Mercancías por carretera con la máxima seguridad

Es posible que alguna vez nos hayamos preguntado cómo llegan nuestros productos nacionales a otro país tan rápidamente, o como operan esos camiones que portan mercancías de un lado a otro de España y que llenan las carreteras de nuestro país. De la peligrosidad que este porte puede conllevar nace el contrato de seguro de transporte terrestre, que se define como “aquel por medio del cual el asegurador se obliga a indemnizar los daños materiales que puedan sufrir las mercancías porteadas, con ocasión o como consecuencia del transporte, el medio utilizado u otros objetos asegurados”.

Una de las mayores dificultades de este tipo de seguro consiste en la variedad de personas que intervienen en el mismo: el remitente o cargador, que es quien en nombre propio contrata el transporte y pone a disposición del porteador los objetos del contrato; el porteador, que a su vez es la persona obligada a efectuar el transporte de las mercancías y por último, el destinatario o consignatario, que es la persona a quien la carga va dirigida y a quien el porteador viene obligado a entregar en el lugar establecido a tal efecto en el contrato.

Este seguro es un servicio adicional que ofrecen los seguros de coches y que suelen ser contratados por el propietario de las mercancías transportadas, por el propietario del vehículo, por las agencias de transporte, por el comisionista de transporte o por cualquiera otra persona que tenga interés en la conservación de las mercancías.

La cobertura del seguro comienza cuando se entregan las mercancías al porteador, es decir, el punto de partida para su transporte, y finaliza cuando se ponen a disposición del consignatario en el punto de destino. La entrega se debe realizar dentro del plazo previsto en la póliza de seguro; salvo que se pacte otra cosa en el contrato.

Este seguro de transportes terrestres suele contratarse para un determinado viaje o para un período de tiempo establecido. Puede también pactarse en el contrato que el seguro cubra los riesgos que afecten a las mercancías desde que salen del domicilio para ser entregadas al transportista hasta que llegan al destinatario. Si precisas de este tipo de coberturas y quieres ahorrar tiempo y encontrar el seguro que más se adapte a estas necesidades, Rastreator te lo pone fácil.

El asegurador se obliga a indemnizar los daños que sufran las mercancías a consecuencia de accidentes acaecidos durante el período de vigencia del contrato. Aunque los daños se pongan de manifiesto con posterioridad, es decir, dentro de los seis meses siguientes.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...