Los seguros y los infractores

Pues resulta que las infracciones de tráfico se van a ir convirtiendo en un factor clave para valorar el precio de los seguros de vehículos, porque el historial de las infracciones del asegurado es un índice de riesgo y por tanto, susceptible de acabar en siniestros.

En derecho, “el permiso de conducir es una prerrogativa que concede el Estado a los conductores que demuestran tener la capacidad para hacerlo, y no es un derecho adquirido…”, por lo que los conductores debemos de demostrar la capacidad suficiente para administrar la responsabilidad depositada en nosotros –por el resto de ciudadanos y en su representación por el Estado- de forma que nuestra prudencia y grado de civismo a los mandos de nuestros vehículos sean notorios, con la finalidad de que la convivencia sea agradable para toda la comunidad; teniendo en cuenta que la responsabilidad nos alcanza no solo en calidad de conductores, sino que también incluye nuestra faceta de peatones, porque con nuestro comportamiento como peatones somos partícipes del resultado final del balance de la seguridad vial.

Por ello, los seguros de coche no quieren saber -y cada día más- nada de los malos conductores, entendidos estos como quiénes no respetan las normas.

Será cada vez más frecuente que veamos en nuestras calles y carreteras manifestaciones de desprecio hacia este tipo de personas, y cada vez más irá dejando de ser graciosas las batallitas que cuenten cuando sientan la necesidad de contar sus proezas, avocándose necesariamente hacia una verdadera exclusión social.

Los seguros están para cubrir los accidentes sobrevenidos, y no los inconscientemente provocados aunque sea en base a probabilidades. Imaginemos un escenario idílico en el que todos cumpliésemos a rajatabla nuestro deber, la consecuencia derivada sería unos precios irrisorios en las pólizas de seguros y un clima de convivencia sumamente agradable en el que ganaríamos todos.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...