado a instalar parquímetros con tarifas reguladas en función de las emisiones del vehículo. Se trata de una iniciativa que pretende reducir el uso del coche en las ciudades y, consecuentemente, la contaminación que estos provocan. De esta forma, los vehículos que más contaminan, como por ejemplo los diésel, tendrán que pagar la tarifa más alta por aparcar en la ciudad, mientras que los ecológicos podrán hacerlo gratis.

Coche diésel vs gasolina

¿Diésel o gasolina? Aunque parece una pregunta muy común entre los que deciden comprar un vehículo, en España la respuesta es clara: diésel. Según un informe de ANFAC, el 63,4% de los vehículos matriculados de enero a septiembre de 2015 eran de este tipo. El 34,8% fueron de gasolina y sólo el 1,8% híbrido y eléctrico.

El ahorro en el consumo de carburante es una de las principales razones que motivan el elegir un coche diésel frente a uno de gasolina. Si un coche diésel consume 1 litro cada 100 km, uno de gasolina puede llegar a consumir 2. Además, el precio del gasóleo también juega a su favor ya que tiene menos impuestos que la gasolina. A finales del pasado julio, la diferencia de precio entre ambos alcanzaba cifras máximas y llegaba a los 17 céntimos, lo que suponía un ahorro para los consumidores de gasóleo que rondaba los 8 euros por depósito (65 litros). Al tener en cuenta ambos factores la respuesta es evidente: un coche diésel es más rentable que uno de gasolina. Sin embargo, no siempre es así ya que existen otros factores que no son tan favorables.

Un coche diésel puede costar unos 3.500 euros más que uno de las mismas características con motor de gasolina

Según datos de Rastreator, un coche de gasóleo puede costar unos 3.500 euros más de media que uno de gasolina. A esto se le añade que el mantenimiento del vehículo también es más caro, a la vez que ocurre lo mismo con el seguro del Coche. Para un coche diésel la prima puede aumentar alrededor de 50 euros al año en comparación con la de un coche de gasolina.

Ahorrar con tu vehículo

El consumo de un coche determina una parte importante del gasto total que conlleva un vehículo. Pero en el consumo no sólo influye el tipo de coche, sino que la forma de conducir y su mantenimiento  inciden en él de forma directa. Por ejemplo, sobrecargar el vehículo puede suponer un consumo adicional del 5% o incluso llevar accesorios exteriores. Por ejemplo, la baca aunque esté vacía, puede aumentar el consumo hasta en un 35%. Dejar el motor al ralentí durante paradas superiores a un minuto, también supone un gasto inútil de combustible e incluso llevar poca presión en los neumáticos puede aumentar el consumo un 3% más.

Otro aspecto en el que es posible ahorrar es en el seguro del Coche. Para ello lo mejor es comparar con Rastreator.com los precios y coberturas que ofrecen las distintas compañías. Sólo tienes que seleccionar el tipo de seguro que quieres, decir si tu coche es diésel o gasolina y responder algunas preguntas más. En sólo 3 minutos obtienes los mejores precios de las aseguradoras que te ofrecen las coberturas que buscas.

Octubre 2015
COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...